Jue. Ago 6th, 2020

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

El conflicto institucional en el centro de la escena – Por Rosendo Fraga

A menos de ocho meses de las elecciones presidenciales, el conflicto institucional entre los poderes Ejecutivo y Judicial domina la escena, desplazando tanto a lo económico como a lo electoral. La expectativa de que un triunfo opositor genere mejores condiciones para la economía contribuye a atenuar las tensiones en este campo, al mismo tiempo que la campaña electoral no gana centralidad debido al caso Nisman. El discurso de la Presidenta el 1 de marzo, en el que insistió con su tesis de la existencia del «Partido Judicial» y atacó directamente a la Suprema Corte y su Presidente -Lorenzetti- defendió el rol de la Justicia de poner límites al poder en su discurso al abrir el año judicial. Ambos, dejaron delineadas las posiciones. El oficialismo mantiene y usa con eficacia la mayoría en las dos cámaras del Congreso y esa es su ventaja relativa. A su vez, la Justicia es vista por la mayoría de la opinión pública, la oposición y diversos sectores como el único límite efectivo que tiene el oficialismo en su estrategia de «entregar el gobierno pero no el poder» en caso de perder las elecciones. La Justicia no es homogénea y el oficialismo tiene en ella un sector que le responde o que busca no enfrentarse con él, aunque este no es el sentir mayoritario entre los funcionarios judiciales en este momento.

El caso Nisman es el principal campo de batalla entre el Gobierno y la Justicia hoy y lo seguirá siendo en las próximas semanas. La afirmación de los nuevos fiscales de la AMIA de que iban a investigar la «pista siria», el fallo del juez Rafecas refutando la denuncia de Nisman y la evolución hacia cuestiones personales de la investigación de la fiscal Fein en la muerte del ex fiscal, habían permitido al oficialismo retomar el control de las tres causas judiciales claves en torno a este conflicto. Pero tanto la apelación del Fiscal Pollicita insistiendo en que debe investigarse la denuncia de Nisman, como el informe presentado por la Jueza Arroyo Salgado -ex mujer de Nisman- de los peritos de parte en donde se insiste que el fiscal fue asesinado, complicaron nuevamente la posición del oficialismo, cuya estrategia apunta a no investigar su denuncia y a que su muerte sea un suicidio. La batalla ahora continúa. El diputado Larroque ha recusado al Fiscal Moldes -uno de los 9 que convocaron la marcha del 18F- quien ratifica la presentación de Pollicita para que se siga investigando la denuncia de Nisman (radicada en la Sala I de la Cámara Federal, que ha declarado inconstitucional el acuerdo con Irán). En cuanto a la presentación de Arroyo Salgado, el oficialismo intenta desacreditarla, pero ella deja abierta la posibilidad de que la investigación de la muerte de Nisman pase a la justicia federal, donde  el oficialismo tendría menos capacidad de influir. La causa Hotesur, en la cual el juez Bonadio investiga irregularidades patrimoniales de la familia Kirchner, se dilata y la información proveniente de la justicia estadounidense del estado de Nevada puede aportar nuevos elementos.

LEÉ TAMBIÉN:  La fascinación de los ignorantes. Por Mayo Von Höltz

Al mismo tiempo, la Presidenta se respalda cada vez más en el «Kirchnerismo puro», desplazando al Peronismo de las posiciones de poder. El nuevo ministro de Salud (Gollán) implica que por primera vez un integrante de Carta Abierta -el grupo de intelectuales K- llega al Gabinete; quien acaba de asumir la Secretaría General de la Presidencia (De Pedro) significa que La Cámpora también pasa a integrarlo primera vez; el desplazamiento del «operador político» de la Presidenta (Mazzon) implica que deja la función un hombre que estaba próximo a Scioli y que lo reemplazará un dirigente de La Cámpora o el mismo Secretario Legal y Técnico de la Presidenta (Zannini); la decisión de Cristina de que el gobernador bonaerense no presente su candidato para las PASO porteñas (Marangoni), que fue acatada, confirma que está dispuesta a imponer su voluntad en las candidaturas y el armado de listas del oficialismo. El PJ no reacciona, retrocede y no altera su alineamiento con la Casa Rosada en el Congreso, al mismo tiempo que el Kirchnerismo sigue impulsando la candidatura del ministro de Interior y Transporte (Randazzo) para competir en las PASO con el gobernador bonaerense.

La convención de la UCR que se realiza el próximo sábado 14 de marzo puede jugar un rol importante para ordenar o no las alianzas en la oposición. Las posiciones son básicamente dos: la que encabeza el titular del partido (Sanz) de apoyar la candidatura presidencial de Macri, y la que lideran Cobos y Morales, de que el candidato opositor surja de unas PASO en las que compitan Massa, Macri y un candidato radical. Si se impone la primera, existe el riesgo de que el partido se divida; si se opta por la segunda, se mantendrá la unidad. Massa apoya la segunda alternativa y se muestra dispuesto a competir con Macri en el mismo espacio para que en agosto quede un solo candidato, algo que el Jefe de Gobierno porteño rechaza. Pero tanto en Salta como en Mendoza, que realizan las elecciones de gobernador en mayo y junio, la realidad es que Massa y Macri apoyan los mismos candidatos (Romero del Peronismo Disidente y Cornejo del Radicalismo). El cierre de listas porteño muestra una paradoja política: en el momento que a Macri le va mejor en el ámbito nacional, se le complica más su partido en el distrito que gobierna. Es que la precandidatura de Michetti va mostrando cada vez más una posición crítica hacia su líder. A su vez la Presidente logró imponer un candidato único proveniente de La Cámpora (Recalde), pero no una lista única de legisladores porteños. El espacio que fue Unen hoy aparece diluido con la denominación de ECO, con Lousteau y Ocaña compitiendo por la candidatura a Jefe de Gobierno. Las PASO porteñas serán el 27 de abril y serán observadas con interés político nacional dado el rol de Macri como candidato presidencial.

LEÉ TAMBIÉN:  La Matanza. Por Rafael García de la Sierra

En conclusión: el conflicto institucional entre los poderse Ejecutivo y Judicial sigue dominando la escena política y desplazó tanto a la economía como a las elecciones; el caso Nisman (su denuncia y posterior muerte) son el principal campo de batalla del conflicto; el oficialismo busca imponer que se suicidó y que su denuncia no debe ser investigada, pero quienes se oponen al Gobierno plantean lo contrario; la Presidente transfiere cada vez más poder al Kirchnerismo puro a costa del PJ, pero éste retrocede sin enfrentarla (como hace Scioli) y sin alterar la mayoría oficialista en las dos cámaras del Congreso; por último, la Convención Nacional de la UCR que se realiza el próximo sábado puede jugar un rol para ordenar las alianzas en el campo de la oposición.

http://www.nuevamayoria.com/

Más en Opinión y Actualidad
La bomba de tiempo económica que prepara el kirchnerismo – Por Carlos Tórtora

Mientras la conducción económica sigue sosteniendo que la “pax cambiaria” será eterna (como la convertibilidad...

Cerrar