Dos grandes metas de Trump. Por Renatto Bautista Rojas

El 12 de junio del 2018 se realizó la primera cumbre entre el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el dictador comunista de Corea de Norte, Kim Jong-un, en Singapur que es un país – isla muy próspero gracias al capitalismo.

El presidente estadounidense logró, lo hasta ahora imposible, tener una cumbre con el dictador norcoreano. Como todos recordamos, el dictador norcoreano amenazó con una guerra nuclear, pero la decisión de Trump fue enérgica y dijo que si Corea de Norte atacaba, él la desaparecería de la faz de la tierra.

Trump es un buen negociador y logró que Kim retrocediera en su amenaza nuclear y que dialogue con él.

Si Trump hubiera sido del Partido Demócrata y se apellidaba Obama, no me cabe duda, que le hubieran concedido el Nobel de la Paz por tremenda hazaña que sus antecesores no pudieron.

El 27 y 28 de febrero del presente, se realizó la segunda cumbre en Hanói, capital de Vietnam otrora enemigo de los Estados Unidos.

Esta cumbre no tuvo altos resultados porque el Presidente Trump se retiró de la cumbre aduciendo que Corea de Norte exigía primero que Estados Unidos levante todas las sanciones económicas, para iniciar la desnuclearización total de la dictadura comunista. Me parece una acertada decisión porque Estados Unidos no puede dar un cheque en blanco a una dictadura comunista. No dudo que haya una tercera cumbre entre ambos mandatarios y Kim entienda que él debe ser el primero en ceder, para que Estados Unidos le garantice la estabilidad de su régimen como pasó con Vietnam.

LEÉ TAMBIÉN:  Trump: Una nación en paz. Por Alfredo Santiago Isas

Segunda meta: Fin de la narco dictadura socialista de Nicolás Maduro

Los Estados Unidos fueron los primeros en reconocer a Juan Guaidó como Presidente encargado de Venezuela tras la usurpación del dictador Maduro. Tras este acto, 50 países del mundo reconocen a Guaidó como el Presidente legítimo de Venezuela. Si Estados Unidos no hubiera tomado esta gran decisión, Guaidó estaría preso en una de las mazmorras de Ramo Verde.

Mientras Obama tuvo su idilio con el dictador Raúl Castro, el verdadero amo en Venezuela, y nunca dijo nada sobre la brutal represión emprendida por el narco dictador y usurpador Maduro contra los venezolanos, el gobierno de Trump está del lado correcto de la historia y de la libertad como principal valor en la Civilización Occidental. Trump cerca económica y diplomáticamente al usurpador, hace lo que no hizo Bush hijo ni Obama con la dictadura socialista venezolana.

Maduro sabe que puede tener un final como sus camaradas el rumano Nicolás Ceausescu o el libio Muamar Gadafi, o terminar en una fría celda en La Haya o exiliado en La Habana mientras sea gobernada por el anciano dictador Raúl Castro. El usurpador sabe que su final está cerca y que Trump le tiene en la mira.

No dudo que si cae Maduro, los siguientes en caer son el abusador sexual y sátrapa Daniel Ortega, el otro narcotraficante Evo Morales y el jefe de estos mafiosos que es Raúl Castro.

¡El día que caiga la dictadura socialista en Cuba, se escuchará un tremendo grito de libertad en todo el mundo!

www.estadointernacional.com

Más en Internacionales
La tragedia y la farsa. Por Fernando Paz

En El 18 Brumario de Luis Bonaparte, Karl Marx recordaba una sentencia de Hegel que hacía referencia a...

Cerrar