Desfile de veteranos con ausentes y ausencia de la justicia. Por María Lilia Genta

En el 2016 -primera ocasión en que desfilaron los veteranos en un acto oficial- faltaron a la cita muchos condecorados en Malvinas: la figura paradigmática del Coronel Losito, los pilotos consagrados como ejemplo para el mundo y algunos más. Todos ellos presos por delitos de “lesa humanidad” ¿Dónde conocí a uno de esos ausentes, el piloto “Yacaré” Benítez? En la cárcel cordobesa de Bouwer. Pero a cuántos de esos prisioneros condecorados no conozco personalmente aunque sí por sus proezas contadas con pasión y belleza por Nicolás Kazansew, nuestro gran reportero de guerra.

Este año, se sumó otra ausencia: la del Teniente Coronel Veterano de dos guerras, herido y condecorado en las dos, Emilio Nani, recientemente detenido acusado de los mismos “delitos”. ¿Por qué la ausencia de este héroe nos dejó estupefactos? Aparte del afecto y la admiración que tenemos por este gran amigo, porque ya no esperábamos acontecimientos de este porte. No nos imaginábamos que bajo un Gobierno que ha proclamado el Estado de Derecho, el “cambio”, la superación del odio en pro de la concordia, se siguiera alentando y promoviendo este tipo de situaciones ya que el Estado es querellante como muy oportunamente han señalado los firmantes del Petitorio presentado al Ministro de Justicia el pasado 24 de mayo.

Las sorpresas no pararían aquí, sin embargo. ¿División de poderes? A causa del reciente fallo de la Corte Suprema que concedió el beneficio de la ley más benigna a un condenado por lesa humanidad, el bramido de la turbamulta izquierdista en las calles llevó al Legislativo a sancionar una ley esperpéntica y al Ejecutivo, que comenzó correctamente con las declaraciones del Secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj (que dijo que los fallos de la Corte había que acatarlos), a interferir groseramente en la decisión de la Corte por medio del Jefe de Gabinete, Marcos Peña. Así uno y otro hasta llegar al Presidente que tardó seis días en consumar la vergüenza de intervenir en las decisiones de otro poder.

LEÉ TAMBIÉN:  ¿Existe el Estado todavía? Por Patricio Lons

Pero seguramente en el caso Nani y de los otros que con él están involucrados en la misma causa dirá el Ejecutivo: no podemos intervenir en otro poder del Estado, regresando de este modo al Estado de Derecho que se acomoda a todo, y los legisladores ocupados en las interna electorales.

Ver a Nani, esposado, a la entrada de los tribunales marplatenses, fue para mí el símbolo de una Patria esposada y cautiva.

Así, un nuevo 25 de mayo, un nuevo Día del Ejército, nos encuentran con héroes presos y delincuentes en libertad.

 

 

Mar del Plata, 29 de mayo de 2017, Día del Ejército Argentino

Más en Guerra Antisubversiva
Mi duelo radial con el montonero Perdía

Escuchá el audio completo del intercambio radial aquí: ............................................... Adquirí ya mismo el libro “El Vietnám Argentino....

Cerrar