¡Desdichado pueblo argentino! Por Cosme Beccar Varela

¡Desdichado pueblo argentino, otra vez engañado! Hay (¡ay!) un gobierno peronista-marxista, socio del bloque neo-comunista integrado por Rusia, China, Cuba, Venezuela, Nicaragua y varios otros países del mundo, cuyo mascarón de proa es un oportunista sin moral, sin fuerza política propia y, por lo tanto, un juguete en manos de los extremistas de la izquierda.

Uno de los más peligrosos, Grabois, agente político del Papa en la argentina, declaró ayer que exige la redistribución de las riquezas, la reforma agraria y un impuesto a los bienes personales más pesado que el actual y le dio 100 días de plazo al fantoche electo advirtiéndole que «la mecha es corta». La amenaza está bien clara, porque la mecha de que habla es la que hace explotar una bomba. («La Nación» y «Clarín» del 5/11/2019, pags. 9 y 10 respectivamente).  La bomba en este caso es el caos social, como en Chile, tan bien preparado por el permisivismo de Macri.

Por otra parte, el «Kerensky» Macri, que ha cumplido la primera parte de su papel como entregador arruinando la economía, aumentando la pobreza (y la fortuna de los ladrones, a pesar de lo cual ha tenido el descaro de decir ayer que “se van con las manos limpias”) con lo cual facilitó la vuelta al poder del kirchnerismo, ahora se prepara para cumplir la segunda parte de su infame tarea, o sea, la del dirigente traidor de una supuesta oposición que paraliza la verdadera, de la misma manera que lo hizo Capriles en el 2012 y en el  2013 en Venezuela y lo hace Guaidó ahora.

Un gobierno dictatorial de izquierda no puede construir su poder sin la implícita complicidad de los falsos opositores, como lo hizo Capriles que había ganado la elección presidencial de Abril del 2014 pero mediante el fraude electrónico Maduro la modificó para hacerse «elegir» Presidente.

¿Por qué Capriles consintió -decía en el nro. 1161 del 9/5/2013 de este periódico-  que en las elecciones del 14 de Abril se volviera a votar por el sistema electrónico cuando ya en Octubre del 2012, al igual que en todas las elecciones anteriores en que Chavez se declaró victorioso, fue ese sistema el que le permitió fabricar un resultado falso favorable para él?

Maduro no ganó la elección presidencial de Abril del 2013 sino que el fraude más descarado le dio una falsa victoria por el 1,5% de los votos, y también lo sabe el traidor candidato de la oposición Capriles que aceptó mansamente los hechos consumados.

LEÉ TAMBIÉN:  El Vaticano entrega los Católicos chinos al comunismo. Por Cosme Beccar Varela 

El año anterior, el 2012,  publiqué una denuncia de un equipo de jóvenes controladores del sistema electrónico que mostraba el claro triunfo de Capriles sobre Chavez en la elección del 2012. Pero Capriles, para desconcierto de esos jóvenes y de todos los venezolanos patriotas, se apresuró a reconocer al falso triunfador, al tirano «bolivariano». (Ver el nro. 1137, del 18 de Octubre del año 2012 de «La botella al mar», titulado «CAPRILES ES EL PRESIDENTE ELECTO DE VENEZUELA. ES NULA SU NEGACIÓN DE LA MAYORÍA HEROICA QUE LO VOTÓ» y el nro. 1161, 9/5/2013, «¿POR QUÉ CAPRILES SE DEJA ROBAR LA PRESIDENCIA DE VENEZUELA?»).

Macri acaba de decir ayer: «¡No me voy a ir a ningún lugar. Hay Mauricio para rato, o debería decir hay *gato* para rato!» y que hará “una oposición constructiva, que no pone palos en la rueda» («Clarín» 5/11/2019, pag. 12). Es decir, el programa perfecto de un «compañero de ruta» de la dictadura de extrema izquierda que se instalará el próximo 10/12/2019. A esas dictaduras no se las contiene sin un efectivo, enérgico, inteligente y heroico combate basado en principios de justicia y libertades legítimas. Eso lo sabe cualquiera que tenga las más mínimas nociones de Historia.

Sin embargo, está demostrado que Macri es un «Kerensky». Me remito a los 273 artículos que escribí en este periódico desde 2/3/2016 hasta ahora en los que lo fui denunciando y anunciando con datos que eran del dominio público la acción destructiva y deshonesta de Macri y su banda. Por lo tanto,  no querrá hacer esa oposición y, aunque quisiera, no podría porque no tiene ni la inteligencia, ni el amor a la Justicia (que es una de las maneras de amar a Dios, a Quien él desprecia porque es un inmoral) para hacerlo.

Luego, el país ha caído en una trampa de la cual no podrá salir sin el uso de la fuerza, porque esta dictadura que empieza se basa, primero en el fraude y después, en la fuerza que no será vencida sino por una una fuerza justa y superior, que no existe en este país degradado.

Es obvio que el «resultado» de la elección fue dibujado por SMARTMATIC a órdenes de las mano invisible que domina la argentina. De otro modo es imposible que el kirchnerismo haya conseguido el 48% de los votos y más imposible aún que Macri tuviera el 40% de ellos.  Esa combinación es la «tormenta perfecta» para la destrucción de nuestras instituciones y la abolición de las garantías individuales, sin posibilidades de retorno. No repetiré los argumentos que demuestran que ese fraude se hace y se hizo en Venezuela y aquí por INDRA desde el 2002. Me remito a los  artículos de este periódico que menciono en la nota al pie.

LEÉ TAMBIÉN:  La moneda está en el aire. Por Vicente Massot

En resumen: la argentina he entrado en una etapa decisiva de la historia de su decadencia y de su deriva hacia una tiranía de izquierda extrema, con una ciudadanía narcotizada por la estúpida confianza en Macri y por la audacia de la conjura neo-comunista.

Para dejar en claro las intenciones de esta nueva versión del kircherismo, la ex-usurpadora presidencial viajó este año siete veces a Cuba, probablemente a recibir instrucciones y combinar la invasión de cubanos que repetirá aquí lo que hizo en Venezuela. Y Maduro, jactándose de esta fácil «victoria» saludó ayer «la conformación de un  nuevo eje norte/sur gracias a la alianza entre el presidente mejicano Andrés Manuel Lopez Obrador y el presidente electo de argentino, Alberto Fernandez. Un segundo frente que se se levanta vibrante en el horizonte de América latina, es el frente progresista, hermano, encabezado por dos líderes que van a jugar una papel determinante en los próximos años.  Frente progresista, de avanzada, antineoliberal». («La Nación 5/11/2019, pag. 3)

Los “analistas” políticos empezaron al día siguiente de la elección a celebrar el resultado diciendo que el kirchnerismo había ganado por menos de lo que se esperaba y que el macrismo había logrado una milagrosa recuperación que lo convertía en el líder indiscutido de la oposición.  Esa interpretación deliberadamente miope fue adoptado con entusiasmo religioso por los “clases cultas” del país, famosas por su necedad, y es la que regirá como «pensamiento único» hasta que la pata del comunismo sea tan evidente que será demasiado tarde para salvar al desdichado pueblo argentino.  Los más ricos de ellos se irán del país, pero… ¿y los más pobres?

Ruego a la Virgen de Luján, Patrona de la Argentina, que proteja a los buenos contra la tiranía de los malos. Pedir por el país, parece temerario, considerando su notoria apostasía.

Más en Marxismo Cultural, Opinión y Actualidad
Cabalgar el tigre. Por Vicente Massot

Aunque pueda parecer mentira, en este mundo o, al menos, en la Argentina, existe lo que podría...

Cerrar