¿Derecho de admisión? En defensa de Aldo Rico. Por Pedro Mercado

El pasado fin de semana resultó ser un día de júbilo para los argentinos. La culminación de los festejos por el Bicentenario de la Independencia de la Patria, con el desfile de los Veteranos de la Guerra de Malvinas, además del justo homenaje a quienes combatieron en nuestras Islas, tuvo la emotividad que le dio una ciudadanía vitoreándolos y el recuerdo permanente hacia los que dieron su vida y permanecen en suelo malvinero o en el Atlántico Sur.

Pero me llamó la atención que se hubiera considerado polémica la presencia de un ex Jefe militar; condecorado por su valor en combate precisamente en aquella Gesta. Las críticas incurren en una falacia, porque no sólo es pertinente que Aldo Rico esté presente en cualquier acto que se refiera a dicha guerra, sino que es su derecho bien ganado compartir los festejos junto con los hombres que estuvieron bajo su mando.

Es como si se criticara a Diego Maradona por estar presente en un homenaje a los campeones de 1986 y apelando a cualquier argumento de su vida posterior. Nadie le puede quitar el derecho de ser un referente ineludible de ese logro deportivo.

Rico no necesita que lo defiendan. Pero resulta necesario corregir un error de información que, por difundido, lleva a la confusión. Y es acerca de vincular lo que se conoce como “carapintadismo” con “golpismo”. Ni el ex Presidente Raúl Alfonsín, quien estuvo cara a cara con Aldo Rico en abril de 1987, ni los 6  jueces que sentenciaron a otros jefes “carapintadas” por los hechos de diciembre de 1990 sostienen ese argumento falaz.

LEÉ TAMBIÉN:  "Ciudadanía igualitaria"; Argentina te incluye, mandril - Por Ariel Corbat

El fallo dictado en septiembre de 1991 dice a fs. 2848 “…los sucesivos alzamientos militares desde la “Semana Santa” de 1987, habrían constituido otros tantos intentos por revertir la situación militar…” y a fs. 2856vta. “…de ningún modo el alzamiento en análisis pretendió la deposición de alguno de los poderes públicos del gobierno nacional y mucho menos que el accionar desplegado tuviese el fin de cambiar o suprimir de modo permanente el sistema democrático…”.

Así entonces, a Rico le corresponde estar en el homenaje por Malvinas, y ser “carapintada” no es sinónimo de “golpista” o “antidemocrático”.

http://www.urgente24.com/

Más en Derechos Humanos, Guerra Antisubversiva, Opinión y Actualidad
La izquierda fomenta la desaparición forzada de menores. Por Nicolás Márquez

Llama mucho la atención como la izquierda en la Argentina puso el foco militante en la búsqueda del...

Cerrar