Del exterminio a la utilización proselitista. Por Nicolás Márquez

De los grupos sociales que el neocomunismo ha cooptado como banderín revolucionario para su renovada causa, se encuentra uno que paradojalmente la más ortodoxa izquierda tradicionalmente ha odiado, marginado, demonizado y confinado en campos de concentración todo cuanto pudo: la comunidad homosexual.

Por empezar, fueron los mismísimos ideólogos del comunismo histórico los que abominaron de la sodomía y el propio Friedrich Engels, en carta dirigida en 1869 a su amigo y camarada Karl Marx, sobre el problema homosexual se refirió en los siguientes términos: “Esto que me cuentas son revelaciones contra la naturaleza. Los pederastas comienzan a multiplicarse y a darse cuenta de que ellos forman un poder dentro del Estado. Sólo les faltaba una organización, pero según esto parece ya existir en secreto. Y como se están infiltrando en todos los viejos partidos e incluso en los nuevos, su victoria es inevitable. Por suerte, nosotros somos demasiado viejos para tener miedo de ver su victoria, y tener que rendir tributo en cuerpo a los victoriosos (¡!). Pero las nuevas generaciones… De cualquier modo, solo en Alemania es posible que un hombre como éste aparezca y convierta el vicio en una teoría. Desafortunadamente, no es todavía [Karl Heinrich Ullrichs][1] suficientemente valiente para confesar abiertamente ser ‘eso’ y todavía tiene que operar de tapadillo. Pero espera a que el nuevo código penal del Norte de Alemania reconozca los ‘derechos de culo’, esto cambiará bastante. Hasta para pobre gente como nosotros, con nuestra infantil atracción por las mujeres, las cosas están yendo mal”[2].

No era la primera vez que el emblemático dúo se refería con desdén al asunto. Engels condenó la homosexualidad en distintos pasajes de su obra El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884), describiéndola como “moralmente deteriorada”, “abominable”, “despreciable” y “degradante”[3], en tanto que Marx respaldó el enfoque apoyándose en el sentido común: “la relación de un hombre con una mujer es la relación más natural de un ser humano con un ser humano”[4] .

Y si bien tras la revolución comunista rusa de 1917 la homosexualidad fue a regañadientes tolerada en los primeros tiempos de Lenin, a medida que Stalin eclipsaba el poder de aquel hasta adueñarse por completo de la revolución[5], la sodomía pasó a ser no sólo despreciada por la doctrina sino combatida por la praxis: “En la sociedad soviética, con sus costumbres sanas, la homosexualidad es vista como una perversión sexual y es considerada vergonzosa y criminal. La legislación penal soviética considera la homosexualidad castigable, con excepción de aquellos casos en los que sea manifestación de un profundo desorden psíquico” sentenciaba la Gran Enciclopedia Soviética[6], en consonancia con el Código Penal Soviético, el cual penó la homosexualidad en su artículo 121 con al menos cinco años de confinamiento en los Gulags: entre 1934 y 1980 fueron condenados cerca de cincuenta mil homosexuales.

Una de las biografías modernas más completas que se hayan publicado sobre Stalin nos la ofrece el historiador italiano Álvaro Lozano, en cuya obra Stalin, el tirano rojo brinda no pocos detalles acerca del hombre “virtuoso y viril” que el Estado socialista se proponía construir a la fuerza: “Los campesinos, considerados ignorantes y sucios, fueron objeto de campañas para convertirlos en ‘cultos’. Se les enseñó a lavarse y a vestir elegantemente a la manera soviética, e incluso se realizó una campaña para que los hombres se afeitasen la barba. Una instrucción del Komsomol señalaba: ‘lavarse los dientes es un acto revolucionario’. Fumar era considerado perjudicial para el ‘cuerpo soviético’. Un profesor, Nikolai Gredeskul, anunció la creación de hombres nuevos: serían ‘el hombre hermoso del futuro’, en parte obrero y en parte pensador (…). La orden de Stalin de que veintiocho millones de hombres bebiesen un vaso de vodka diario durante cuatro años para elevar la moral garantizó que la siguiente generación de rusos tuviese un claro referente alcohólico. (…) El régimen impuso un nuevo rigorismo moral, como expresión de la ética proletaria del trabajo, y se prohibió la homosexualidad”[7].

LEÉ TAMBIÉN:  1.806 niñas británicas hormonadas para convertirlas en "niños". Por Javier Borrego

“En la URSS no existe la homosexualidad”[8] sentenciaba Fedotov, sexólogo oficial de la burocracia moscovita. Finalmente, esta normativa represiva para con la sodomía se mantuvo vigente por décadas y recién fue levantada en Rusia en 1993, durante los ablandados tiempos de Boris Yelstin, cuando la URSS, presa de su fracaso, ya había sido formalmente desarticulada el año anterior.

En cuanto al otro gran aparato del totalitarismo comunista, el nacido en 1949 en la autodenominada República Popular China tras la revolución de Mao Tse Tung, la sodomía tampoco fue privada de persecución y castigo: los homosexuales eran condenados no sólo a penas de prisión sino de castración, llegando a la aplicación de la pena de muerte en los casos en los que ésta praxis había sido escandalosa. Recién en 1997 la homosexualidad se despenalizó en China, cuando ante la escasez y las hambrunas ocasionadas por el colectivismo, el asiático país comenzó a hacer méritos para “occidentalizarse” y así abrirse paso a la economía de mercado.

En las Américas, para no ser menos, el comunismo cubano dio la nota bajo la máxima sentenciada por el déspota Fidel Castro que rezaba: “la revolución no necesita peluqueros”[9]. Fue entonces cuando el eterno mandamás le dio venia a su obediente fusilador subalterno, el legendario Ernesto Che Guevara —cuyo rostro paradojalmente suele ser exhibido y enaltecido en las manifestaciones homosexuales contemporáneas— para que diseñara a partir de 1959 aquello que fue el tristemente célebre campo de concentración para castigo de sodomitas situado en la Península de Guanacahabibes, verdadera antesala torturante de lo que años después el propio castrismo masificó en la isla mediante numerosos campos de castigo bajo el programa de la UMAP[10], aquella política de represión estatal consistente en secuestrar homosexuales y someterlos a todo tipo de vejámenes procurando con ello su rehabilitación: “Nunca hemos creído que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de conducta que nos permita considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero comunista. Una desviación de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que debe ser un militante comunista (…) seré sincero y diré que los homosexuales no deben ser permitidos en cargos donde puedan influenciar a los jóvenes”[11] declaró el propio Castro.

communist_mao_castro_stalin_by_eastvandals
Mao, Castro y Stalin: los genocidas del Siglo XX disculpados por el progresismo y la corrección política.

Algunos pasajes meramente ilustrativos sobre lo que durante décadas ocurrió con la sodomía en la Cuba castrista (el paraíso humanitario del buen progresista occidental), pueden apreciarse en la película basada en hechos verídicos “Antes que anochezca”[12], la cual relata la vida del escritor homosexual Reinaldo Arenas, brutalmente encerrado y torturado durante años por el castrismo. El propio escritor recordó que, a poco de llegar Castro al poder, “comenzó la persecución y se abrieron campos de concentración […] el acto sexual se convirtió en tabú, mientras que el ‘nuevo hombre’ era proclamado y la masculinidad exaltada”[13].

LEÉ TAMBIÉN:  El puterío argentino. Por Nicolás Márquez

Reinaldo Arenas padeció encierro y tortura hasta 1980, año en que pudo recuperar su libertad al permitírsele emigrar hacia los Estados Unidos, país donde finalmente el sufriente escritor pasó sus últimos días. Padeciendo el virus del SIDA, murió en 1990.

¿Qué ocurrió en ese lapso que hoy la izquierda es la abanderada de la agenda homosexual? ¿En qué reside esta estrategia revolucionaria consistente en mutar de la brutal represión sexual a la promoción alegre e ilimitada de todo tipo de desvíos o perversiones incluida la pedofilia? ¿Qué le pasa a los sectores bienpensantes del centrismo que siempre llegan tarde y no advierten en tiempo y forma las nuevas maneras de amenaza revolucionaria?

Todos estos interrogantes y muchísimo más te los develaremos con Agustín Laje en “El libro Negro de la Nueva Izquierda. Ideología de género o subversión cultural”, la flamante obra que estará a disposición del lector a partir del lunes 13 de junio y que ya mismo podés ir encargando: te vas a sorprender de las cosas con las que te vas encontrar allí…

………………………………..

Adquirí el libro ya mismo sin costo de envío clickeando en la imagen:
tapa
IMPORTANTE: tras efectuar la operación enviar datos postales al siguiente mail: [email protected]

……………………………………………………..

Citas bibliográficas

[1] En la epístola, Engels se refiere a la falta de valentía del teórico homosexual Karl Heinrich Ullrichs.

[2] Werke, German. Engels to Marx. Edition vol.32, p. 324/325 (1869, 22 de Junio).

En: Palacios, R. La conspiración del movimiento gay. Apoteosis de la Guerra de Sexos. Madrid, Mandala Ediciones, 2011, p. 71.

[3] Engels, F. The Origin of the Family, Private Property and the State. New York, International, 1972, pp. 61–62.

[4] Marx, K. Early Writings. New York, McGraw-Hill, 1964, p. 154. En: Economic and Philosophical Manuscripts. Third manuscript, section on private property and communism. P. 154.

[5] Lenin muere en enero de 1924 y desde entonces Stalin no dejó de avanzar hasta controlar el poder de manera absoluta hasta su muerte en 1953.

[6] La Gran Enciclopedia Soviética, es una de las más extensas publicadas alguna vez en ese idioma eslavo. La obra tenía un natural sesgo a favor del marxismo-leninismo, la ideología oficial del sistema soviético.

[7] Lozano, Álvaro. Stalin, el tirano rojo. España, Nowtilus, 2012, pp. 460-461.

[8] La anécdota es relatada en Bazán O. Historia de la Homosexualidad en la Argentina. De la conquista de América al Siglo XXI. Buenos Aires, Marea Editorial, 2010, p. 336.

[9] Citado en Gorbato, V. Montoneros de Menem. Soldados de Duhalde. Buenos Aires, Sudamericana, 1999, p. 300.

[10] Las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) fueron campos de castigo que existieron en Cuba entre 1965 y 1968. Allí estuvieron unos 25.000 hombres, básicamente jóvenes que por diversos motivos (homosexualismo, actividades religiosas o conductas “contrarrevolucionarias”) eran confinados y sólo tenían libres los días domingos.

[11] Entrevista concedida por Fidel Castro al periodista Lee Lockwood y publicada en Castro's Cuba, Cuba's Castro. Citado en Zayas, M.  Mapa de la homofobia. Cronología de la represión y censura a homosexuales, travestis y transexuales en la Isla, desde 1962 hasta la fecha. (2006). Ver enlace completo en: http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/mapa-de-la-homofobia-10736

[12] Julian Schnabel (Dir)- Javier Bardem (Prot) “Antes que anochezca” [película], obtuvo la nominación al Premio Oscar al mejor actor por la interpretación de Javier Bardem del poeta cubano Reinaldo Arenas.

[13] Arenas, RBefore Night Falls. Canadá, Penguin Books, 1994. 

........................................................................
Más en Derechos Humanos, Ideología de género
A mí no me la van a contar. Por María Fernanda Viola

Respuesta a las organizaciones y políticos que se oponen al monumento de la reconciliación, propuesto por el...

Cerrar