Mi respuesta al sofista Bongiovanni. Por Nicolás Márquez

Escuché cierta vez una frase que dice que discutir con un imbécil es como andar en una bicicleta fija: te cansa, te fastidia, te agota y no te lleva a ningún lado.

Lamento haber sentido eso al tener que responder aquí una por una las notables inexactitudes difamatorias de Alejandro Bongiovanni (conocido en el ambiente liberal por ser sobrino del titular de la Fundación Libertad de Rosario), las cuales subí a la web porque el FBK (que fue el ámbito donde se suscito la discusión) no habilita tantos caracteres.

Lo cierto es que Alejandro tuvo antes de ayer en sus manos mi nuevo libro escrito con Agustin Laje «El Libro Negro de la Nueva Izquierda, ideología de género o subversión cultural» (que tiene 300 páginas él había encargado con antelación) y al rato, se jactó en las redes sociales (particularmente en su FBK personal) de haberlo «leído» elaborando un sinfín de críticas superficiales, desafortunadas y distorsivas

Más aún, lamentablemente todas las críticas del susodicho se fundaron en unas 30 páginas no referidas a la izquierda o a la ideología de género (que es un enemigo que a él no le interesa y que encima es la protagonista del libro), sino a determinadas cuestiones relativas los homosexuales (el libro grueso del libro es relativo a las máscaras de la nueva izquierda, la revolución cultural y la ideología de género) que a Alejandro sí le interesa reivindicar, algo que por supuesto no sorprende, dado su perfil condescendiente con la corrección política y ávido de copiar todos y cada uno de los modismos y principios del progresismo cultural.

Quiero aclarar una sola cosa importante: no sostengo que Alejandro Bongiovani sea un imbécil (una o dos veces lo ví en persona y sería una calificación injusta por errónea y no me gusta quedarme con definiciones tajantes respecto de las personas que no conozco en profundidad). Más aún, por lo muy poco que lo he tratado él siempre me cayó muy bien. Pero lo que sí dije ut supra es que me sentí tal como lo puse en el ejemplo de la bicicleta, dada su ¿mala fé? ¿errores de interpretación graves? ¿inexactitudes producto de una lectura incompleta y presurosa?. En lo personal me resisto a pensar lo primero y procuraré dar por sentado que sus groseros yerros fueron por culpa y no por dolo: o sea por error pero no por expresa intención de dañar. Yerros insólitos y muchos que mostraremos punto por punto, tras exponer su «análisis» y mi posterior respuesta punto por punto en la que el pobre Bongiovanni queda desnudado.

Como fuera dicho, la crítica que él pretende hacer de mi trabajo no se basa en las 150 hojas que escribí de mi parte (que es la segunda parte del libro dado que la primera la escribió Agustin Laje), sino en las 20 o 30 que él leyó, pero en las cuales dice un montón de inexactitudes desopilantes e inadmisibles en alguien que trata de jactarse de ser un joven intelectual (es de sobra conocido que la inteligencia no se hereda).

El cúmulo de falacias en las que abreva este muchacho parecieran ser emuladas de un informe de 678: típico salpicado de frasecitas imaginarias o sacadas de contexto, “explicadas” con tono socarrón entre cita y cita en inequívoco afán de descrédito de un trabajo no leído sino hojeado incompletamente en el probable afán «retrucar» el trabajo al rescatar palabritas que él suponía le iban a servir para responderle a una obra que él quería atacar caprichosamente de antemano: aunque no sepa brindar un sólo fundamento sustantivo.

Considerando el contexto desafortunado en el que Alejandro impuso su crítica, sinceramente sentí que no tenía mucho sentido que yo le responda ni mucho menos que yo haya dispuesto tiempo en esto, pero visto y considerando que el debate fue visto por amigos comunes (o que pertenecen a un espacio que nos es común), me vi en la obligación de responder y aclararles a ellos el cúmulo de distorsiones por él vertidas.

Clamo contar de ahora en adelante con respetables y genuinos contradictores no sólo de buena fé sino de cierta agudeza intelectual, lamentando muchísimo una vez más, que en este caso hayan faltado ambas cosas. Y no porque Alejandro carezca de agudeza o buena fé (apuesto a que cuenta con ambas cosas), sino porque a mi modo de ver, lo único que a él le interesó en todo momento fue embarrar el tema de fondo con chicanas tangenciales, frases descontextualizadas e interpretaciones manifiestamente reduccionistas, las cuales las supongo disparadas en el fervor de un apasionamiento que le obnubiló el recto criterio. Suele pasar. A mí también me ha pasado otras veces.

Horas previas a la publicación del libro (salió de imprenta recién este martes) el dicente estaba desesperado por atacarlo sin haberlo leído, motivo por el cual le propuse que lo lea para luego debatirlo públicamente. Grave error mío: ¿vale la pena debatir y perder tiempo con un contradictor tan improvisado y desinformado?, por supuesto que no, pero el debate lo haremos igual dado que a mí me sirve cualquier controversia que promueva el libro y despierte interés en la gente en leerlo, aunque la controversia sea con alguien que no esté a la altura de las circunstancias. Prima facie se había fijado fecha a debatir el 7 del 7 en CABA, pero debo postergar la misma porque el 9 de julio viajo al sur para dar una conferencia justamente sobre el el 9 de julio y el Bicentenario de la Independencia y se me aprieta mucho la agenda. Informaremos por este medio las novedades del caso tras redefinir el día, para todos aquellos que quieran asistir (NO CONFUNDIR: ESTE DEBATE NO TIENE NADA QUE VER CON LAS PRESENTACIONES QUE HAREMOS ESTE MIÉRCOLES 22 EN CABA Y EN EL RESTO DEL PAÍS)

PD: la dirigente lesbiana del Perú Yesenia Alvarez denunció mi perfil en facebook (por ende la cuenta fue suspdendida por un mes), indignada la muchacha por el lanzamiento de este libro que ella tampoco leyó, motivo por el cual los invito a sumarse a este otro perfil mío clickeando ACÁ. 

 Vayamos a cuentas con los notables desenfoques de Alejandro Bongiovanni, aclrando que de ahora en adelante no responderé más sus chicanas fáciles y de poca monta dado que, estas serán respondidas al momento de concretarse el debate mencionado

Esta es la “crítica” de Alejandro en su muro de FBK:

 “La segunda parte del libro, “Homosexualismo ideológico”, tiene dos capítulos iniciales regulares seguidos de cuatro capítulos indeciblemente malos, rancios y de una intelectualidad mendicante. Arranca con otro repaso histórico, esta vez sobre la “homofobia” (Márquez pone la palabra entre comillas porque considera que no existe verdaderamente tal cosa) durante el comunismo los homosexuales no la pasaron bien y citando algunas críticas de los popes del marxismo contra los gais. Hasta ahí bien. Pero si Agustín, sólo muy de a ratos hace juicios de valor mientras describe bien posiciones teóricas de autores, lo de Nicolás es pura adjetivación. Aún en estos primeros capítulos (donde está su “fuerte”: la investigación histórica) se despacha con su caudal de opiniones homofóbicas que, en realidad, son la causa de la investigación y el prisma a través del cual se hizo la búsqueda de datos. Se nota muchísimo la lectura parcializada, tomando lo que afirme la creencia previa y desechando lo que no la abone.

Antes de terminar los capítulos “históricos”, mezcla en ellos la cuestión –aparentemente importante para él- del quantum homosexual ¿cuántos homosexuales hay en realidad? ¿son muchos o pocos? Para Nicolás, son muy pocos (2% de la población), de modo que resulta más evidente para él la anormalidad anti-natural. De paso, le pega al mundialmente conocido Albert Kinsey, pionero en la investigación de la sexología, a quien considera “psicópata y homosexual” por tratar de “naturalizar la conducta (homosexual)”.

Hablando de conductas psicópatas, durante momentos aislados, el texto suele tratar con altanería pero también con indulgencia a los homosexuales, “los que padecen una tendencia homosexual inculpable y merecen nuestro respeto” (p 162); “el ser homosexual es complicadísimo. Deben merecer toda nuestra comprensión, pero para intentar curarlos, no para animarles a serlo” (p 253). Aún dentro de estos cánones repugnantes, uno podría entrever una actitud de comprensión al otro, de deseo de hacerle un bien –de una manera muy idiota, pero al menos no agresiva-. Bueno, no es así. Estas citas son islotes de forzada “corrección política” (dentro del marco de este insano texto) que nada tienen que ver con la catarata de agresividad y adjetivaciones sobre los homosexuales y la homosexualidad que fatigan las páginas de la sección: “pervertidos”, “conducta autodestructiva”, “sindicato de interés genital”, “antihigiénico pasatiempo”, “artimaña erótica”, “invertidos”, “minoría infértil”, “amontonamiento antinatural”, “viciosos”, “degradados”, “subproducto irregular”, “praxis venérea”, “promiscuos”, “lesbo-feminista”, “trosko-varonil”, etcétera. Es como si el autor quisiera, por momentos, abrazar a los homosexuales y luego recapacitara y quisiera agredirlos.

Luego de los dos primeros capítulos, comienza de lleno el ataque a los homosexuales, quienes no deberían casarse porque el objetivo del matrimonio es uno y sólo uno: la procreación (cabe pensar que las parejas octogenarias no deberían casarse para el autor) y al ser los homosexuales una “minoría infértil”, resultaría una violación a las leyes naturales tal como pretender “abolir la ley de la gravedad” (p.205). ¿Qué pensará Márquez de la inseminación artificial? La considerará sin dudas antinatural. Hay que tener en cuenta que a esta altura hablar de “leyes de Dios” no paga tanto como hablar de “leyes naturales”. Lo primero suena a válido sólo para creyentes mientras que lo segundo suena ligeramente a ciencia, aunque de ciencia tenga poco, y poco tenga que ver la infalibilidad de la gravedad con la de los preceptos “naturales” de que una lesbiana no puede (no debería) quedar embarazada. No obstante, Nicolás va más allá, cita y explica los diez mandamientos como refuerzo a su tesis anti-homosexual (p.272).

El autor también nos ilustra diciéndonos que el sexo es “para expandir la humanidad” (p 251), para la procreación, y el placer es sólo un accesorio sin el cual la supervivencia estaría amenazada. Acá es donde Nicolás muestra que de naturaleza sólo sabe lo que quiere saber. Lo cierto es que a) no todas las especies sienten placer durante el sexo y esto no les impide aparearse con fines reproductivos b) muchas especies tienen prácticas sexuales no reproductivas, como el sexo oral (primates, hienas manchadas, cabras y ovejas) y la homosexualidad (caso típico de los bonobos, primate al que estamos tan emparentados como al chimpancés). Enemigo del placer y orgulloso defensor del sacrificio como muestra de supuesta virilidad, el autor dice que “transformar el placer en el motivo primario del acto sexual” es incorrecto. Creo que no tiene hijos, por lo que se colige que Nicolás tampoco tiene sexo. Entendemos que tampoco debe considerar natural a la masturbación, dado que ésta es sólo placer. ¿Estará de acuerdo con el uso del preservativo?

Si a esto le sumamos la perversión extra de la actividad sexual, desligándola de su diseño original, vemos que “la relación homosexual es por definición intrascendente y su práctica se reduce al presunto placer que dicen sentir sus cultores. Vale decir, el acto homosexual no tiene raíces en el pasado y no se proyecta hacia ningún futuro, es una actividad subalterna equivalente a un antihigiénico pasatiempo que se agota en sí mismo”.

Más adelante, recordando que para Nicolás, un “homosexual, al igual que un ciego, no porta condiciones iguales, sino infortunadamente desiguales, por ende merecen un trato digno pero apartado de la regla general” (p. 204) vuelve a la carga para avisarnos que los homosexuales son más promiscuos, viciosos, infieles e inestables que el resto. Su moralina no apunta en ningún momento a los heterosexuales promiscuos, ni para él parecen existir heterosexuales con SIDA, enfermedad que esgrime como una “autodestrucción” producida por los gais (p 257 y ss) sobre la que abunda en estadísticas que usa como un borracho usa un farol, no para iluminarse sino para apoyarse. De hecho, abundan las referencias a sitios como sinsida.com o www.tradicionyaccion.org.pe/ (los invito a ver qué hay adentro).

Cabría también mencionar que todo su postulado sobre el “orden natural” se basa en no haber leído nada sobre evolucionismo, darwinismo (tampoco de sexología evolutiva). Un error, frecuente en general, es interpretar que nos son “dadas”, por ejemplo, las piernas con un “fin determinado”, que sería nuestra necesidad de caminar. Es un error común el suponer que “la función hace al órgano”. Jean Baptiste Lamarck, zoólogo anterior a Darwin, también incurrió en este error que podemos graficar así: a la jirafa le crece el cuello porque necesita comer las hojas más altas. No. No hay una intención superior que le otorgue a los animales lo que necesitan para vivir (muchas especies desaparecieron desde que la Tierra existe). De ser así la gacela evolucionaría a tener una velocidad tal que el león no la agarraría nunca. No hay un “propósito” evolutivo. Lo que sucede es, volviendo al ejemplo, que algunas jirafas que tenían azarosamente los “genes de cuello más largo” pudieron comer más, sobrevivir a las de cuello más corto y transmitir sus genes de cuello alto, que se expandieron. La característica “cuello más largo” tuvo una ventaja adaptativa (que mañana puede no ser tal). Los seres humanos hemos ido evolucionando de la misma forma. Nicolás quiere interpretar la naturaleza desde lo que él cree que es natural según la Biblia. Error común.

 En fin, ya me extendí mucho, aunque el libro da para mucho más. Sólo planteo dos paradojas finales.

Primera. El libro quiere ser un contrapunto al populismo de izquierda y es una pieza perfecta de populismo de derecha. Pretende articular una larga serie de demandas distintas (los que temen al comunismo; los católicos ortodoxos; los seguidores del “orden natural”; los fachos nostálgicos; los homofóbicos) tras un enemigo común del otro lado de la grieta: la comunidad homosexual; que no es vista como un conjunto de personas distintas e individuales, sino como un todo homogéneo, como un significante vacío a vencer.

LEÉ TAMBIÉN:  Aplastando progres tercera parte: Márquez y Laje en debate.

Segunda. Nicolás dice que la homofobia no existe y que, de existir, sólo existe entre los homosexuales, quienes tienen “homofobia interiorizada” es decir “El odio hacia sí mismos” (p. 241) que disimulan subconscientemente. Si Márquez cree en el subconsciente y usa a Freud para decir que los homosexuales sienten una “proyección negativa”, uno podría pensar en si el propio subconsciente de un autor que con tanta energía acusa a los “viciosos”, “invertidos”, “pervertidos”, “sodomitas” de esta tierra, no está acaso manifestándose. Después de todo, él mismo habla del “mecanismo de defensa mediante el cual un sujeto le atribuye a otras personas los defectos o carencias que le son propios”.

Mi respuesta a estas pavadas: 

1)

AB

““homofobia” (Márquez pone la palabra entre comillas porque considera que no existe verdaderamente tal cosa)”

Respuesta

No lo digo yo, lo dice el activista homosexual Arthur Evans, co-fundador del “Gay Activists Alliance” (debidamente citado en el libro (pág 192), quien reconoce que esa palabra fue un invento idiomático creado por el lobby homosexualista  para ganar la batalla dialéctica.

Otro dato que se le escapó al contradictor: tal “fobia” es puesta entre comillas dado que ni siquiera figura clasificado en el DSM4 de psiquiatría. Es una palabra del léxico progresista que él repite acríticamente como centrista bien pensante que es.

2)

AB

 “De paso, le pega al mundialmente conocido Albert Kinsey, pionero en la investigación de la sexología, a quien considera “psicópata y homosexual” por tratar de “naturalizar la conducta (homosexual)”.

Respuesta

Es tan «muldialmente conocido» para Bonggiovani» este zoólogo que él lo rebautizó como «Albert», a pesar de que se llama Alfred Kinsey (es penoso que hable con familiariedad de personalidades que ni conoce y encima se confunda su nombre de pila). Y además le faltó a aclarar al apurado lector que  Kinsey era pedófilo y zoofílico (confesado por Kinsey en sus diarios personales), y que sus «investigaciones» sobre el porcentual de homosexuales se hicieron en base a delincuentes condenados por delitos sexuales. Detalle “menores” que se le escaparon al criticón de cafetín (datos obrantes en la pág 164)

2)

AB

 “¿cuántos homosexuales hay en realidad? ¿son muchos o pocos? Para Nicolás, son muy pocos (2% de la población)”

Respuesta

Son muy pocos respecto del 10% que inventó ALFRED Kinsey (pág 164). En efecto, son el 2% pero no “para Nicolás”, sino que esa cifra surge de los 32 informes científicos citados en el libro, entre los cuales se encuentra el elaborado por el mismísimo Ministerio de Salud de USA (cuya cifra es de 1,6 según el organismo) (pág 165)

3)

AB

 ““el ser homosexual es complicadísimo. Deben merecer toda nuestra comprensión, pero para intentar curarlos, no para animarles a serlo”

Respuesta

Olvidó decir mi apurado contradictor que esa frase no es mía, sino del psiquiatra Juan Antonio Vallejo-Nágera (transcripta en la página 253) en su libro dedicado a la homosexualidad titulado “La Puerta de la Esperanza” (Editorial Planeta)

4)

AB

“adjetivaciones sobre los homosexuales y la homosexualidad que fatigan las páginas de la sección: “pervertidos”, “conducta autodestructiva”, “sindicato de interés genital”, “antihigiénico pasatiempo”, “artimaña erótica”, “invertidos”, “minoría infértil”, “amontonamiento antinatural”, “viciosos”, “degradados”, “subproducto irregular”, “praxis venérea”, “promiscuos”, “lesbo-feminista”, “trosko-varonil”.

Respuesta a una por una del uso de las palabras sueltas que él rescata para «retrucar» el tema de fonfo:

A)

“pervertido”:

Respuesta

El dicente me adjudica el uso de esa palabra para sindicar al homosexual: omitió decir que la misma es usada dos veces en el libro del siguiente modo: al citar a Herbert Marcusse en su obra  Eros y Civilización (citado en la página 173 y no es una palabra usada por mí sino por Marcuse en la misma cita) y yo tan solo la uso una vez más, pero para sindicar no a los homosexuales sino a los pedófilos (pág 165): ¿falta de comprensión de texto de Alejandro o mala Fé?

B)

“conducta autodestructiva” (referido a la praxis homosexual):

No lo digo yo, lo dice la ONU, el Ministerio de Salud de USA y un sinfín de estudios citados (otro detalle que se le escapó al desprolijo compilador de palabritas): Sinfín de datos obrantes en las páginas 251 a la 286 (veremos que casi toda su “crítica” incurre en estas mismas páginas siendo que no leyó lo demás o apenas hojeó por arriba alguna frase para rescatar)

C)

“sindicato de interés genital”:

Exacto, el sindicato es una agrupación de intereses y en este caso las organizaciones homosexualistas se caracterizan por promover o agruparse en aras de una conducta genital determinada.

¿Dónde está el error conceptual?

D)

“antihigiénico pasatiempo” (referido al acto sexual):

Pasatiempo: Actividad de diversión o entretenimiento en que se ocupa un rato de ocio (conf RAE)

Antihigiénico: Yo no digo que el acto homosexual sea antihigiénico, quien lo dice es el sinfín de estudios médicos gubernamentales citados, entre ellos Ministerio de Salud de Estados Unidos (páginas 251 a la 286).

¿Dónde está el error conceptual?

E)

“artimaña erótica”:

Artimaña: maña y destreza. (RAE)

Erótica: Perteneciente o relativo al amor o al placer sexuales. (RAE)

¿Dónde está el error conceptual?

F)

“invertidos”

Respuesta

Es una denominación prevista, aprobado y sin ninguna connotación peyorativa por la Real Academia Española:

 “1. m.f. eufem. Homosexual, especialmente el masculino”

¿Dónde está el error conceptual?

G)

 ““minoría infértil”

Respuesta

Minoría: Parte menor de las personas que componen una nación, ciudad o cuerpo. (RAE)

Infértil:  Que no da fruto (referido a la imposibilidad de perpetuar la especie). (RAE)

¿Dónde está el error conceptual?

H)

“amontonamiento antinatural”

Respuesta

Amontonamiento: Acción y efecto de amontonar o amontonarse. (RAE)

Antinatural:  Contrario al orden de la naturaleza. (RAE)

¿Dónde está el error conceptual?

I)

 “viciosos”

Respuesta

La expresión vicioso es usada en el libro una vez y sólo relativa no a los homosexuales sino a los drogadictos, y va dedicada en el capítulo destinado a Michell Foucault (que era adicto al LSD). ¿Esto constituye otra posible mala fé? , yo sospecho que el capítulo dedicado a Foucault, Marcusse, Preciado, Hoquegem, Pablo Freyre, Reich, Perlongher, Vidarte y tantos otros no fueron leídos por el dicente y de hecho jamás menciona nada de todo esto que constituye, justamente un pilar del libro contra la ideología del genero y por ende, el corazón de la segunda parte del libro que Alejandro no leyó.

J)

“degradado”

Respuesta:

Esa palabra no se encuentra presente en todo el libro (ni en mi parte ni en la escrita por Agustín). Es un simple invento de él que en su afán por coleccionar palabritas colocó una inexistente: jamás se menciona de ese modo a un homosexual ni la palabra es escrita en ningún sentido en todo el extenso texto de 300 páginas.

K)

“subproducto irregular”

Respuesta

Ambas palabras perfectamente identificadas en la RAE:

Subproducto:“producto que se obtiene además del principal”.

La usé referida a que es el vínculo heterosexual el que le da vida, y de ese vínculo pueden surgir luego productos derivados como la homosexualidad, la cual no existiría de no haber una heterosexualidad previa que les dio la vida de manera principal.

Irregular:  “Que no sucede común y ordinariamente”.

¿Cuál es el error conceptual?

L)

“praxis venérea”

Respuesta

Praxis: práctica

Venérea:  Perteneciente o relativo al deleite o el acto sexual (conforme la Real Academia Española)

¿Cuál es el error conceptual?

M)

“promiscuos”:

Respuesta

Según la RAE:  Dicho de una persona: Que mantiene relaciones sexuales con otras varias.

No digo yo que la tendencia en la comunidad homosexual sea promiscua: lo dice la ONU, el informe Amsterdam (elaborado por la científica María Xiridou) la Universidad de Windsor en Canadá, y EL MISMÍSIMO Ministerio de Salud de USA. (nuevamente previsto en las únicas páginas que parece haber leído Alejandro: 251 a la 286)

¿Dónde está el error conceptual?

N)

 “lesbo-feminista”

Respuesta

Esta expresión surge porque hay corrientes feministas no lesbianas (lo que pasa es que Alejandro tampoco leyó el capítulo sobre feminismo de Laje, el cual aclara este punto al referirse al feminismo de la primera y segunda ola).

¿Dónde está el error conceptual?

O)

“trosko-varonil”

Respuesta

Me refería a los militantes de los izquierdistas de habitual indumentaria zaparrastrosa que se dedican al bullicio callejero.

¿Dónde está el error conceptual?

7)

“homosexual, al igual que un ciego, no porta condiciones iguales, sino infortunadamente desiguales, por ende merecen un trato digno pero apartado de la regla general”

Respuesta:

Es allí donde  justamente sostengo que no otorgarle el carnet de conducir a un ciego no es un acto relativo a la discriminación injusta, dado que el ciego merece un trato digno pero distinto del vidente. Mutatis mutandis, lo mismo sostengo que debería suceder con el homosexual, por ejemplo, en el caso del derecho a la adopción tal como se acaba de hacer en Italia días atrás (trabajado en las páginas 207 a 213)

¿Dónde está el error conceptual?

8)

“vuelve a la carga para avisarnos que los homosexuales son más promiscuos, viciosos, infieles e inestables que el resto”.

Respuesta.

Que muchos homosexuales son mas promiscuos, vicios, infieles e inestables son palabras textuales no mías: sino del Ministerio de Salud de USA y otro sinfín de fuentes científicas o gubernamentales citadas (nuevamente critica de modo endeble lo poco que leyó: páginas 251 a la 286)

¿Dónde está el error conceptual?

9)

 “Su moralina no apunta en ningún momento a los heterosexuales promiscuos”:

Respuesta

Expresamente reconozco que sí los hay en la página 286.

10)

“ni para él parecen existir heterosexuales con SIDA, enfermedad que esgrime como una “autodestrucción” producida por los gais”.

Respuesta

No lo digo yo: lo dice la ONU, el Ministerio de Salud de España, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, consignó en el “Espacio Económico Europeo, el Ministerio de Salud de USA y hasta el Ministerio de Salud de Argentina! (volvemos nuevamente a las páginas 251 a la 286 que al parecer son las únicas que leyó en un recreo) y además esos informes no dicen que no haya heterosexuales con SIDA sino que estos tienen riesgos de contagio muy inferiores a los homosexuales.

11)

¿Dónde está el error conceptual?

 “Nicolás quiere interpretar la naturaleza desde lo que él cree que es natural según la Biblia. Error común”.

Respuesta:

En todo el libro no hay un solo apoyo bíblico cuando se habla del orden natural. Su afirmación constituye una falsedad a secas.

 “. No obstante, Nicolás va más allá, cita y explica los diez mandamientos como refuerzo a su tesis anti-homosexual”

Respuesta:

En ningún momento uso los 10 Mandamientos como refuerzo de una “tesis antihomosexual” tal como ¿miente? mi impreciso contradictor (ver nuevamente las páginas 251 a 257). Uso solamente los Mandamientos para explicar la razón a través de la cual la izquierda tiene especial interés en atacar a la Iglesia, en un capítulito que nada tiene que ver con el tema del orden natural y que  además, lo tengo online y se lo puede leer este link dado que, coincídase o no con el contenido del mismo, confirma una vez más el grosero desacierto del dicente:

¿Por qué la izquierda promueve el homosexualismo?.

12)

“Cabría también mencionar que todo su postulado sobre el “orden natural” se basa en no haber leído nada sobre evolucionismo, darwinismo (tampoco de sexología evolutiva)”.

Respuesta

O sea el supone (y encima sentencia) que yo no leí a Darwin: a los 15 años leí El Orígen de las Especies, texto escolar que a los 41 me da vergüenza citar, pero que para Alejandro es una notable revelación.

13)

“El libro quiere ser un contrapunto al populismo de izquierda y es una pieza perfecta de populismo de derecha. Pretende articular una larga serie de demandas distintas (los que temen al comunismo; los católicos ortodoxos; los seguidores del “orden natural”; los fachos nostálgicos; los homofóbicos) tras un enemigo común del otro lado de la grieta: la comunidad homosexual; que no es vista como un conjunto de personas distintas e individuales, sino como un todo homogéneo, como un significante vacío a vencer”.

Respuesta

Deliberadamante se aclara que aquí se estudian a los grupos homosexualistas promovidos y financiados por el marxismo cultural y el progresismo internacional y jamás por el individuo “homosexual a vencer”, dado que repetidas veces decimos que no juzgamos ni cuestionamos el derecho a que cada uno viva su intimidad como le plazca: otro dato que Bongiovanni no leyó u omitió (pág 162)

14)

“Nicolás dice que la homofobia no existe y que, de existir, sólo existe entre los homosexuales, quienes tienen “homofobia interiorizada” es decir “El odio hacia sí mismos” (p. 241) que disimulan subconscientemente. Si Márquez cree en el subconsciente y usa a Freud para decir que los homosexuales sienten una “proyección negativa”, uno podría pensar en si el propio subconsciente de un autor que con tanta energía acusa a los “viciosos”, “invertidos”, “pervertidos”, “sodomitas” de esta tierra, no está acaso manifestándose. Después de todo, él mismo habla del “mecanismo de defensa mediante el cual un sujeto le atribuye a otras personas los defectos o carencias que le son propios”.

Respuesta

Lo que faltaba: acusarme sin la menor originalidad de “homosexual reprimido”. Ni vale la pena responder en primera persona.

Sólo diré que la homofobia no existe porque ni siquiera figuira en el DMS4, pero quien sí dice que existe entre los homosexuales es un filósofo homosexual centroamericano (Jacobo Schifter Sikora), activo costarricense que sostiene tal teoría en su libro Ojos que no ven…siquiatría y homofobia debidamente citado por supuesto (pág 286)

15)

 “abundan las referencias a sitios como sinsida.com o www.tradicionyaccion.org.pe/ (los invito a ver qué hay adentro)”.

Respuesta

Cuesta creer que este muchacho tenga buena fé pero hagamos el esfuerzo: respecto al site www.tradicionyaccion.org.pe/ NO HAY NI UNA SOLA CITA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! y Respecto sinsida.com hay dos citas. Eso es todo lo que hay sobre las 605 citas que existen en todo el libro que y que segun Bonggiovani «abundan».

En verdad, acá están todas las fuentes de las que el poco detallista dicente no se enteró y que figuran no sólo a pie de página sino en la bibliografía citada al final de la obra que el este chico no leyó y al cual le agradecemos que nos haga propaganda gratis:

LEÉ TAMBIÉN:  Ya lideramos el ranking en Amazon!. "El Libro Negro de la Nueva Izquierda" versión digital.

Bibliografía

 

I- Libros

 

1)      Alix Fillingham, L. Foucault Para Principiantes. Buenos Aires, Era Naciente, 2001.
2)      Anderson, Perry. Los fines de la historia. Barcelona, Editorial Anargama, 1996.
3)      Anónimo. Espacios peligrosos. Resistencia violenta, autodefensa y lucha insurreccionalista en contra del género. Distribuidora Coños como Llamas, 2013.
4)      Arenas, R. Before Night Falls. Canadá, Penguin Books, 1994.
5)      Bandera, A. Paulo Freyre. Un Pedagogo. Caracas, Universidad Católica Andrés Bello, 1981.
6)      Bazán O. Historia de la Homosexualidad en la Argentina. De la conquista de América al Siglo XXI. Buenos Aires, Marea Editorial, 2010.
7)      Beltrán, Elena. Maquieira, Virginia. Álvarez, Silvina. Sánchez, Cristina. Feminismos. Debates teóricos contemporáneos. Madrid, Alianza Editorial, 2008.
8)      Boron, Atilio. Socialismo Siglo XXI. ¿Hay vida después del neoliberalismo? Buenos Aires, Ediciones Luxemburg, 2008.
9)      Bourdieu, P. La dominación masculina. Barcelona, Anagrama, 1998.
10)  Butler, Judith. El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona, Paidós, 2007.
11)  Buzgalin, Alexander. Socialismo del Siglo XXI. Moscú, Editorial URSS, 2004.
12)  Campione, Daniel. Leer Gramsci. Vida y pensamiento. Buenos Aires, Ediciones Continente, 2014.
13)  Celli, Anselmo Francisco. Feminismo radical y genocidio mundial. Buenos Aires, Edición de autor, 2015.
14)  Colapinto, John. As Nature made him. The boy who was raised as a girl. New York, HarperCollins, 2001.
15)  Courtois, Stéphane; Werth, Nicolas; Panné, Jean-Louis; Paczkowski, Andrzej; Bartosek, Karel; Margolin, Jean-Louis. El libro negro del comunismo. Barcelona, Ediciones B, 2010.
16)  De Beauvoir, Simone. El segundo sexo. Buenos Aires, Debolsillo, 2015.
17)  Díaz Araujo, E. La Rebelión de la Nada, o los ideólogos de la subversión cultural. Buenos Aires, Cruz y Fierro Editores, 1983.
18)  Dieterich, Heinz. Hugo Chávez y el socialismo del Siglo XXI. Buenos Aires, Editorial Nuestra América, 2005.
19)  Eisenstein, Zillah. Capitalist patriarchy and the case for socialist feminism. New York, Monthly Review Press, 1979.
20)  Engels, Friedrich. El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. La Plata, De la Campana, 2011.
21)  Eribon, D. Michel Foucault. Cambridge, Harvard University Press, 1991.
22)  Esclusa, Alejandro. El Foro de Sao Paulo. Una amenaza continental. Colombia, Editorial Grijaldo, 2010.
23)  Firestone, Shulamith. The dialectic of sex. The case feminist revolution. New York, Bantam Book, 1971.
24)  Fisher, Helen. El primer sexo. Las capacidades innatas de las mujeres y cómo están cambiando el mundo. Madrid, Santillana, 2001.
25)  Foucault, M.  Vigilar y Castigar.  Nacimiento de la Prisión. Buenos Aires, Siglo XXI, 2002.
26)  Foucault, M. Historia de la locura en la época clásica I. Colombia, Fondo de Cultura Económica, 1998.
27)  Foucault, M. Los anormales: Michel Foucault, Curso del College de France 1974-1975. España, Akal Ediciones, 2009.
28)  Foucault, M. Obras esenciales. Volumen 2: Estrategias de Poder. Buenos Aires, Paidós, 1999.
29)  Foucault, M.  La inquietud por la verdad. Escritos sobre la sexualidad y el sujeto. Siglo XXI editores, 2013.
30)  Freyre, Paulo. Concientización. Buenos Aires, Búsqueda, 1974.
31)  Friedan, Betty. La Mística de la feminidad. Barcelona, Ed. Sagitario, 1965.
32)  Friedman, Milton. Capitalism and freedom. Chicago, The University of Chicago Press, 1982.
33)  Friedman, Milton. Libertad de elegir. Madrid, Ediciones Orbis, 1983.
34)  Fukuyama, Francis. The end of the history and the last man. Nueva York, 1992.
35)  Gelderloose, Peter. Cómo la no violencia protege al Estado. Barcelona, Anomia, 2010.
36)  Gorbato, V. Montoneros de Menem. Soldados de Duhalde. Buenos Aires, Sudamericana, 1999.
37)  Gramsci, Antonio. Antología. Volumen 1. Buenos Aires, Siglo XXI, 2014.
38)  Gramsci, Antonio. Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y sobre el Estado moderno. Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 1972.
39)  Gramsci, Antonio. Para la reforma moral e intelectual. Madrid, Libros de la Catarata, 1998.
40)  Gramsci, Antonio. Para la reforma moral e intelectual. Madrid, Libros de la Catarata, 1998.
41)  Grondona, M. Bajo el Imperio de las ideas Morales. Las causas no económicas del desarrollo económico. Buenos Aires, Sudamericana, 1993.
42)  Guyton, Arthur. Tratado de fisiología. Madrid, Elsevier, 2006.
43)  Hay, H; Roscoe, W (ed.).  Radically Gay: Gay Liberation in the Words of Its Founder. Boston, Beacon Press, 1996.
44)  Henri Lehmann, Las culturas precolombinas, Buenos Aires, Eudeba, 1986.
45)  Hocquenghem, G: El deseo homosexual. España, Melusina, 2000.
46)  Irasuste, Andrés. La revolución sexual anglosajona y la psiquiatría hoy. El ascenso de Gamínedes. Montevideo, Edición de autor (Licencia Creative Commons), 2015.
47)  Iturralde, C.R. 1492. Fin de la barbarie, comienzo de la civilización en América. (Tomo 1). Buenos Aires, Buen Combate, 2014.
48)  Iturralde, Cristian. 1492: Fin de la barbarie. Comienzo de la Civilización en América. Tomo II (próximo a ser publicado por Grupo Unión).

49)  Iturralde, Cristián Rodrigo. El libro negro del INADI o la policía del pensamiento. Buenos Aires, Unión Editorial, 2015.

50)  Jeffreys, Sheila. La herejía lesbiana. Una perspectiva feminista de la revolución sexual lesbiana. Madrid, Cátedra, 1996.
51)  Jokin de Irala. Comprendiendo la homosexualidad. Pamplona, Ediciones Universidad de Navarra.
52)  Karl. Engels, Friedrich. El manifiesto comunista. Buenos Aires, Editorial Sol 90, 2012.
53)  Kirk, Marshall; Madsen, Hunter. After the Ball: How America Will Conquer Its Fear and Hatred of Gays in the 90’s. New York, Penguin Books, 1990.
54)  Kollontay, Aleksandra Mijaylovna. El comunismo y la familia. Marxists Internet Archive, 2002.
55)  Laclau, Ernesto. La razón populista. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005.
56)  Laclau, Ernesto; Mouffe, Chantal. Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2011,
57)  Latarej-Ruiz, Liard. Anatomía humana. Buenos Aires, Editorial Panamericana, 2007.
58)  Le Vay, Simon. Gay, straight, and the reason why. The science of sexual orientation. New York, Oxford University Press, 2011.
59)  Lenin, V.I. Alianza obrero-campesina. Táctica revolucionaria. Buenos Aires, Editorial Ateneo, 1987.
60)  Lenin, V.I. El Estado y la revolución. Buenos Aires, Editorial Sol 90, 2012.
61)  López, Velasco. Sirio. El socialismo del siglo XXI. En perspectiva ecomunitarista a la luz del “socialismo real” del siglo XX. México DF, Editorial Torres Asociados, 2010.
62)  Lozano, Álvaro. Stalin, el tirano rojo. España, Nowtilus, 2012.
63)  Makow, Henry. Estafa cruel. Feminismo y el nuevo orden mundial. Inglaterra, Edición E-book (Silas Green), 2012.
64)  Manada de Lobxs. Foucault para encapuchadas. Buenos Aires, Colección (im)pensados, 2014.
65)  Marcano, Cristina; Barrera Tyszka, Alberto. Hugo Chávez sin uniforme, una historia personal. Buenos Aires, Editorial Debate, 2005.
66)  Marcuse,  H. Eros y Civilización. Madrid, Sarpe, 1983.
67)  Maurras, Ch.  Mis ideas políticas. Buenos Aires, Huemul, 1962.
68)  McNab, Chris. Datos clave. El Tercer Reich, 1933-1945. Las cifras y los hechos más destacados de la Alemania de Hitler. Madrid, Libsa, 2010.
69)  Meccia, E. La cuestión gay. Un enfoque sociológico. Buenos Aires, Gran Aldea Editores, 2006.
70)  Meiksins Wood, Ellen. ¿Una política sin clases? El post-marxismo y su legado. Buenos Aires, Ediciones RyR, 2013.
71)  Mill, John Stuart. La sujeción de la mujer. Biblioteca Virtual Universal, 2003.
72)  Miller, James. La Pasión de Michel Foucault. Chile, Andrés Bello, 1996.
73)  Millet, Kate. Sexual politics. Illinois, University of Illinois Press, 2000.
74)  Monedero (h), J.C. Lenguaje, ideología y poder. La palabra como arma de persuasión ideológica: cultura y legislación. Buenos Aires, Ediciones Castilla, 2015.
75)  Mouffe, Chantal. El retorno de lo político. Comunidad, ciudadanía, pluralismo, democracia radical. Barcelona, Paidós, 1999.
76)  Oliveira, P. Trasbordo ideológico inadvertido y diálogo. Santiago de Chile, Corporación Cultural Santa Fe, 1985.
77)  Oliver, Lucio. Goutman, Ana. Guevara, Aldo. López De la Vega, Mariana. Morales, Emiliano. Nieto, Laura. Ortega, Jaime. Quintero, Roberto. Savoia, Francisco. Gramsci: la otra política. Descifrando y debatiendo los cuadernos de la cárcel. México DF, Universidad Nacional Autónoma de México, 2013.
78)  Palacios, R. La conspiración del movimiento gay. Apoteosis de la Guerra de Sexos. Madrid, Mandala Ediciones, 2011.
79)  Pinker, Steven. The blank slate. Edición digital traducida.
80)  Popper, Karl. La sociedad abierta y sus enemigos. México DF, Paidós, 2010.
81)  Preciado, Beatriz. Manifiesto contra-sexual. Prácticas subversivas de identidad sexual. Madrid, Opera Prima, 2002.
82)  Roa, A. Ética y Bioética. Andrés Bello, Santiago, 1998.
83)  Rondeau, P.E. Selling Homosexuality to America. EE.UU., Regent University Law Review, 2002.
84)  Sacheri, C.A. El orden natural. Buenos Aires, Vórtice, 2008.
85)  Sagra, Alicia. La internacional. Un permanente combate contra el sectarismo y el oportunismo. Buenos Aires, Deeksha Ediciones, 2007.
86)  Satinover, J. Homosexuality and the Politics of Truth. Michigan, Hamewith Books, 2003.
87)  Schifter Sikora, J. Ojos que no ven…psiquiatría y homofobia. San José, Editorial ILPES, 1997.
88)  Sebreli, Juan José.  Comediantes y Mártires, Ensayo contra los Mitos. Buenos Aires, Editorial Debate, 2008.
89)  Sebreli, Juan José. El Olvido de la Razón. Buenos Aires, Sudamericana, 2006.
90)  Serrano, Francisco. La dictadura de género. Una amenaza contra la Justicia y la Igualdad. España, Almuzara, 2012.
91)  Sokal, Alan. Bricmont, Jean. Imposturas intelectuales. Barcelona, Paidos, 1999.
92)  Stefanoni, Pablo. Ramírez, Franklin. Svampa, Maristella. Las vías de la emancipación. Conversaciones con Álvaro García Linera. México, Ocen Sur, 2009.
93)  Stefanoni-Herve Do Alto, Pablo. La Revolución de Evo Morales: de la coca al Palacio. Colección “Claves Para Todos, Editorial Capital Intelectual, 2006.
94)  Stern, Mijail. Stern, August. La vida sexual en la Unión Soviética. España, Bruguera, 1980.
95)  Svampa, Maristella; Stefanoni, Pablo; Fornillo, Bruno.  Debatir Bolivia, Perspectivas de un proyecto de descolonización, Buenos Aires, Ediciones Taurus, 2010.
96)  Timmons, S. The Trouble With Harry Hay. Boston, Alyson Publications, 1990.
97)  Toldos Romero, María de la Paz. Hombres víctimas y mujeres agresoras. La cara oculta de la violencia entre sexos. Alicante, Editorial Cántico, 2013, edición de E-book.
98)  Torres, Diana. Pornoterrorismo. Tafalla, Editorial Txalaparta, 2011.
99)  Tradición y Acción por un Perú Mayor. ¡Defendamos la familia!. Por qué debemos oponernos al “matrimonio” entre personas del mismo sexo y al movimiento homosexual. Lima, Ed. Tradición y Acción por un Perú Mayor, 2011.
100)                     Tradición y Acción por un Perú Mayor. Aborto: la Verdad sin Disfraces. Por qué debemos defender la vida del no nacido. Lima, Edición Tradición y Acción, 2008.
101)                     Valcárcel, Amelia. Qué es y qué retos plantea el feminismo. Barcelona, Urbal, 2004.
102)                     Vallejo-Nágera, J.A  La puerta de la esperanza. Barcelona, Planeta, 1991.
103)                     Van Cleveld, Martin. The privileged sex. Israel, DLVC Enterprises, 2013.
104)                     Vidarte, P. Etica Marica. Proclamas libertarias para una militancia LGTBQ. España, Espa E-book, 2007.
105)                     Vilar, Esther. El varón domado. 1993, Edición digitalizada, disponible en: http://es.wikimannia.org/images/Esther-Vilar_El-Varon-Domado.pdf
106)                     Von Mises, Ludwig. Socialismo. Análisis económico y sociológico. Madrid, Unión Editorial, 2007.
107)                     Wilhelm, R.  Materialismo dialéctico y psicoanálisis. México, Siglo XXI, 1979.
108)                     Wilhelm, R. La función del orgasmo. El descubrimiento del orgón. Problemas económico-sexuales de la energía biológica. Buenos Aires, Paidós, 1955.
109)                     Wilson, Edward. On human nature. Massachussetts, Harvard University Press, 1978.
110)                     Wittig, Monique. El pensamiento heterosexual y otros ensayos. Madrid, Egales, 2010.
111)                     Wittig, Monique. The lesbian body. Boston, Beacon Press, 1986.
112)                     Zetkin, C. Lenin on the Woman Question. New York, International.

 

 

II- Diarios y revistas

 

1)      Diario New York Post (Estados Unidos).
2)      Diario ABC (España).
3)      Diario Clarín (Argentina).
4)      Diario Correo (Perú).
5)      Diario de Cuyo (Argentina).
6)      Diario El País (España).
7)      Diario La Capital (Argentina).
8)      Diario La Gaceta (Argentina).
9)      Diario La Tercera (Chile).
10)  Diario Perfil (Argentina).

11)  Diario Pravda (Rusia).

12)  Diario The Guardian (Inglaterra).

13)  Diario El Mundo (España).
14)  Diario El Tribuno de Salta (Argentina).
15)  Diario La Crónica de Hoy (Argentina).
16)  Diario La Gaceta (España).
17)  Diario La Nación (Argentina).
18)  Diario La Nueva Provincia (Argentina).
19)  Revista Les Lettres Nouvelles (Francia).
20)  Diario Página/12 (Argentina).
21)  Revista Gente (Argentina).
22)  Revista La Joven Guardia.
23)  Revista Nuestro Tiempo (Argentina).
24)  Revista Sur (Argentina).

 

 

III- Sitios de Internet

 

1)      http://www.montevideo.com.uy
2)      http://www.ncbi.nlm.nih.gov
3)      https://www.ecopolitica.org
4)      http://es.scribd.com
5)      http://es.wikimannia.org
6)      http://sincloset09.wix.com
7)      http://www.actualidadpanamericana.com
8)      http://www.alertadigital.com
9)      http://www.alertadigital.com
10)  http://www.arqueomex.com
11)  http://www.bdigital.unal.edu.co
12)  http://www.bostonphoenix.com
13)  http://www.catolicas.com.ar
14)  http://www.cdc.gov
15)  http://www.centerformedicalprogress.org/
16)  http://www.cha.org.ar
17)  http://www.cnm.gov.ar/
18)  http://www.cooperativa.cl
19)  http://www.cronicas.org
20)  http://www.cubaencuentro.com
21)  http://www.dailymail.co.uk
22)  http://www.datosmacro.com
23)  http://www.debatime.com.ar
24)  http://www.diariopublicable.com
25)  http://www.dle.rae.es
26)  http://www.elacontecer.cl
27)  http://www.elcato.org/
28)  http://www.eldiariohoy.com
29)  http://www.embarazoinesperado.com
30)  http://www.emol.com
31)  http://www.forumlibertas.com
32)  http://www.gaytoday.badpuppy.com
33)  http://www.glaad.org/
34)  http://www.gtt-vih.org
35)  http://www.hazteoir.org
36)  http://www.huesped.org.ar/
37)  http://www.igfculturewatch.com
38)  http://www.info.abril.com.br
39)  http://www.infobae.com
40)  http://www.infocatolica.com
41)  http://www.infovaticana.com
42)  http://www.ippf.org
43)  http://www.isciii.es/
44)  http://www.isisweb.com.ar
45)  http://www.jacquesmaritain.com
46)  http://www.lafulana.org.ar
47)  http://www.lafulana.org.ar/
48)  http://www.larevuelta.com.ar
49)  http://www.libertaddigital.com
50)  http://www.libertadyresponsabilidad.org
51)  http://www.lr21.com.uy
52)  http://www.msal.gob.ar
53)  http://www.nambla.org
54)  http://www.nationalreview.com
55)  http://www.onusida-latina.org
56)  http://www.panyrosas.org.ar
57)  http://www.panyrosas.org.ar/
58)  http://www.periodistadigital.com
59)  http://www.perrerac.org
60)  http://www.pornoterrorismo.com
61)  http://www.potenciatortillera.blogspot.com.ar/
62)  http://www.prensarepublicana.com
63)  http://www.radfemcollective.org
64)  http://www.religionenlibertad.com
65)  http://www.riojalibre.com.ar
66)  http://www.sinsida.com
67)  http://www.socorristasenred.org/
68)  http://www.traditionalvalues.org
69)  http://www.unaids.org
70)  http://www.unav.es
71)  http://www.virped.org/
72)  https://www.aciprensa.com
73)  https://www.facebook.com
74)  https://www.lifesitenews.com
75)  https://www.notifam.com
76)  https://www.prevencion.adeslas.es
77)  https://www.youtube.com

IV- Filmes y documentales

1)      «Aconsejando al Homosexual Miguel Núñez»
2)      «Antes que anochezca»
3)      «El Dr. Money y el niño sin pene»

4)      «Hugo Chávez, Latinoamérica y el Foro de Sao Paulo»

5)      «Las Lunas y Las Otras»
6)      «Néstor Perlongher»
7)      «The Kinsey Cover Up»

PD: las páginas citadas constan del último PDF de la prueba de galera previa a al impresión, como no tengo en mis manos el libro físico, desconozco si quizas hubo alguna modificacion en el enumerado en la versión de papel.

¿Querés leer el Libro Negro de la Nueva Izquierda? conseguilo clickeando en la siguiente imagen:

tapa

Más en Cultura, Derechos Humanos, Ideología de género
Un paso a la reconciliación sobre la guerra antisubversiva. Por Ricardo Bussi

Es de público conocimiento que el país ha sido durante los últimos años fragmentado por lo que...

Cerrar