Sáb. Jul 11th, 2020

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

De vicepresidentes a… ¡Boudou! – Por Malú Kikuchi

Si se cuenta la historia de Argentina a partir de la unión nacional a través del contrato social que es la Constitución, separadas las provincias de la de Buenos Aires, el presidente fue Justo José de Urquiza, 1854/1860, (Rivadavia ya había sido presidente, 1826/27, de ahí el nombre del codiciado sillón) y su vice fue Salvador María del Carril que sí fue el 1° vicepresidente argentino, del que dicen que una carta suya influenció a Lavalle para fusilar a Dorrego. Fue constituyente.

Cuando Buenos Aires se suma a la Confederación, ya como Nación Argentina, desde 1862 hasta 1868, fue presidente Bartolomé Mitre y vicepresidente Marcos Paz. Paz, gobernador de Tucumán, ocupó la presidencia en 1865 cuando Mitre partió hacia Paraguay por la guerra de la Triple Alianza, donde Paz perdió a su hijo, heroico soldado. El murió durante la epidemia de cólera que asoló Buenos Aires, ayudando enfermos.

El vice de Sarmiento, 1868/1874, fue Adolfo Alsina, fundador del Partido Autonomista Nacional, PAN y siendo ya ministro de Avellaneda, construyó la zanja contra los malones que asolaban el sur de la provincia de Buenos Aires. El vice de Avellaneda, 1874/1880, fue Mariano Acosta, fundador del pueblo de Saladillo y gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Francisco Madero, fundador del pueblo de Maipú, fue el vice de Roca entre 1880 hasta 1886. Siguió Juárez Celman, gran gobernador de Córdoba, pésimo presidente de la nación, entre 1886 y 1890. La Revolución del Parque la ganó el gobierno, pero la presión de Roca (su concuñado), más algo de dignidad, lo obligaron a renunciar y ocupó su lugar el vice, Carlos Pellegrini.  En esos tiempos Dios era argentino. En un momento realmente complicado para el país, “el piloto de tormentas”, el gran Pellegrini, fue capaz de solucionar el 90% de los problemas. No tuvo tiempo para hacer más en 2 años.

José Evaristo Uriburu, vice de Luis Saénz Peña, al renunciar este en 1895, ocupa la presidencia. El país corría con viento a favor. Uriburu fue un discreto vice y un ídem presidente, pero nadie cuestionó ni su decencia, ni su idoneidad. Roca en su 2° presidencia eligió como vice al diplomático Norberto Quirno Costa (1898/1904). A la muerte de Manuel Quintana, presidente entre 1904/1906, le sucede su vice, José Figueroa Alcorta, que se destacó como vice y como presidente, el hombre del Centenario y el único político que presidió los 3 poderes.

El vice de Roque Sáenz Peña (1910/1914) fue Victorino de la Plaza, que lo reemplazó a su muerte. Siendo un conservador que no creía en la ley del voto universal de su antecesor, hidalgamente, como correspondía, le entregó la banda, el bastón y el mando, al radical Hipólito Yrigoyen, cuyo vice fue Pelagio Luna. Un vice decente, no demasiado recordable. El de Marcelo T. de Alvear (1922/1928) fue Elpidio González. Su decencia y austeridad fueron proverbiales. Renunció a una remuneración por haber sido vice de la nación y se ganó la vida vendiendo ballenitas y chucherías en los alrededores de la Plaza de Mayo.

LEÉ TAMBIÉN:  La guerra global es inminente, pero, ¿dónde estará el detonador? - Por José Brechner

1930, golpe de estado, novedad que pronto dejaría de serlo. José Félix Uriburu derroca a Yrigoyen y tiene de vice a Enrique Santamarina, presidente del Banco Nación. Elecciones y asume la presidencia en 1932 Agustín P. Justo, vice Julio A. Roca (h), el del acuerdo Roca-Runciman, que aunque moleste, benefició a Argentina. En 1938 presidente Roberto M Ortiz, gran persona, UCR no personalista, pero con una diabetes muy avanzada. Su vice, el catamarqueño Ramón Castillo. Ante la ceguera de Ortiz, en 1942, Castillo ocupa la presidencia hasta 1943. El ejército, dividido entre aliadófilos y germanófilos, no lo dejó gobernar. El 4/6/1943 Castillo es derrocado, presidente Pedro Pablo Ramírez, vice Edelmiro J. Farrell hasta 1944. Derrocado Ramírez es reemplazado por Farrell, que tiene de vice a Juan Domingo Perón. Todos gobiernos de facto, todos generales.

Elecciones en 1946, presidente Perón, vice (un jardín) Hortensio Jazmín Quijano, buena gente. 1952, después de cambiar la Constitución en 1949, es reelecto Perón, vice  Alberto Tessaire. Dicen que fue un traidor. Nuevo golpe de estado en 1955, presidente Lonardi, vice vicealmirante Isaac Rojas. Otro golpe destituye a Lonardi y ocupa la presidencia Eugenio Aramburu, como vice sigue Rojas. Elecciones en 1958. Gana Frondizi, vice Alejandro Gómez. En 6 meses lo obligan a renunciar ¿? Para no caer en otro militar, en 1962 derrocaron a Frondizi  y fue presidente  José María Guido (vice del Senado).

Cumplido el mandato en 1963, elecciones, presidente Arturo Illia, vice Humberto Perette, entrerriano, abogado, simpático. Derrocados en 1966 por Juan Carlos Onganía, sin vice. Derrocado en 1970 por Marcelo Levingston, sin vice; derrocado en 1971 (duró un embarazo) por  Agustín Lanusse hasta 1973, sin vice. Todos generales, todos de facto.

Elecciones en 1973, presidente Héctor J Cámpora (“Cámpora al gobierno, Perón al poder”, pero se equivocaron los “maravillosos muchachos idealistas”, “el Viejo” no era manejable y no era “revolucionario”), y vice Solano Lima, conservador popular. Duraron 49 días. Renunciaron por orden de Perón. Fueron reemplazados hasta nuevas elecciones por Lastiri, el hombre de las 300 corbatas, que llamó a elecciones. Ganó Perón la presidencia y María Estela Martínez Cartas de Perón, alias Isabelita, la vicepresidencia. Perón muere.

Lo sucede Isabelita en 1974, con el país en guerra, los terroristas de un lado, las FFAA del otro, los ciudadanos aterrorizados en el medio y la pobre Isabelita preguntándose donde se había metido. Cayó una vez más el gobierno constitucional, los militares volvieron al poder. 1976, Jorge Rafael Videla hasta 1981, reemplazado por Viola, 1981, reemplazado por Galtieri hasta 1982 (guerra de Malvinas, derrota mediante), reemplazado por Bignone,  “el último de facto”,1983. Todos Generales. Todos de facto. Todos sin vices.

Elecciones 1983: presidente Alfonsín, vice el cordobés Víctor Martínez, discreto. Elecciones adelantadas, el país con hiperinflación, presidente Carlos Menem, vice Eduardo Duhalde. Cambio de Constitución en 1994, reelección posible. 1995, gana Menen otra presidencia, vice Carlos Ruckauf. Tanto Duhalde como Ruckauf después de ser vices pasan a ser gobernadores de la provincia de Buenos Aires. Nuevas elecciones en 1999.

LEÉ TAMBIÉN:  Eso que llaman peronismo - Por José Benegas

Presidente Fernando de la Rúa, vice Carlos “Chacho” Álvarez. Chacho, renuncia porque Moyano dice que un ministro de De la Rúa habló de una “Banelco”, que el presidente UCR habría pagado a senadores UCR para que votaran una ley UCR. Curioso. Pero cuando el país se desbarranca no hay quien reemplace al vice que no existe. 2001/2, se llama a Asamblea de los dos congresos más los gobernadores, como indica la ley, se elige a Adolfo Rodriguez Saá. Dura una semana, sin vice. Lo reemplaza Eduardo Caamaño unos días, sin vice, y finalmente se elige a Eduardo Duhalde, también sin vice, que dura hasta el 2003.

Elecciones, gana la presidencia Néstor Kirchner, vice Daniel Scioli. Es destratado y basureado. El vice, aguanta. Hoy gobernador de Buenos Aires. Nuevas elecciones en 2007, presidente Cristina Fernández de Kirchner, vice el UCR mendocino Julio Cleto Cobos, famoso por su “voto no positivo” en el tema de las retenciones a la soja de la 125. Se lo trató de traidor. Aguantó hasta cumplir mandato. 2011, ya viuda, Cristina es reelecta por el 54% de los votos con Amado Boudou como vice. Venía de ser ministro de economía y antes de eso cabeza de la ANSES. Se le debe la estatización de las AFJP y de Ciccone.

Leído así, todo junto, parece el pésimo guión de un mal culebrón venezolano. Y sin embargo es nuestra historia, formamos parte de ella, la vivimos y somos responsables.

En exactamente 160 años de historia argentina, desde 1854 al 2014 (pasa por 3 siglos), con profundos cambios sociales, con gobiernos débiles y gobiernos fuertes, con gobiernos legítimos y gobiernos de facto (algunos de estos tuvieron vicepresidentes), en democracia plena, o a medias, o con dictaduras, como en un bazar persa, hay de  todo. Se puede elegir. Lo mismo pasa con los vicepresidentes.

¡Pellegrini! fue brillante ocupando la presidencia. Otros fueron buenos vices y muy buenos presidentes, llegado el caso. Algunos son meros nombres olvidables. Los hay mediocres y los hay malos. Pero nunca hasta ahora, ha habido un vicepresidente acusado de negociaciones incompatibles con la función pública y de enriquecimiento ilícito.  Por supuesto que es un tema del poder judicial probar la culpa o la inocencia del vice. Pero es triste, desolador, que aunque sean sólo denuncias que lo llaman a indagatoria, un vicepresidente de la nación esté acusado de no ser decente.

Hoy es una mancha en la historia de la Patria, y no es *“La Mancha de Rolando”.

*La Mancha de Rolando, banda de rock argentina 1991, 4 músicos de Avellaneda a los que suele sumarse Amado Boudou con su guitarra eléctrica.

* Desde 1930 hasta hoy, contando las 3 presidencias de Perón, 2 de Menem y 2 de Cristina, 35 presidentes y 20 vicepresidentes. En 84 años. Demencial.

Fuente: http://www.lacajadepandoraonline.com/

Más en Opinión y Actualidad
Barak Obama abre la caja de pandora – Mario R. Pazmiño

La nueva política internacional del gobierno de los EE.UU a raíz del intercambio del sargento...

Cerrar