De Presidente a estadista. Por Humberto Bonanata.

“Quiero ser claro sobre el punto de partida, ya que venimos de años en los que el Estado ha mentido sistemáticamente, confundiendo a todos y borrando la línea entre la realidad y la fantasía. Así, la credibilidad y la confianza fueron destruidas. Encontramos un Estado desordenado y mal gestionado, con instrumentos de navegación rotos, se ocultó información, faltan documentos, no hay estadísticas, cuesta encontrar un papel.

En los años que van de 2006 a 2015, los argentinos pagamos al Estado nacional casi 694 mil millones de dólares más en impuestos que en la década del 90. Repito: de 2006 a 2015, los argentinos pagamos más impuestos por 694 mil millones de dólares que en la década del noventa.”

Según el último informe del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, el 29 por ciento de los argentinos está en la pobreza y el 6 por ciento vive en la indigencia. Además, alrededor del 42 por ciento de la población carece de cloacas, el 13 por ciento no tiene agua corriente y más del 40 por ciento no tiene conexión a la red de gas. El modelo de inclusión social y crecimiento, del que tanto habló el gobierno anterior, nos llevó a la pobreza y a la exclusión.

Hace una década que la Argentina es uno de los países con mayor inflación del mundo, con un promedio anual arriba del 20 por ciento y una inflación acumulada aproximadamente de 700 por ciento en los últimos diez años.

La causa principal de esta inflación fue la utilización del Banco Central para financiar el gasto público y atender los servicios de la deuda, tanto emitiendo pesos como usando sus reservas. Esto sometió a la población a una suba de precios constante que daña, sobre todo, a los hogares que menos tienen.  –Extracto del discurso del Presidente Mauricio Macri ante la Asamblea Legislativa (Marzo 1 de 2016)

Triunfó la política sobre la tecnocracia. Los amarillentos consejos del ecuatoriano Jaime Durán Barba parecieron ingresar en “la máquina destructora” de pensamientos hostiles a la consolidación del gobierno de “Cambiemos”. Antes del discurso presidencial, ríos de tinta apostaban didácticamente sobre cuál sería la decisión de Macri: recibir la herencia con o sin beneficio de inventario.

Triunfó la racionalidad de explicarle a los argentinos el estado de disgregación social que la “asociación ilícita” que nos ultrajara hasta el 10 de diciembre pasado nos legara a todos y todas.

Otro logro de Rogelio Frigerio sobre Marcos Peña, y van…

El tratamiento de la coparticipación federal con los gobernadores justicialistas lo afianzan como el ministro político por excelencia del gobierno. Otra prueba más de la existencia del “animal político” que nos enseñara Aristóteles.

Nadie se hace político, ni por estudio universitario ni por hobbie. Político se nace, se siente o no se siente. Llamarlo “apostolado cívico” podría ser mal interpretado, pero es un cursus honorum que sólo otorga la “universidad de la vida”.

El beneplácito del arco que compone “Cambiemos” y de la mayoría de los legisladores opositores no kirchneristas fue notable. Hace menos de un año, antes de la Convención Nacional de Gualeguaychú hubiera resultado impensable ver a Ricardo Alfonsín aplaudir de pie un discurso de Mauricio Macri.

“Sin Cambiemos esto no hubiera sido posible y hoy hubiéramos tenido que escuchar a Scioli como presidente y a Aníbal Fernández como gobernador bonaerense en la continuidad del relato más falaz que la democracia republicana haya conocido en la Argentina”, decía el radical Mario Negri, presidente del interbloque de diputados nacionales de Cambiemos.

Al respecto, la presidente del Bloque de Senadores Nacionales del PRO, Laura Rodríguez Machado supo decir: “Para dar a conocer un poco la situación, aunque de manera resumida teniendo en cuenta que el presidente Macri ya se explayó al respecto hace tan solo días, quiero pasar en blanco algunas preocupantes cifras de la pasada gestión: durante los años en los que el matrimonio Kirchner ocupó el sillón de Rivadavia, el empleo público aumentó en un 64%; el déficit fiscal –es decir, lo que gasta el Estado por encima de lo que recauda- es del 7% (¡uno de los más altos en nuestros dos siglos de historia!).”

“Como consecuencia, durante 12 años han emitido dinero de manera descontrolada e irresponsable, acumulando así un 700% de inflación, la cual, sin duda alguna, fue deliberadamente utilizada como herramienta para continuar con su “manera” de gobernar” concluyó la senadora cordobesa.

El acta acuerdo lograda por nuestros representantes encabezados por Luís Caputo implica lisa y llanamente la reinserción de la Argentina en los mercados internacionales de crédito a tasas similares que pagan nuestros vecinos sudamericanos como Bolivia del 4% anual a treinta años.

LEÉ TAMBIÉN:  Listado de librerías de todo el país que venden “Perón, el fetiche de las masas. Biografía de un dictador”, el nuevo libro de Nicolás Márquez

En tal concepto, el Gobierno licitará bonos por hasta US$ 11.684 millones a una tasa del 7% anual si consigue extender el reciente acuerdo con importantes acreedores que demandaron al país en Estados Unidos a todos los bonistas con deuda impaga.

Para ello, el Congreso de la Nación deberá derogar tres leyes y aprobar una; a saber:

El proyecto del Ejecutivo deroga las leyes 26.017, conocida como Ley Cerrojo, del 9 de febrero de 2005, que en su primer artículo deja fuera del canje a los bonos que no se hubiesen presentado al mismo, y en el siguiente artículo prohíbe al Poder Ejecutivo reabrir el canje.

La segunda ley derogada es la 26.547, de 2009, que suspendía la vigencia de la anterior a los efectos de permitir la reapertura del canje por una vez, y que entre otras cosas señalaba en un artículo la prohibición de “ofrecer a los tenedores de deuda pública que hubieran iniciado acciones judiciales, administrativas, arbitrales o de cualquier otro tipo un trato más favorable que a aquellos que no lo hubieran hecho”.

La tercera ley que deroga el proyecto enviado ahora al Poder Legislativo es la 26.886, que establece por ejemplo que “los términos y condiciones financieros que se ofrezcan no podrán ser mejores que los ofrecidos a los acreedores en la reestructuración de deuda dispuesta por el Decreto Nº 563/10”.

Asimismo, la nueva ley expone en su artículo 6° que los bonos cuyos titulares “no hubieran adherido al canje dispuesto por el Decreto antes citado o el dispuesto por el Decreto Nº 563/10, o no hubieran manifestado, en forma expresa, en las respectivas actuaciones judiciales, su voluntad de no adherir a los mismos, quedarán reemplazados, de pleno derecho, por los Bonos de la República Argentina a la Par en Pesos Step Up 2038, en las condiciones establecidas para la asignación, liquidación y emisión de tales bonos por el Decreto Nº 1.735/04 y sus normas complementarias”.

Por último, modifica los artículos 13 a 15 de la Ley N° 26.984, también conocida como de Pago Soberano, como así también toda otra ley, decreto o norma que sea contraria o incompatible con las disposiciones de la presente ley.

En su segundo artículo, el proyecto remitido este jueves al Parlamento modifica el artículo 42 de la ley de Presupuesto vigente (27.198), obviando ya “los límites impuestos por la Ley 26.886”, que obviamente ya estará derogada.

El proyecto ratifica los acuerdos de cancelación ya alcanzados por los canjes dispuestos en 2004 y 2010, en tanto que también prorroga los respectivos plazos de vencimiento establecidos en los mencionados acuerdos de cancelación.

El peronismo parece aceptar la democracia republicana, representativa y federal como forma de gobierno

Sergio Massa estuvo reunido el miércoles pasado con el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y un grupo de economistas del Frente Renovador. En el Palacio de Hacienda, se discutieron “los detalles de la oferta, los riesgos del litigio, el impacto que tendrá la forma y los costos asociados de la operación”, revelaron sus voceros.

Massa pidió a Prat Gay precisiones sobre “la cobertura legal para cerrar el tema de forma definitiva y minimizar los riesgos de futuros litigios”.

En la conversación quedó en claro que el massismo le dará vía libre a la derogación de la Ley Cerrojo y a la de Pago Soberano –que en su momento estableció como domicilio obligatorio de pago de los bonos un fideicomiso del Banco Nación- si el gobierno se decide al fin a acelerar los plazos para modificar las escalas del impuesto a las Ganancias.

En tanto, los diputados nacionales cordobeses electos por la alianza entre José Manuel de la Sota y Sergio Massa, decidieron armar su propia bancada por fuera del Frente Renovador. Aseguran que no es una ruptura y que seguirán trabajando como un interbloque junto a otras fuerzas minoritarias.

La división se da en el contexto de un peronismo que sigue preso de su interna, donde De la Sotaratifica su posición de no tener ningún vínculo con el kirchnerismo porque ese sector -según su opinión- impide formar un partido moderno y actuar como una «oposición racional».

Mientras Massa trata de acomodarse como opositor crítico, Juan Manuel Urtubey parece haber encontrado una tangente más lógica. El gobernador salteño acompaña las medidas macro políticas del gobierno Macri sin saltar el cerco del chiquero peronista; prevé los tiempos políticos con más claridad que el tigrense y sabe que su alianza interna con “el dinosaurio” José Luís Gioja -más temprano que tarde- lo hará candidato presidencial por lo que quede del pejotismo en 2017.

Urtubey puede mostrar gestión y buena predisposición republicana desde el arco opositor. Massa no puede borrar su pasado kirchnerista.

LEÉ TAMBIÉN:  Algo más que la playstation - Por Vicente Massot

El kirchnerismo “lulista”

La independencia judicial brasilera de llevar por la fuerza pública a Lula Da Silva a prestar declaración indagatoria, ante su negativa de hacerlo ante la citación judicial marcó un hito en la región. «Si Brasil se resfría, nosotros nos enfermamos de neumonía» dijo nuestra canciller Susana Malcorra. «No conozco el proceso en detalle. Lo sigo como lo sigue un ciudadano del país vecino. La situación general de Brasil nos ocupa y nos preocupa porque si Brasil estornuda, nosotros tenemos una neumonía. Hay una vinculación tan fuerte y de interdependencia», expresó la funcionaria. «Es obvio que una situación tensión de política dificulta la resolución de las complejidades económicas. Espero todo esto avance dentro de los causes de la ley y se resuelva lo antes posible», agregó.

Pero su análisis superó la crisis política de la decadencia populista en la potencia sudamericana. Fue más allá. Demostró preocupación en la decadencia económica del vecino país al dejar abierto -tácitamente-un acuerdo de libre comercio directo, como lo tienen Uruguay y Chile, con los Estados Unidos que comenzaría a conversarse tras la visita de Barack Obama dentro de dos semanas y a consolidarse con posterioridad al 14 de abril tras el acuerdo con los bonistas.

No sólo eso nos une con Brasil.

Tampoco podrán borrar el barro de su oscura historia reciente dos miembros conspicuos de la “asociación ilícita kirchnerista”.

El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime ya han sido mencionados en declaraciones de algunos testigos o imputados por el petrolão.

No son pocos los proyectos de obra pública que en los comienzos del kirchnerismo se financiaron con dinero del poderoso Banco Nacional de Desarrollo (Bndes). Ahora, todo aquello está bajo sospecha.

La relación con la Argentina se dio, sobre todo, desde los inicios del gobierno de Néstor Kirchner hasta 2012.

Si Mauricio Macri no hubiera hablado de “la herencia recibida”, al surgir investigaciones que, desde el extranjero, comprometen a ex funcionarios kirchneristas, al menos hubiera quedado como un presidente desinformado.

No fue ni idiota ni cómplice. Dijo la verdad y quedó cubierto de los desmanes que vayan surgiendo de los oscuros 4581 días de kirchnerato.

Como tampoco demostró serlo Antonio Stiuso, ex agente de inteligencia argentino desde 1972.

Todos lo usaron, todos fueron usados por él, todos ellos lo sufrirán.

El detonante de su declaración testimonial hizo que la jueza Fabiana Palmaghini huyera de la causa Nisman por espanto y además acusara a su fiscal Viviana Fein como encubridora del crimen del fiscal federal por demérito “probatis probandi” de su nula investigación.

Ensuciar la causa era la consigna y cuando parecía haberlo logrado apareció “Jaimito”. El mismo que le recordó a Luís Moreno Ocampo su pasado de supuesto “pinchador de teléfonos” en ejercicio de su actividad de abogado -post juicio a las juntas militares- en connivencia con un supuesto “Marcelo Az”, que era el propio Stiuso para realizar tan noble tarea profesional.

Moreno Ocampo tartamudeó, puso excusas que perdía el avión, se negó a un debate con Stiuso y, como si fuera poco, al día siguiente fue literalmente destruido en un reportaje con Jorge Lanata a saber:

Jorge Lanata: “Cuando Stiuso te interrumpe dijo que en algún momento en la actividad privada laburabas con cámaras ocultas para investigar y que ese material te lo daba la SIDE.”

Moreno Ocampo: “Que me hagas esta pregunta es que Stiuso ganó. Que se investigue qué hacía yo en el 93 y el 94 es que Stiuso te impone a vos el juego.”

J.L.: “Luis, yo no laburo para Stiuso”.

J.L: “Stiuso sugirió que vos, en la actividad privada, usabas cámaras ocultas para laburar…”

M.O.: “Eran equipos propios, no tenían nada que ver con la SIDE. La SIDE le pagó a Perel, que después fue asesinado, para investigarnos a nosotros’. ‘No me reuní nunca con la SIDE, ni cuando era fiscal ni después’.

“Se viene un chivo expiatorio con el caso Nisman, que va a encubrir lo que pasó en serio’. ‘De Lagomarsino no tienen las pruebas y están hablando de meterlo preso igual’. ‘Necesitamos en serio una investigación. Quién la va a hacer no lo sé. El fuero federal es la casa de Stiuso”.

La tragicomedia padecida por el abogado preferido de Cristina Fernández para su largo transitar futuro en los pasillos tribunalicios de Comodoro Py sirve como corolario de la Argentina que encontró Macri.

Cercana a la disgregación social, que no es poco.

www.notiar.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
La inseguridad. Esa prioridad postergada. Por Alberto Medina Méndez

No existe encuesta de opinión en la que este tema no ocupe el podio. En la inmensa...

Cerrar