De cuando hablé cara a cara con Macri sobre el aborto. Por el Padre Lic. Federico Highton, S.E.

El autor es Sacerdote, Abogado UBA, doctorando en Filosofía, misionero en el Himalaya (NdR: y sobrino de la Jueza de la CSJN Elena Highton)

1.

Por presión del mil veces impío grupo Rockefeller -incluyendo lacayos suyos como Soros- y de pestilentes ententes como Amnesty international y su mandante (la sra. Belski), ante el tibio comunicado de la CEA, los grupos más siniestros sobre el haz de la tierra, están a punto de consumar la máxima maldad que jamás se haya intentado contra los inocentes en nuestro suelo patrio: la aprobación del espeluznante crimen del aborto.

Si estuviera en Argentina, encararía uno por uno a los legisladores (que traman esta carnicería intrauterina) para decirles en sus caras que sus almas están podridas y que les espera el infierno eterno y el sumo desprecio de parte de todo ser humano decente.

A Rockefeller, Soros, Belski, Macri, Lanata y toda los demás que trabajan para convertir a las mujeres argentinas en cementerios andantes, les digo: si no se arrepienten (¡deseamos vuestra conversión con toda nuestra alma!), sobre Uds recaerá el furor eterno de la Ira Divina. La sangre de cada niño abortado, clamará ante Dios exigiendo terribles e inapelables castigos.

¡Argentinos! ¡Peleemos sin tregua contra la aprobación del aborto, que es el más terrible de los crímenes!

Porque el aborto es el pogrom de los inocentes.

2.

Urge que haga pública una historia real. En la Misa de asunción del Papa Francisco, mientras yo salía de la basílica de San Pedro, casualmente me lo crucé a Don Mauricio Macri, que estaba tratando de entrar (o de colarse) para saludar al Sumo Pontífice. Me le acerqué y le dije una sola cosa:

LEÉ TAMBIÉN:  Video: ideología de género, mitos y mentiras.

– “Por favor, impida que en Argentina se apruebe el aborto y la sodomía”.

Su sonrisa y su respuesta manifestaba concordar con mis ideas pero sus palabras fueron un monumento a la cobardía de Pilatos:

– “No puedo hacer nada”- me dijo.

Éste es el miserable que las urnas pusieron de presidente. Cada niño abortado, desangrado, mutilado, aspirado, raspado, destripado y arrojado al basurero de las cuevas aborteras (o vendido en los negros mercados de órganos humanos), será una víctima de la cobardía de un Macri, de la sevicia del clan Rockefeller, de la malicia de Belski, de la demencia posesa de las mujeres “autoconvocadas”, de la ignorancia y promiscuidad ideológica de los legisladores que levantarán la mano en las tenidas congresales para cohonestar la legalización del más horrendo de los holocaustos.

Pero quédense tranquilos. Nosotros anotaremos vuestros innombrables nombres que para siempre serán asociados con el más vil de los crímenes colectivos. Y mañana, cuando haya un gobierno decente que rechace a las logias de los Rockefeller, toda la manga de politiqueros, periodistas e ideólogos que trabajaron públicamente para la aprobación del aborto en la Argentina, irán presos como verdaderos criminales de lesa humanidad.

Sepan todos que lo sucedido alcanza y sobra para declarar que, de acuerdo con el Derecho Natural y el sentido común, el Gobierno de Macri es formalmente una tiranía. Y toda tiranía, debe ser resistida y combatida para reemplazarla por un Gobierno decente, que en Argentina no podrá ser sino un Gobierno fiel a los orígenes patrios, esto es, católico sin más.

Termino estas líneas afirmando que con gusto daría mi vida, para que el proyecto abortista sea abortado a perpetuidad.

LEÉ TAMBIÉN:  La disyuntiva de Raúl Castro. Por Carlos Alberto Montaner

http://www.infocatolica.com

Más en Derechos Humanos, Ideología de género
VIDEO. Aberrante: Así trafican órganos las clínicas abortistas

https://youtu.be/DuvqQGj4hDk .......................................................................... Adquirí ya mismo el best seller internacional que desenmascara toda esta estafa: “El Libro Negro de...

Cerrar