Sáb. Sep 19th, 2020

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Crisis de los sistemas políticos en Occidente. Por Rosendo Fraga

La elección estadounidense muestra que Trump puede ganar y ello implica una crisis del sistema político de EEUU sin precedentes en el último siglo.  Que un tercer candidato busque romper la bipolaridad entre republicanos y demócratas ya ha sucedido. En 1992, cuando Clinton fue electo con el 47% de los votos, un empresario que se presentó como candidato independiente (Perrot), dividió el voto republicano y ello impidió la reelección de Bush padre. Pero que alguien ajeno al Partido Republicano, sin trayectoria política alguna, (que la mayoría de las veces ha votado por los demócratas) con un discurso «políticamente incorrecto», gane la nominación republicana y pueda ganar las presidenciales, muestra una crisis política sin precedentes. Pero al mismo tiempo, en los demócratas, tiene lugar una pugna entre una candidata de la estructura partidaria -aunque de ser electa seria la primera mujer en alcanzar la Presidencia en los EEUU- como es Hillary Clinton, dispute contra el único del centenar de senadores estadounidenses que se declara socialista, muestra que la crisis de la política americana no es sólo de los republicanos. El problema es que ambos representan las alas más extremas de los respectivos partidos y ello plantea dudas sobre la gobernabilidad futura.  Esta situación es consecuencia del problema racial y la hostilidad creciente hacia la inmigración en el caso de Trump, pero en el de Sanders es el aumento de la desigualdad y la fatiga económica que implica la falta de una de recuperación definitiva en la economía, tras la crisis de 2008. Cabe señalar que el crecimiento en el primer trimestre de 2016 fue de sólo 0,5%.

Al mismo tiempo, las tres elecciones que tienen lugar en Europa en las próximas semanas, evidencian una crisis que similar en la política europea. El 22 de mayo, es la segunda vuelta de la elección presidencial en Austria. La primera vuelta la ganó un candidato neonazi con el 35% de los votos que competirá con un ecologista que obtuvo 21%. La socialdemocracia y la democracia cristiana,  fuerzas políticas tradicionales del país, se han desarticulado. Un mes más tarde, el 23 de junio, tiene lugar el referéndum en el Reino Unido para decidir si el país permanece o no dentro de la UE. Los sondeos muestran hoy ventaja para el mantenimiento del país en ella. Los conservadores se encuentran divididos en este sentido. El Primer Ministro conservador (Cameron), al igual que el grueso de los partidos Laborista y Liberal, apoyan la permanencia en la UE, al igual que el Partido Independentista Escocés. En cambio un sector conservador, liderado entre otros por el último alcalde de Londres (Johnson), el Partido Nacionalista Británico (UKIP) creado en el siglo XXI y algunos laboristas aislados, apoyan el «Brexit» (la salida de Gran Bretaña de la UE). Tres días después, el 26 de junio, tiene lugar la elección general en España, Como sucedió en la elección de hace pocos meses, es probable que nadie pueda formar gobierno. El Partido Popular, fuerza de centro-derecha que esta en el gobierno, sería la primera minoría nuevamente. Pero la segunda fuerza sería la alianza de la izquierda tradicional con Podemos, expresión de la «nueva izquierda», dejando al Socialismo en tercer lugar y en cuarto a Ciudadanos una fuerza nueva de centroderecha.

LEÉ TAMBIÉN:  La Derecha ante la Pandemia. Por Nicolás Márquez

Pero la crisis política europea es general y se extiende en todo el continente. En Alemania, por primera vez desde la post-guerra, la suma de votos de las dos fuerzas tradicionales (la Democracia Cristiana y la Socialdemocracia), está por debajo del 50%. Un partido neonazi islamofóbico (Alternativa por Alemania), es una tercera fuerza en ascenso, que ha superado a los ecologistas y los liberales. En Francia, Mary Le Pen que lidera el neofascismo, está primera para la elección presidencial del año próximo y el Primer Ministro socialista (Hollande) que va por su reelección, está en cuarto lugar. En Portugal, Grecia e Irlanda, están gobernando coaliciones de izquierda lo que nunca había sucedido hasta el año pasado. En Europa Central (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia), los gobiernos con matices tienen una orientación nacionalista crítica de la UE y la inmigración. Mientras que en Holanda, el nacionalismo xenófobo rompe el predominio de la política tradicional. Refugiados y terrorismo son factores que explican esta crisis de la política europea, como también el prolongado estancamiento económico, con un bajo crecimiento en el primer trimestre para la zona del Euro, al igual que en EEUU. En lo que respecta a Asia, en Filipinas -quizás el país más occidentalizado del continente por siglos de colonización española y la mayoría católica de la población- acaba de ganar la elección presidencia un personaje anti-política, que insulta al Papa, propone descuartizar los delincuentes y se jacta de tener muchas amantes.

En América Latina, también tiene lugar un proceso de cambio político acelerado. En seis meses, un empresario de centro-derecha ganó la elección presidencial en Argentina (Macri). Dos semanas después, la oposición ganó las elecciones legislativas en Venezuela. Luego en Bolivia Evo Morales perdió un referéndum para tener un cuarto mandato consecutivo. El mes pasado, la primera vuelta de la elección presidencial peruana, quedó entre dos candidatos de centroderecha. Recientemente, en Brasil fue separada de la Presidencia Dima Rousseff, asumiendo provisionalmente el Vicepresidente (Temer), generando un giro hacia el centroderecha. En el caso de America Latina y más específicamente en América del Sur en la cual están los cinco países mencionados, las migraciones y el terrorismo no son tema de la agenda política. Pero si lo es la economía. Es que América del Sur en 2015 y 2016 es la región del mundo que menos crece, en gran medida por la baja en el precio de las materias primas, lo cual explica la crisis de los populismos que vienen gobernando la mayor parte de la región desde comienzos de la década pasada. Pero hay excepciones en América Latina. Tal es el caso de Santo Domingo, donde el 15 de mayo fue releecto el Presidente en primera vuelta (Medina), con el 60% de los votos. Ello se explica porque es el país de los 20 de América Latina que más creció en 2015, con 7%, más que Paraguay, el que más ha crecido de América del Sur.

LEÉ TAMBIÉN:  Vox debe exportar su modelo político a Latinoamérica. Por Ignacio Nieto Guil

En conclusión: la posibilidad que Trump gane las presidenciales en los EEUU, como también que el único senador socialista (Sanders) se encuentre disputando la candidatura demócrata, evidencian una fuerte crisis política en los EEUU;  al mismo tiempo en Europa, las elecciones que tienen lugar en Austria, el Reino Unido y España, muestran que la crisis de la política tradicional también se da en este continente;  la crisis es extendida, ya que por primera vez en Alemania la suma de las dos fuerzas tradicionales no llega al 50%, Le Pen está primera en Francia y fuerzas de izquierda y nacionalistas gobiernan ya una decena de países y América Latina sufre una acelerada crisis política, con la caída de los gobiernos populistas -vía elecciones o juicio político- y un giro hacia el centroderecha, en un contexto de retroceso económico.

http://www.nuevamayoria.com/

Más en Opinión y Actualidad
Yo declararé como testigo de concepto en juicio por Operativo Independencia. Por Nicolás Márquez

Queridos amigos, días atrás se contactaron conmigo de la Defensoría Oficial de Tucumán para solicitarme...

Cerrar