Vie. Sep 24th, 2021

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Conservadores, liberales­ y nacionalistas.­ POR CARLOS IALORENZIPOR MYRIAM MITRECE

En plena batalla, el soldado no pregunta a su compañero qué opina sobre algunos temas complejos, sabe que a los dos los acecha el mismo enemigo y que si no coordinan bien sus acciones, corren grave peligro.

Quizás puede sonar fuerte hablar de enemigos, porque estamos acostumbrados a entenderlos en términos de personas concretas, pero estamos en una lucha cultural y nos tenemos que defender de un sistema de ideas pernicioso y destructivo que afecta nuestra vida personal y social. Esa es nuestra batalla de hoy.­

El teórico marxista Antonio Gramsci se dio cuenta que para imponer el comunismo había que penetrar en la cultura cambiando a la sociedad desde adentro hasta llegar a las vivencias de cada habitante. La guerra cultural que se viene sosteniendo desde hace años, provocó grandes cambios que se aceleraron en los últimos tiempos. La penetración cultural del progresismo caló hondo casi sin que la sociedad lo advirtiera. ­

Nuestro país además de soportar lo mismo que muchos otros, vive desde hace más de siete décadas con debacles económicas y parece ser uno de los principales elegidos por los intereses globalistas, para poner en práctica los nuevos y nefastos experimentos sociales.­

Es así que además de haber puesto en vigencia la ley de aborto a pedido, también nos destacamos por ser unos de los más aplicados en difundir la ideología de género, con su propia jerga, leyes de cupos, adoctrinamiento obligatorio, y es muy probable que después de las elecciones, se vuelva a la carga en el congreso con la eutanasia y otras propuestas destructoras del bien común.­

 ­LA SOCIEDAD ANESTESIADA­

 ­Así las cosas, vemos que el mal llamado progresismo o izquierda cultural, continuará con sus ataques a la vida, la familia, la libertad y al derecho de propiedad, ante una sociedad que sigue viendo como subsistir económicamente. Para la mayoría, a la hora de votar, los temas de fondo quedan increíblemente en un segundo o tercer plano. En la sociedad consumista y relativista en que nos hemos convertido no se percibe que hay mucho más que la economía  en juego. Desde esta columna nos hemos referido muchas veces a estos temas. Creemos que llegó el momento de pegar un par de gritos ¡Qué demonios nos pasa! ¡Despertemos de una vez! La rana del clásico ejemplo, hace rato la están cocinando y está por morir. ¡No nos engañemos más!­

LEÉ TAMBIÉN:  Liberales culposos. Por Mayo Von Holtz.

Urge lograr la unidad de los que defendemos la vida, la familia, la libertad y la propiedad. ¡Basta de decir no me junto con este por tal cosa o tal otra! Señores ¡estamos en el horno! Es necesario que los que se asumen como conservadores, liberales y nacionalistas, dejen por un momento sus egos y sus diferencias y se unan en la defensa de estos temas innegociables. 

Sabemos que el sistema electoral argentino está armado para beneficio de la casta política y no para darle plena libertad de elección al ciudadano, a quien quizás no le gusta algún candidato, pero sí otro de la lista, y no tiene la posibilidad de tachar a los que no desea. La disconformidad solo la puede manifestar votando en blanco o anulando el voto.

Ya es tarde para lograrlo en estas elecciones, pero deberíamos esforzarnos en constituir una herramienta política -como ha logrado VOX en España- con un mensaje claro y políticamente incorrectoPero antes, es necesario que los representantes de estas tres cosmovisiones, olviden por un momento sus lógicos enfrentamientos, y logren aliarse en el congreso en defensa de lo que comparten.

Es cierto que en otros temas hay diferencias profundas, y que si hilamos finito podemos ver al otro casi en el bando opuesto, pero si no tomamos conciencia de que la Argentina es un barco que se está hundiendo, seguiremos sin comprender la necesidad de unión en la defensa de los valores que gran parte de sus adherentes defienden. ¿Por qué no sentarse a acordar puntos en común?­

La restauración cultural va a llevar años y no queda otra que asumir los desafíos con las herramientas que hay, para tener representación legislativa. Ya sabemos cómo nos fue mezclando algunos pocos defensores de la vida y la familia en los grandes partidos mayoritariamente verdosos ¿nos vamos a equivocar otra vez? ­

LEÉ TAMBIÉN:  La corrupción como espectáculo. Por Agustín Laje

 ­UNA GRAN PROPUESTA­

 ­A principios de 2019, Nicolás Márquez, Agustín Laje y Javier Milei, fueron convocados por Cruz del Sur a una exposición conjunta. Cientos de jóvenes abarrotaron el auditorio de Belgrano. Segundo Carafí como miembro de los organizadores, fue el presentador. ­

Laje, les solicitó a los liberales a que defiendan no sólo la no intromisión del Estado en la economía, sino también en la familia.  «La cultura es poder», manifestó y agregó:»Se están comiendo una revolución cultural por no darse cuenta de esto». ­

Por su parte Márquez puso énfasis en la tradición cultural cristiana y occidental de nuestra sociedad y logró expresar magistralmente lo siguiente:  «Pretendo una derecha que integre a liberales que comprendan la vida desde la concepción, conservadores que interpreten la tradición al servicio del progreso y nacionalistas que no confundan el amor a la patria con el amor al Estado».

¡Ojalá lo logremos!­

www.buenadata.org

Más en Opinión y Actualidad
Las preocupaciones electorales del kirchnerismo. Por Vicente Massot

Más allá del discurso de campaña y de los vaticinios respecto de un triunfo seguro...

Cerrar