Con un mal gobierno no se puede hacer nada más que daño. Por Cosme Beccar Varela

Con silencios culpables, mintiendo y no haciendo lo que es necesario hacer, no se gana la confianza de la gente. Un gobierno que actúa así es simplemente un mal gobierno. Y un mal gobierno no puede hacer nada más que daño.

Cuando digo “gobierno” no me refiero solamente a Macri y a su banda de adictos sino a todo el peronismo y a la izquierda que comparte el poder desde el Congreso; a los jueces injustos y lentos y a los funcionarios públicos que desempeñan altos cargos. Todo eso es el conjunto del PODER frente al cual los ciudadanos comunes no somos nada más que víctimas y espectadores impotentes,  a los que se trata de dividir, aislar y provocar una apatía suicida e impedir por todos los medios que surjan nuevos dirigentes capaces, honestos y laboriosos.

Los grandes medios de comunicación social son el instrumento indispensable para mantener los silencios, convalidar las mentiras, justificar la inacción, desinformar y ocultar a los posibles dirigentes nuevos dejando así inerme, desarticulada y aislada a la masa de los ciudadanos víctimas de la tiranía de los “don nadie” que integran la tribu de la “dirigencia” corrupta e inepta.

El Episcopado se encarga de callar la buena doctrina y destruir la fe de los católicos para convertirla en una especie de filantropía naturalista, con olvido sistemático del  Divino Redentor, de la moral católica y del carácter sobrenatural de la Iglesia.  Así matan toda forma buena de idealismo.

Junto a todo eso, los “referentes” de las “clases cultas” a cambio de su complicidad difusa, consiguen ganar plata, “vivir bien” al margen de la moral cristiana, e impedir el uso de la inteligencia que les resulta incómoda y cada vez menos accesible.

Es tal el cúmulo de pruebas de que esta es la verdadera situación argentina que no se sabe por dónde empezar  a  enumerarlas. Tomemos, por ejemplo, la “campaña” contra el corrupción del kirchnerimso iniciada hace un par de meses cuando un periodista de “La Nación” recibió unos “cuadernos” supuestamente escritos por un remisero contratado por los ladrones del grupo de De Vido para llevar y traer bolsas llenas de dólares pagados por empresarios coimeros a funcionarios coimeados.

Según “La Nación” del 1/9/2018 (pags.20 y 21) sólo en las obras públicas realizadas durante el período kirchnerista las empresas de obras públicas pagaron u$s21.400.000.000 a esos funcionarios; las empresas de trenes dieron recibos al Estado por u$s344.000.000 por subsidiios que no habían recibido, es decir, era plata que esos empresarios sabían que quedaban en los bolsillos de los funcionarios corruptos…. y siguen las cifras enormes que pasaban ilícitamente a manos de los kirchneristas adueñados del Estado.

LEÉ TAMBIÉN:  La inevitable opresión de la izquierda. Por Hernán Insua

Macri prometió en su campaña presidencial acabar con el “curro de los derechos humanos”, no sólo no lo hizo sino que continuó con el mismo “curro” agravado por la muerte de cientos de secuestrados políticos y la tentativa de homicidio, en  curso, de los otros 2.000 que quedan tras las rejas. Pero también prometió acabar con la corrupción y, sin embargo, sólo después de dos años y medio a cargo del Poder Ejecutivo salen a la luz, por la aparente investigación de un periodista, la existencia de esos robos faraónicos que menciono más arriba.

La pregunta es: ¿qué hizo Macri durante esos dos años y medio para averiguar cuánto habían robado los kirchneristas? Durante todo ese tiempo tuvo  el poder del Estado para investigar la desaparición de esas enormes sumas, pero no lo hizo. ¿Tenía un pacto con el “kirchnerismo” para no investigar? ¿O simplemente él y su banda de adictos que ocupan todos los cargos fueron tan ineptos que no pudieron encontrar ese elefante en una plazoleta? Cualquiera de las dos hipótesis es siniestra. Porque la conclusión es que éste es un gobierno inmoral o incapaz.

Siendo así, es evidente que miente cuando dice que reducirá el deficit fiscal a cero. Un gobierno incompetente no quiere ni puede hacerlo. Lo más probable es que no quiso ni quiere, porque hay muchos cadáveres en sus propios roperos…

Tampoco puede porque no ha sido capaz de afirmar su autoridad reprimiendo a los agitadores de los piquetes o de las tomas de tierras por los supuestos “mapuches” que siguen tan campantes usurpando la Villa Mascardi y una estancia en la Patagonia.  Por el contrario, ha convalidado las usurpaciones cometidas por los ocupantes de las tierras sobre las cuales están instaladas las “villas miseria” y hasta los fortalece usando fondos públicos para hacerles más cómoda la usurpación. Todo eso equivale a una deserción de los deberes de los funcionarios públicos y un fortalecimiento de la subversión social y política.

Si fuera verdad que reducirá el gasto público se exigirían, por lo menos, las siguientes medidas que ni siquiera menciona porque no quiere adoptarlas porque no tiene suficiente autoridad ni sabe usar la que tiene para reprimir a los subversivos y sanguijuelas que se opondrán a ellas:
1) Suprimir los regalos de plata a supuestos “desocupados”: hay millones de ellos.
2) Reducir substancalmente los sueldos obscenamente grandes de los Jueces, funcionarios y legisladores (como ya he recordado varias veces, el prevaricador y ex-montonero Presidente de la Corte, Lorenzetti,  cobra más de $400.000 por mes, por ejemplo).
3) Dejar de hacer obras innecesarias como las “áreas peatonales”, cambio de pavimentos que están en buenas condiciones, etc.
4) Exonerar a los miles de empleados públicos que sobran y para peor, molestan al público con su prepotencia.
5) Exigir que los empleados públicos que queden trabajen y sean útiles al país para lo cual es indispensable verificar su idoneidad y la necesidad de los cargos que tienen.
6) Reducir la burocracia, suprimir ministerios (mienten cuando dicen que suprimieron once: simplemente les cambiaron el nombre por el de “Secretarías de Estado”)
7) Suprimir la Jefatura de Gabinete que es una especie de quinta rueda del carro puesto que tiene las mismas funciones que el Presidente de la Nación, y  junto con él, desalojar a la miríada de empleados que de él dependen.
8) Suprimir impuestos y burocracia para desahogar la actividad privada, única fuente de recursos genuinos.

LEÉ TAMBIÉN:  El concejal Ricardo Bussi ratifica su idea de “reconciliación” tras la guerra antiterrorista

Luego Macri miente y Dujovne le mintió  a la complaciente y cómplice Mme. Lagarde, del FMI, cuando prometen reducir el deficit a cero sin anunciar ninguna de estas medidas, ni tienen autoridad para dejar de regalar un solo peso de los que hoy regalan por pura demagogia.  Mme. Lagarde me hace acordar a la complicidad que hubo entre su antecesor Camdessus y Menem durante la década del 90, en que el menemismo se robó todo, endeudó el país gigantescamente y salió incólume de su aventura político-delictiva.

Es inútil: con avión sin motor, sin alas y sin piloto, no se puede volar. Tampoco se puede salir de esta crisis con un gobierno totalmente incapaz, mentiroso, demagógico y deshonesto como el que padecemos. Tampoco se lo puede reemplazar por otro mejor porque sus colegas de la “dirigencia” corrupta e inepta son iguales a él (todos peronistas y de izquierda); ni de un pueblo desarticulado, idiotizado y desinformado puede surgir una nueva clase dirigente  capaz, honesta y laboriosa.

¿Le parece todo esto demasiado pesimista? Sí piensa así, le quedaría muy agradecido si me demuestre donde está el error de estas constataciones y de estos argumentos.  No creo que lleguemos a un desastre como el venezolano, pero sí a un estado de pobreza, de rapiña estatal, depresivo y deprimente, que nos reducirá a ser una pequeña republiqueta, sin FFAA, expuesta a ser tomada por asalto en cualquier momento. Los chinos comunistas ya tienen clavados los garfios de abordaje en el costado de esta nave y un pedazo de territorio exento de la soberanía argentina en la Provincia de Neuquén. Ese puede ser uno de los interesados en quedarse con este país a la deriva. No tienen que hacer otra cosa que esperar…

http://www.labotellaalmar.com/

Más en Opinión y Actualidad
Separación Iglesia y Estado: “Esto es un ataque del progresismo”. Horacio Giusto en la TV

https://youtu.be/gpb6Ko5_q4A

Cerrar