Chile: Los puntos sobre las íes

Los acontecimientos que trastornan a Chile suscitan perplejidad. Diversos medios han propagado como verdad absoluta que su causa es la desigualdad socioeconómica. Se plantean “soluciones” cuya orientación izquierdista se hace cada vez más clara… como si el socialismo tuviese capacidad para remediar algo. En realidad, no habra solución alejándonos del orden deseado por Dios y expresado en sus Mandamientos.

Este año, un reporte de Naciones Unidas indicaba a Chile como el país más feliz de América del Sur [1]. Su presidente, Sebastián Piñera, lo calificó hace poco como un oasis de tranquilidad en Iberoamérica. Pocos días después de estas palabras suyas, el oasis parecía un volcán en erupción.

Vista de conjunto de las protestas

Apenas se anunció el alza de la tarifa del metro, piquetes de colegiales del Instituto Nacional (que ya llevaban varios meses causando desórdenes estimulados por agitadores) promovieron la evasión del pago del transporte.


Y súbitamente el país fue tomado por una ola de violencia, saqueos e incendios, los cuales ya han dañado muchas estaciones de metro y locales comerciales, inhibiendo el movimiento económico y acarreando pérdida de empleos. En consecuencia, perjudicando gravemente al pueblo que dicen defender. Los ataques se han extendido a condominios residenciales y estaciones policiales; en suma, el blanco es todo aquello que represente al “sistema” burgués.

Paralelamente, cunden las manifestaciones de calle, pequeñas y grandes, tanto agresivas cuanto pacíficas. Y en las “pacíficas” no es raro que surjan actos violentos. En medio de estos, se han dado espantosas profanaciones de iglesias, señal clara del odio anticatólico de algunos agitadores.

Crucifijo roto.
La moral “burguesa” (o mejor dicho, la moral católica) también es blanco de odio: en los primeros días de protestas se realizó una escandalosa orgía sexual pública, que repercutió en las redes sociales de Internet pero no apareció en la prensa.

La corresponsal chilena de BBC, Fernanda Paúl, comentó a más de tres semanas de iniciados los tumultos, que “ni las autoridades y ni los académicos y expertos han sido capaces de dilucidar qué es lo que realmente quiere la calle y cuán factible es que sus demandas sean satisfechas”; ni siquiera hay “una demanda en particular” [2]. Todos estos hechos han acarreado una disminución del movimiento económico y la pérdida de empleos.

Así pues, como escribió un usuario de Twitter bajo el nombre de “Patriarca”:
“—Querían transporte más eficiente quemando el metro (…)
“—Querían dignidad pero salieron a delinquir
“—Querían mejor educación pero quemaron sus colegios
“—Querían un mejor país pero terminaron x arruinarlo
”.

Una tienda de la empresa Sodimac es incendiada

Esto no puede ser meramente espontáneo

Los primeros actos destructivos fueron demasiado simultáneos para ser espontáneos. Es evidente que no se provoca una actuación de esta envergadura de la noche a la mañana, sin que alguien la promueva, organice, dirija… y financie.

En ese sentido, da mucho que pensar el apoyo inmediato que los violentistas obtuvieron por parte de la izquierda política radical. A su vez, la izquierda política “moderada” dice condenar la violencia, pero asegura que el verdadero culpable es el “sistema” que causa desigualdad, es decir, el que respeta la propiedad privada y el libre mercado.

El 25 de octubre se realizó la mayor manifestación de protesta en Santiago

En cuanto a los manifestantes comunes, si bien sus motivos de descontento son variados, la prensa, en general, sirve de altavoz sólo a las ideas y reivindicaciones revolucionarias. Así, los “moderados” presionan por cambios típicos del populismo socialista: que el Estado quite de las manos privadas servicios como la educación, la salud y la jubilación; o que imponga mayores tributos a los más ricos, para que éstos paguen los gastos de las clases con menor capacidad económica. Los radicales exigen la renuncia del presidente y una nueva Constitución que implante un sistema más justo (léase socialista). Con el paso de las semanas, la prensa ya ha logrado presentar como “verdades” indiscutibles el resentimiento social por la desigualdad y el reclamo por el cambio constitucional.

LEÉ TAMBIÉN:  La peligrosa degeneración moral de la izquierda. Reportaje radial a Agustín Laje

En resumen, los actores parecen seguir un libreto que, de tener éxito, podrá reconducir Chile al sistema que lo llevó a la miseria a inicios de los años 70.

¿Injerencia extranjera?

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, codictadores del socialismo venezolano, insinúan tener relación con los tumultos en Chile

El codictador venezolano Diosdado Cabello afirmó que los disturbios en varios países iberoamericanos son apenas una “brisita” que prenuncia un “huracán bolivariano”. El propio Nicolás Maduro lanzó insinuaciones muy claras sobre ello. ¿Será mera fanfarronada? ¿O sabrán ellos algo que el público no conoce? ¿Hay agentes “bolivarianos” dentro de los cientos de miles de venezolanos en Chile?

Paralelamente, el gobierno norteamericano afirmó que rusos estimulaban la división en Chile, aunque esto fue tajantemente desmentido por el régimen de Putin [3]. Sin embargo, basta visitar las páginas Web de las agencias noticiosas estatales rusas para notar la parcialización de sus publicaciones sobre Chile y Bolivia, hacia todo lo que, en último análisis, favorece a la izquierda.

La información actualmente disponible no es suficiente. Solo el tiempo aclarará si hay una conexión fáctica entre los dirigentes ocultos de las protestas chilenas, el “socialismo del siglo XXI” y el gobierno ruso. Pero nos parece ingenuo no considerarlo posible.

La respuesta del gobierno chileno: Ceder


La respuesta del gobierno hasta ahora se puede resumir en: decretar estado de emergencia; confiar a las Fuerzas Armadas la protección de las calles; dialogar con dirigentes políticos; y, sobre todo, ceder a todo lo que la Izquierda reclama. Actuar como si esta y las masas violentas tuvieran autoridad moral, y pedirles perdón. Su primera concesión fue no aplicar el alza en el metro; la más reciente, prometer una nueva constitución. Cediendo y cediendo, el resultado será entregarles todo en bandeja.

Lo que no se difunde

En muchos lugares, los mismos pobladores de todos las clases sociales se organizan para defenderse. Personas comunes, incluso jubilados (que supuestamente son parte de los indignados con el sistema), ayudan a limpiar los lugares destruidos. Y según las encuestas, hay un amplio sector que apoya que las Fuerzas Armadas cuiden la seguridad pública en la coyuntura actual.

Binomio miedo-simpatía

Al parecer, el comunismo está usando su vieja táctica miedo-simpatía, ya analizada en 1966 por el Prof. Plinio Correa de Oliveira en su libro Trasbordo ideológico inadvertido y diálogo. En el caso chileno, se estaría cultivando en el público una identificación compasiva con los sectores menos favorecidos del actual sistema. Y al mismo tiempo, se le atemoriza con excesos de violencia por parte de los descontentos exaltados.

En un acto de salvajismo extremo, protestantes lanzan bomba molotov a policía motorizado

Como resultado, la opinión pública quedaría más dispuesta a aceptar cambios hacia el socialismo, que supuestamente traerían bienestar a los sufridos y calmarían a los exaltados, permitiendo al país volver a la tranquilidad… pero con el rumbo cambiado.

El progreso económico de Chile se ha debido al respeto a la propiedad privada y la libre iniciativa

El periodista peruano Jaime de Althaus hace una interesante defensa del modelo de libre mercado, establecido en Chile durante el régimen militar. Observa que “fue tan exitoso que la concertación de los partidos Socialista y Demócrata-Cristiano lo mantuvo e incluso mejoró a lo largo de décadas, hasta que el último gobierno de Michelle Bachelet introdujo reformas anti privatistas que frenaron el crecimiento y, por lo tanto, instalaron la angustia en una clase media que se había expandido mucho en las últimas décadas y cuya ilusión de progreso familiar se convertía en muchos casos en la pesadilla de tener que afrontar deudas con ingresos que ya no crecían o desmejoraban” [4]. Es decir que la causa de la desaceleración económica estaría en los cambios obrados por la última presidente socialista.

LEÉ TAMBIÉN:  La abolición del sentido común. Por Juan Manuel de Prada

Son puntos que necesariamente deben sopesarse para establecer directrices de acción. Como dice el economista Vittorio Corbo, expresidente del BCR de Chile, “las causas de estos eventos merecen ser estudiadas con cuidado, y con ello evitar conclusiones apresuradas y políticas equivocadas que echen por la borda el progreso económico y social logrado por nuestro país durante los último 30 años” [5].

Como católicos defensores de la doctrina social tradicional de la Iglesia, estamos convencidos de que los posibles defectos del “Sistema” deben estudiarse y corregirse con espíritu cristiano; la solución no está en destruir aquel y abrazar ciegamente al socialismo.

¿Qué rumbo tomará Chile? ¿Será Piñera el “kerensky chileno del siglo XXI”?

Como vemos, el ambiente es propicio para tomar un camino populista izquierdizante. Tal vez Sebastián Piñera sea recordado como el “kerensky chileno del siglo XXI”, así como el democristiano Eduardo Frei Montalva fue el del siglo XX. Con la diferencia de que la Democracia Cristiana chilena pavimentó el camino al comunismo por complicidad ideológica, y Piñera, aparentemente, lo hace por temor.

Una sociedad sin familia y sin Dios siempre estará descontenta

Mons. Francisco Javier Stegmeier, Obispo de Villarrica (Chile)

Mons. Francisco Javier Stegmeier, Obispo de Villarrica (Chile) ha presentado una luminosa reflexión cuya lectura recomendamos [6].

Indica Su Excelencia que “la causa última y principal” de lo que está viviendo su país “no es la desigualdad social”, sino “la construcción de una sociedad sin Dios”.

Explica que el bienestar material no es suficiente, y pone el ejemplo de Inglaterra, que tiene índices de felicidad mayores que Chile pero ha necesitado crear un “Ministerio de la Soledad».

Señala que “la ausencia de Dios ha llevado a la destrucción de la familia”, y concluye que “estamos cosechando lo que hemos sembrado por decenas de años: ’Pues quien viento siembra, cosechará tempestad’ (Os 8,7). Sólo si nos convertimos a Cristo es posible un Chile mejor”. “Sólo Él, el Dios vivo y verdadero, trascendente y soberano de todo puede ser el fundamento de la paz social”.

Pedimos a Nuestra Señora del Carmen, patrona de Chile, que traiga orden a la nación hermana y la conduzca por las vías de la civilización cristiana, en las cuales está llamada a dar grande frutos de progreso espiritual y material.

https://tradicionyaccion.org.pe/


[3Véase, por ejemplo, estas noticias:
* “El jefe interino de la diplomacia estadounidense para América Latina, Michael Kozak, reveló que en los mensajes de redes sociales relativos a las manifestaciones en Chile identificaron… ’cuentas falsas que emanan de Rusia, que son personas que fingen ser chilenas, pero en realidad todo el mensaje que están haciendo es tratar de socavar todas las instituciones y la sociedad chilena’, dijo. ’Ahora, esto no significa que esa fue la causa de los disturbios en Chile’, concluyó Kozak” (https://www.cnnchile.com/pais/diplomacia-eeuu-cuentas-falsas-rusia-agitando-manifestaciones-chile_20191025).
* “La Casa Blanca informó este jueves que Trump llamó a su homólogo chileno para expresarle su apoyo y denunció que hay ’esfuerzos extranjeros para minar las instituciones’ en el país. … El diplomático estadounidense dijo que Rusia ha incrementado su influencia en América Latina. ’Parece que prefieren a una región dividida y que el debate democrático esté imbuido en el conflicto, lo cual es lamentable’, dijo sobre los rusos” (https://rpp.pe/mundo/actualidad/estados-unidos-acusa-a-rusia-de-exacerbar-division-en-chile-noticia-1227612).
* “’El Gobierno de EE.UU. aprovecha la compleja situación interna en Chile para continuar sus intentos de enlodar la política exterior de nuestro país’, afirmó el viceministro de Asunto Exteriores ruso Serguéi Riabkov… Agregó que esto no es algo nuevo, ya que Washington ’ha utilizado estos sucios métodos en numerosas ocasiones’” (https://diariocorreo.pe/mundo/rusia-rechaza-acusaciones-de-ee-uu-de-intentar-desestabilizar-chile-nndc-920413).

[4Jaime de ALTHAUS, La izquierda gana la batalla de la posverdad, “El Comercio”, https://elcomercio.pe/politica/opinion/la-izquierda-gana-la-batalla-de-la-posverdad-noticia

[5Vittorio CORBO, Luces y Sombras del Chile actual, “El Mercurio”, 10-11-19

Más en izquierda, Opinión y Actualidad
Alberto y Cristina. Por Vicente Massot

La de Alberto Fernández no será una presidencia vicaria, como en su momento resultó la de Héctor...

Cerrar