Dom. Sep 26th, 2021

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Acertadísimo decreto de Macri ante la Corte. Por Nicolás Márquez.

El grueso del espectro político “bienpensante” (incluyendo el que fuera “opositor” al kirchnerismo saliente), celebró con beneplácito cuando el entonces malviviente Néstor Kirchner derrocó a cuatro jueces de la Corte Suprema e impuso en su reemplazo a otros cuatro funcionarios adictos (entre ellos al depravado sexual y regenteador de prostíbulos Eugenio Zafaroni). Sin embargo, ahora por un simple decreto republicano que la Constitución Nacional admite literalmente, todos saltan a la yugular del Presidente Mauricio Macri por que este, tomó una medida confirmadamente legal y cuya constitucionalidad surge de la simple lectura de los artículos que así lo avalan:  99 y 110 respectivamente.

Luego, criticar al Presidente por haber incurrido en una «falta republicana» (mal podría ser antirrepublicana una medida prevista por una constitución republicana) no sólo es un error jurídico sino una pusilanimidad política, esta última bien propia de la corrección discursiva cada vez más frecuente tanto en ambientes de izquierda como de derecha: la tara “bienpensante” no es un defecto ideológico sino fundamentalmente una represión psicológica.

El eurocomunista Raúl Alfonsín puso su Corte adicta en 1983; Carlos Menem tras quitarse su disfraz de Facundo Quiroga hizo lo propio en los años 90´ (no sólo ensanchó la Corte sino que el augusto cuerpo fue presidido por el socio que él mismo tenía en su estudio jurídico en la Provincia de la Rioja –Julio Nazareno-) y Kirchner, como fuera dicho, también impuso su Corte de facto en el año 2003. Pero ahora, el Presidente Mauricio Macri que sí cumple con la Constitución y que como consecuencia de que existe una necesidad y urgencia concreta en poblar el Altro Tribunal (es absurdo suponer que este pueda funcionar con sólo tres jueces), es sindicado como un “déspota” por aplicar las facultades que deliberadamente le reconoce la Constitución a la que él se ha subordinado desde que asumió.

LEÉ TAMBIÉN:  ¿Y si apareciese un outsider? Por Vicente Massot

Por lo demás, no es cierto que aquí haya una “imposición unilateral” del Poder Ejecutivo: los pliegos de estos jueces en comisión (o sea que son jueces provisorios y no definitivos) podrán ser tratados por el Senado ni bien este reanude sus sesiones tras el receso veraniego.

¿De qué “Corte de Facto” habla el cholulaje legalista entonces?.

-“Bueno, bueno” (retrucó un ardoroso devoto del civismo mediático) pero “el poder judicial fue invadido por el Poder Ejecutivo”. Rara invasión: fue el Presidente de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti quien públicamente se manifestó muy conforme con los nombramientos y anticipó con júbilo que él mismo les tomará juramento tanto a Horacio Rosatti como a Carlos Rosenkrantz. Asimismo, vale recordar además que Lorenzetti (Magistrado crápula si los hay) junto con sus adláteres intentó condicionar al futuro gobierno de Macri a horas antes de asumir, al sentenciar desvergonzadamente con seis años de demora la postergada coparticipación dineraria a las Provincias

En rigor de verdad, la crítica del que suscribe para con los Jueces en Comisión designados, en modo alguno se funda en el método seguido por Macri sino en el penoso perfil ideológico de los flamantes Magistrados: uno fue ladero de ese pésimo Presidente que fue Raúl Alfonsín y el otro fue Ministro del ladrón Néstor Kirchner: antecedentes de suyo preocupantes.

Pero al margen de lo dicho ut supra, vale agregar que la Argentina está saliendo como puede de la triste y larga noche populista y por ende, no es momento de pretender escapar del infierno blandiendo mariconadas formales. En efecto, sin vacilaciones políticas y sin el menor sentimiento de culpa hay que celebrar los golpes de audacia que en ese sentido pueda dar un mandatario que, apenas está empezando a gatear desde el subsuelo a sabiendas de que jamás en la historia un Presidente no peronista pudo culminar con su mandato.

LEÉ TAMBIÉN:  ¿Regresa la izquierda en Argentina? debate contra progres de Nicolás Márquez en NTN24

Y si con esta medida “autoritaria” (así la denomina el catecismo linguístico hegemónico) tienen que patalear los zurdos de Página 12, la progresía Stolbizirista o los liberales de manual: pues que chillen. Recuperar el terrible daño que al país le hizo el peronismo no es un asunto que pueda hacerse blandiendo civismo escolar de corte billikenista ni mucho menos agitando principios novelescos extraídos de los libros de autoayuda publicados por Ayn Rand.

El cambio no debe ser sólo formal sino fundamentalmente fáctico, y para cambiar en lo fáctico hay que tomar decisiones osadas y bancarse el costo de las mismas, sea que este costo se lo haga pagar el enemigo que hasta hace una semana detentaba el poder del Estado o los utopistas desencantados porque Macri hace uso de sus funciones pero…el uso de las mismas no es lo suficientemente prolijo conforme según buen sentir de la teleplatea nelsoncastrista o de la sedicente feligresía alberdiana, aunque la norma que habilita la medida hoy cuestionada fue sancionada en el texto de la actual Ley de Leyes en 1853: año en el cual se sancionó la Constitución inspirada por el propio Juan Bautista Alberdi, pensador frecuentemente recordado por los quejumbrosos de coyuntura.

ADQUIRÍ ESTOS TRES IMPERDIBLES LIBROS A UN PRECIO SUPER ESPECIAL: TODO A $450 (ENVÍO INCLUIDO). PROMOCIÓN SÓLO PARA DICIEMBRE NAVIDEÑO 2015.

AVISO IMPORTANTE: Tras efectuar la compra enviá tus datos postales al siguiente correo: [email protected] y luego te serán enviado los ejemplares de inmediato!.

Adquirilos clickeandó en la siguiente tarjeta promocional:

Navidad

Más en Opinión y Actualidad
La recuperación progresiva de la libertad. Por Nicolás Márquez.

Que el Estado decida robarle menor cantidad del fruto de su trabajo al campo al bajar las...

Cerrar