Carta abierta al Arzobispo Marcelo Sánchez Sorondo. Por Cosme Beccar Varela 

Marcelito: así empiezo esta carta por dos razones: primero, porque ese es el único nombre con que te conocí y te traté cuanto tenías 15 años y formabas parte del glorioso grupo de la revista “Cruzada” que fundamos en 1956 para combatir los errores del comunismo, del socialismo y del liberalismo y defender la doctrina católica. Te sumaste a ese noble “cruzada” y juntos hicimos aquella hazaña de intentar tomar el Rectorado de la Universidad de Buenos Aires, más o menos en 1958, mientras sesionaba su Consejo Superior encabezado por el marxista Risieri Frondizi, mientras sus hordas de igual ideología ocupaban la Facultad de Derecho. Estuvimos juntos adentro hasta que debimos retirarnos forzados por la embestida de una parte de dichas hordas que entraban por todas la ventanas de la calle Viamonte. Después de eso no te volví a ver hasta que un día, estando yo de visita en la casa de tu padre poco antes de su muerte, en el 2011,llegaste con tu “clergyman” y cara de pocos amigos y hablamos unos pocos minutos.

Y en segundo lugar porque tu conducta de los últimos años no me inspira llamarte “Reverendo” ni con ninguna otra expresión que implique reverencia a un estado clerical que según parece, has resuelto tracionar, junto con la verdadera fe y la buena doctrina.

Tan es así que te pregunto si todavía crees que existe el infierno. Porque si lo crees, estás actuando de una manera tal que pareciera que no te importa ir a parar a él, junto con muchos otros clérigos, compañeros de tu traición. Y si no lo crees, cosa que es posible dada tu total desfachatez, entonces sería honesto que no sigas engañando a los fieles católicos con tu título arzobispal y tus oropeles y canonjías de canciller de la Pontificia Academia para las Ciencias, entre los cuales se encuentra tu residencia-oficina nada menos que en la Casina de Pío IV, palacio maravilloso del siglo XVI ubicado en los magníficos jardines vaticanos donde, seguramente, contarás con varios servicios que contribuirán a tu placentera vida de abandono de los principios a los cuales fuiste fiel cuando eras adolescente.

No voy a hacer ahora la lista de tus falsedades perniciosas. No la tengo porque cada vez que me enteraba de una -y son varias, sobre todo en este pontificado- me limitaba a indignarme mucho, sin tomar nota. Sólo quiero mencionar una de las últimas que es, tal vez, una de las peores.

Según el noticiero de “Vatican Insider” hace “apenas unos meses atrás (Mons. Sanchez Sorondo) visitó Beijing por primera vez. Regresó a Roma entusiasmado.” Y al volver dijiste, entre otras cosas: “En este momento, los que mejor realizan la doctrina social de la Iglesia son los chinos”…”“La economía no domina a la política, como ocurre en Estados Unidos, dicho por los mismos estadounidenses. ¿Cómo es posible que las multinacionales del petróleo manejen a (Donald) Trump? Cuando, sabemos, que eso está haciendo mal a la tierra”.

LEÉ TAMBIÉN:  Sorondo encontró una china. Por Miguel De Lorenzo

Jamás me imaginé que alguien, mucho menos un prelado, podía decir semejante mentira. ¿No sabes que China sigue siendo tiranizada por el partido comunista y que su sistema político-económico se caracteriza por un estatismo totalitario que nada tiene que ver con las magnificas Encíclicas de la Doctrina Social de la Iglesia expuesta brillantemente por los Papas Pio IX, Leon XIII y San Pio X, entre otros? Tal vez hayas querido decir que los chincos comunistas aplican la “doctrina social” postconciliar. Pero ni aún eso sería verdad porque los “ínclitos” padres conciliares si bien NO QUISIERON renovar la condena contra el comunismo -menos 270 obispos que lo pidieron expresamente pero fueron rechazados por Paulo VI-, tampoco se atrevieron a canonizar el comunismo adoptándolo como versión oficial actualizada de la doctrina social de la Iglesia.

¿Y por qué te sumaste, al mismo tiempo, al ataque contra EEUU que es una de los objetivos principales de los países supuestamente ex-comunistas Rusia y China? ¿Cómo puedes negar que la política, la política comunista, domina la economía china? ¿Crees seriamente que los grandes “capitalistas” chinos son realmente dueños privados y ajenos al Estado de las grandes empresas que el partido puso a su nombre para fingir que han evolucionado hacia el capitalismo?

¿No te das cuenta que tu elogio a China comunista favorece los planes de esa gigante rojo para penetrar en los países católicos de Iberoamérica, incluyendo la argentina, donde ya tienen un pedazo de territorio en Neuquén cuya soberanía les entregó el kirchnerismo y que Macri está empeñado en consolidar la injer3ncia china en nuestro país?

Es imposible que no estés enterado de lo que sufren los católicos chinos, perseguidos siempre por el Estado comunista, como lo denunció el Cardenal arzobispo emérito de Hong Kong Joseph Zen Ze-kiun, quien recientemente declaró: “¿Es que se puede tener algo en común con un régimen totalitario? O te rindes, o aceptas la persecución siendo fiel a tus convicciones. ¿Cabe imaginar un acuerdo entre San José y el rey Herodes?” Y añade: “¿Está vendiendo el Vaticano a la Iglesia Católica china? Sí. Sin ninguna duda, si avanzan en la dirección claramente indicada por todo lo que han hecho en los últimos meses y años. ¿Seré yo el mayor obstáculo al acuerdo entre el Vaticano y China? Si es un acuerdo malo, me alegro muchísimo de ser un obstáculo.”

Y una carta dirigida a los Obispos del mundo, firmada por varias personalidades, denuncia: “El Partido comunista chino, bajo el liderazgo de Xi Jinping, ha destruido cruces e iglesias en varias oportunidades y la Asociación Patriótica mantiene su control sobre la Iglesia con mano dura. La persecución religiosa jamás se ha detenido. Xi incluso aclaró que el Partido va a reforzar su control sobre las religiones. De esa manera, no hay posibilidad de que la Iglesia pueda gozar de mayor libertad. Es más, el Partido comunista chino tiene en su haber una larga historia de no haber mantenido sus promesas.”

LEÉ TAMBIÉN:  La visita del presidente chino como oportunidad - Por Rosendo Fraga

Es evidente que tu viaje a China comunista y tus inauditas declaraciones forman parte de la nueva “ostpolitik” vaticana, o sea, una aproximación al comunismo de la cual éste es el único que sale ganando y los valientes católicos fieles de la China salen perdiendo terriblemente. Según la Agencia “Asia News”, “la Santa Sede pide a un obispo fiel que renuncie para que su puesto lo ocupe un obispo cismático. La Santa Sede ha pedido a Mons. Pedro Zhuang Jianjian, obispo de Shantou (Guangdong), que se retire para dejar el puesto a un obispo cismático, y por tanto excomulgado, de la Iglesia Patriótica china. El obispo fiel rompió a llorar y se ha negado a obedecer.”

Eso mismo el Vaticano está intentando para imponer otros siete obispos nombrados por el gobierno comunista, o sea obediencia al partido y apóstatas del catolicismo, como obispos “legítimos” en diócesis que hasta hoy son perseguidas y sus obispos fieles han desaparecido o están encarcelados.

En cuanto a la economía china todos saben que se basa en un férreo control del Estado y en el trabajo forzado de millones de obreros y empleados pagados a sueldos ridículamente bajos. La “mano de obra” es mano esclava. ¿Eso te parece “fidelidad a la doctrina social de la Iglesia”?

El Padre Sanahuja en su libro “Poder global y religión universal” (pag. 178) menciona un acto tuyo que revela que no sólo has abandonado las buenas ideas de tu adolescencia sino que has adoptado las del laicismo enemigo de la Iglesia. “El 18 de Abril del 2016, dice un comunicado oficial, que *en el curso de una colorida ceremonia interreligiosa con cantos budistas, oraciones zoroastrianas y tambores sijes en el *Church Center for the UN*, el Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el embajador Mogens Likketoft, recibió la *Declaración Interreligiosa a los líderes políticos sobre cambio climático*, firmada por 270 dirigentes religiosos de alto nivel de todas partes del mundo…Entre los más destacados firmantes figuran…el Obispo Marcelo Sanchez Sorondo…”, junto con budistas, entre ellos el “milenial” Stephen Chiu, de la fundación internacional budista “Tu-Chi Foundation”, que fue quien entregó la “Delaración” al  mundo.

Lamento muchos que te hayas vendido de esta manera. Debo decirte que las fotos tuyas más recientes que he visto, casi siempre acompañado por algún personaje internacional nefasto, abortista entre otras cosas, y muchas veces con el trasfondo de alguna sala de la magnífica Casina de Pio IV, me muestran la cara de un hombre malo. Le pido a Dios que te cambie el corazón antes de que sea tarde.

PD: Esta carta fue mandada al “e-mail” del Arzobispo al Vaticano.

http://www.labotellaalmar.com/

Más en Opinión y Actualidad
Ni cerca del abismo ni en un jardín de rosas. Por Vicente Massot

Nuestro país no se halla en una situación ni remotamente parecida a la que precedió al estallido...

Cerrar