Carta abierta a los militares argentinos. Por Juan José Gómez Centurión

Estimado Camarada,
Habiéndose iniciado la campaña para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), quiero renovarle como precandidato a la Presidencia de la Nación Argentina por el Frente NOS mi afecto y consideración, cualquiera sea su jerarquía y situación de revista.
Desde hace años, diría desde la misma vuelta de la democracia en 1983, venimos escuchando promesas de reformas en las Fuerzas Armadas, que en la práctica no resultaron más que sucesivas adaptaciones a presupuestos decrecientes, con la complacencia del poder de turno. La decadencia se fue manifestando en todos los órdenes y llegamos a la situación inédita en el mundo de FFAA humilladas y perseguidas desde el propio Estado que las cobija, como sucedió en particular durante los doce años del kirchnerismo. Lamentablemente muchos integrantes de las FFAA fueron seducidos y confundidos y terminaron siendo engranajes de una máquina que no dudó en acabar con las carreras de brillantes soldados por razones de sangre o ideológicas.
En 2015 creímos que comenzaba una nueva etapa, que definitivamente rompíamos con la inercia del pasado para iniciar el camino de la reconstrucción del Sistema de Defensa. No fue así, y nos encontramos ante una nueva decepción. Promesas incumplidas, planes dejados a un lado en nombre del oportunismo, la coyuntura económica, la ignorancia y la falta de apego a lo nacional. El resultado es un sistema que profundiza su deterioro y que este año alcanzó el record del menor presupuesto real de la historia de las FFAA. Ese deterioro tiene su correlato en accidentes, pérdidas de vida y patrimonio, crisis vocacionales y debilitamiento del sistema hasta su incapacidad para cumplir su misión. Ni la tragedia del ARA San Juan, ni la tercerización de la Defensa de nuestra Patria durante la cumbre del G-20, ni el lapidario informe del año 2018 del Fiscal Di Lello sobre la dramática situación de la Defensa Nacional han conmovido a este gobierno o a la oposición.
En las últimas semanas hemos visto como desde el gobierno se ha procurado un acercamiento tardío a las FFAA, en un inocultable intento por recuperar el llamado “voto militar”, dado los mensajes negativos percibidos por los armadores de la campaña. Lo considero un desprecio a su inteligencia. Usted es además un ciudadano, tal vez con familia, que vive la decadencia moral y social y la dificultad económica todos los días.
Estoy convencido que no solamente compartimos las inquietudes sobre el futuro de la Defensa de espacios terrestres, marítimos, aeroespaciales y cibernéticos, soberanos, usurpados y pretendidos, sino que también, mayoritariamente, somos defensores de la vida desde la concepción y hasta la muerte natural, así como de los valores y tradiciones que hicieron grande a nuestra Nación. El frente NOS no duda en este aspecto y tiene un mensaje inequívoco, como se puede ver en todos nuestros canales de comunicación. ¿Si el Estado no puede garantizar la vida del ser más indefenso cómo suponemos que podrá garantizar otros derechos?
Nos quieren convencer que no es hora de pedir a la clase política, sino de impedir: de impedir que el otro siga o vuelva al poder. Desde el Frente NOS no caemos en esa trampa y esperamos que todos los argentinos que comparten nuestros valores nos acompañen el próximo 11 de agosto. Somos muchos, falta que marchemos juntos. Sin especulaciones oportunistas y mirando hacia el futuro.
Con mi compañera de fórmula, Cynthia Hotton, estamos convencidos que contamos con el equipo y las propuestas necesarios para RESCATAR ARGENTINA. Le adjunto las más importantes en materia de Defensa Nacional, el resto podrá encontrarlas en nuestros canales digitales de comunicación.
Lo invito a acompañarnos. Un abrazo y ¡DIOS BENDIGA A LA ARGENTINA!
prisioneroenargentina.com
LEÉ TAMBIÉN:  30 años de La Tablada: mentiras y verdades. Por José D'Angelo
Más en Guerra Antisubversiva, Opinión y Actualidad
Contrato vencido en Derechos Humanos. Por José D’Angelo Rodríguez

Los argentinos somos víctimas, desde hace muchos años, de un engaño que es origen y causa de...

Cerrar