Cada vez más cerca de Rusia y China y más lejos de Dios – Por Cosme Beccar Varela

La semana pasada estuvieron en este país (observe que no digo «nuestro país» porque a mí no me queda ni un milímetro de lo que era) Putin, el tirano de Rusia y ex coronel de la KGB y el presidente de China comunista cuyo nombre no vale la pena escribir porque es una ensalada de letras que no concuerdan. A los dos los recibió la usurpadora local con toda clase de zalamerías y honores, al tiempo que aprovechaba para atacar a los EEUU.

Si a esto le asumamos las numerosas manifestaciones de amor por la Cuba castrista, por la Venezuela de Chavez y por los demás países de Iberoamérica que han caído bajo el yugo de la izquierda, no es posible negar que nuestra deriva hacia un implantación de un Estado comunista aquí es cada vez más notoria.

Con la China se firmaron 20 acuerdos («La Nación», 19/7/2014, pag. 1 y 20). Es poco probable que todos sean para «asegurar inversiones» en el país. Por el antecedente que ya he mencionado otras veces de la firma de Tratados chinos con otros países muchos menos dados al marxismo que este, por ejemplo con Australia, es muy posible que alguno de esos 20 tratados contenga la obligación de este país de recibir inmigrantes chinos, en pareja, por un número que, en el caso de Australia, fue de 500.000. Es probable que aquí sean más.

Con eso queda garantizado que en cinco años habrá millones de chinos nacidos en la argentina, todos ellos dependientes del gobierno comunista chino por el cual serán teledirigidos. Cualquier desobediencia es castigada con la muerte, como puede verse de vez en cuando en las nutridas páginas policiales de los diarios. Los diarios dicen que esas muertes son causadas por la «maffia china», yo las atribuyo a la tiranía comunista de la China.

LEÉ TAMBIÉN:  Reserve su ejemplar de “Perón el fetiche de las masas, biografía de un dictador argentino”

De hecho, cada vez se ven más chinos por todas partes de la ciudad. Una de las actividades a que se dedican con más asiduidad es a montar «supermercados» lo cual les da un contacto directo con la población. Pero además, ya tienen dos Bancos importantes, el ex Banco de Boston que ahora tiene el nombre de un Banco oficial del gobierno comunista chino, y el HSBC. Además, son dueños de una importante compañía petrolera en sociedad con los idiotas útiles Sres. Bulgheroni y no sé de cuantas otras empresas distribuidas por todo el país.

La capacidad financiera de la China comunista es enorme. Sólo imagínese que en China hay por lo menos 1.000 millones de trabajadores que ganan por mes una miseria y producen por valor muy superior a lo que cobran. La famosa «plusvalía» de Marx se ha hecho una estruendosa realidad en la China marxista. De manera que si, por ejemplo, el obrero gana u$s100 por mes y produce u$s500, el Estado chino se queda mensualmente con 400.000 millones de dólares de «plusvalía». Con eso pueden comprar muchas cosas, entre ellas a los corruptos pro-comunistas de este desgraciado país.

Con su siniestra cara en riestre, el Presidente de China dijo que el nuevo acuerdo con la argentina «es un acuerdo de asociación integral», «como una política de Estado que comenzará una etapa fundacional en la relación bilateral» («La Nación», 19/7/2014, pags. 1 y 20).

Entre esos acuerdos se menciona uno entre los Bancos Centrales de los dos países por u$s11.000.000.0000 «dirigido a fortalecer el nivel de reservas del BCRA» («La Nación», edic. cit, pag. 20). ¡Mentira! Esos dólares no son dólares, son moneda china que sólo sirve para comprar en China y no se pueden cambiar por dólares.

LEÉ TAMBIÉN:  Los ángeles de Francisco - Por Pedro Corzo

Las importaciones chinas de la argentina aumentaron, desde que los Kirchner usurparon el poder, en un 1.200%. Esto nos hace chino-dependientes cada vez más. A eso, el Presidente chino le llama una «asociación integral». Yo la llamaría una dependencia colonial creciente de esta destartalada nación bajo el enorme país asiático comunista.

En cuanto a Putin, se limitó a mostrar su cara de KGB en Buenos Aires, con una sonrisa helada y perversa, al mismo tiempo que mandaba hacer explotar en el aire un avión de la Malaysian Airlines con 300 inocentes pasajeros civiles a bordo.

Vino a tomar posesión de su poder ya firme en Iberoamérica, a partir de sus bases en Cuba y en Venezuela. Individuo inmoral, despreciable y desagradable, comunista con una fortuna robada de más de 20.000 millones de dólares, ese es desde hace un tiempo uno de nuestros amos.

Mientras tanto, los «buenos patriotas» locales se entretienen patrocinando causas justas pero que eluden la principal: librarnos de esta tiranía sin lo cual no hay nada dicho ni nada hecho por los medios que la Constitución pone a nuestra disposición (art. 36). Porque al tiempo que nos unimos cada vez más a los comunistas ateos, nos alejamos cada vez más de Dios Nuestro Señor.

Fuente: http://www.labotellaalmar.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
El falso argumento del estado de bienestar para restringir la inmigración – Por José Benegas

En un artículo anterior que no tiene relación con este tema hablé de la diferencia entre los...

Cerrar