Ayuden a Macri ¡No lo voten en la PASO! Por Pedro Rafael Mercado

Estas líneas no han sido escritas para los macristas furiosos. No pretenden iluminar a los fanáticos de los globos amarillos, para quienes “el mauri” canta mejor que Freddie Mercury, y se mueve en el escenario con más gracia que Julio Bocca. No van dirigidas estas palabras a los simpatizantes macristas que hasta le aplaudirían una fórmula con la mamá Hebe, si esa hubiera sido la decisión del titular de la Casa Rosada. Con los macristas de piel no hay mucho para discutir.

El virus “peronista” se les ha inoculado en el cerebro, y así como pasaba con “El General”, todo le es permitido al caudillo. Al fin y al cabo, resulta natural que así sea. Somos argentinos, y todos los argentinos tenemos en nuestro ADN un culto irracional al personalismo.

Tampoco estas líneas van dirigidas a quienes, como yo, pertenecemos a esa categoría de los desencantados terminales del macrismo. Tanta ha sido nuestra desilusión y nuestro desencanto, que le terminamos bajando la persiana al Mauri. Los que adoptamos este camino, tampoco somos muy racionales en nuestra postura. Nuestro rechazo proviene del despecho de la traición consumada. Del dolor que atraviesa todos los poros de la piel y llega a las entrañas.

Yo, como muchos otros que votamos a Macri pensando en nuestros camaradas presos, nos ilusionamos con festejar juntos su libertad. Imaginamos una Argentina donde los militares y las víctimas del terrorismo dejáramos de ser los desechables de la historia. Y nuestra decepción es tan, pero tan profunda, que supera ampliamente los límites humanos de la razón. El mismo culto irracional al personalismo se traduce en un rechazo tan visceral, que hasta el apellido Macri despierta nuestro encono. Tampoco a ese “nosotros” van dirigidas estas reflexiones.

Estas palabras van dirigidas a los racionales de la política. A esos que, a diario, y a veces con mucho afecto, intentan corregirme en mi apoyo incondicional a Juan José Gómez Centurión. Porque tal vez con alguna razón, sostienen que apoyar a alguien distinto que al Mauri, es hacerle el juego a la Cris. Van dirigidas a aquellas personas que, como yo, rechazan el aborto y la ideología de género; les molesta, al igual que a mí, el coqueteo de Macri con la izquierda; y quisieran, al igual que yo, que los militares detenidos por haber combatido al terrorismo puedan volver a sus hogares.

LEÉ TAMBIÉN:  30 de octubre de 1983... 26 de octubre de 2015: Reminiscencias... - Por Humberto Bonanata

La diferencia con los desencantados terminales es que este sector está dispuesto a perdonarle al Mauri sus deslices. Sostienen, quizás con alguna razón, que la república está en peligro, y que no es la hora de buscar otro rumbo. Es Macri o Venezuela. Tenemos, sostienen, que cerrar filas con el macrismo, y esperar que en un segundo mandato el Mauri pueda transformarse en el líder que todos soñamos.

A todos ellos le digo que la única forma que tienen para transformar en positivo el liderazgo de Mauricio Macri es no votarlo en las PASO. La solución a todos sus desvelos está en votar en las Primarias al candidato del NOS, al héroe de Malvinas, Juan José Gómez Centurión. ¿Me volví loco? No, para nada. No tengo ninguna duda que lo más racional, útil y estratégico de cara al futuro es votar al que tanto critican los racionales de la política como funcional al cristianismo.

¿Quieren al mismo Macri de hoy, al Macri pusilánime y temeroso de las reacciones de la izquierda? ¿Quieren al Macri Progre de los pañuelos verdes y de la Argentina Gay Friendly? ¿Quieren al Macri que promovió que la ley del 2 x 1 no fuera aplicable a los militares? ¿Quieren al Macri timorato de Marquitos Peña y de Durán Barba? O ¿preferirían a un Macri que se incline de vuelta a la derecha que lo acompañó desde sus inicios? ¿Quieren a un Macri que enfrente a las “Orgas” de Derechos Humanos, o prefieren al Mauri del presente, a esa caricatura desdibujada que nació por derecha y que se vuelve cada día más progre?

Como discuto todos los días con ustedes en las redes, tengo muy claro que preferirían al Macri que algún día yo también soñé. ¿Y piensan que votándolo como focas aplaudidoras lo van a conseguir? Ustedes son inteligentes, y saben perfectamente que todos los políticos, incluido el Mauri, se mueven por los votos. Usen entonces la cabeza y entiendan que la única forma de que Macri deje de inclinarse hacia el progresismo cultural es demostrarle lo que se pierde con estas acciones. Si el día después de las PASO su Mauricio despertara sabiendo que el 15 o el 20 % de su electorado se inclinó por Gómez Centurión entendería el mensaje. Y seguramente daría un golpe de timón hacia la derecha acercándose a lo que todos soñamos alguna vez.

LEÉ TAMBIÉN:  Una campaña marcada por la mediocridad. Por Roberto Cachanosky

Si, por el contrario, en las PASO Macri se encuentra con los votos cautivos de siempre, no necesitará cambiar nada. Equipo que gana no se toca dice el lema deportivo, y de esa forma tendremos a Marquitos Peña y Durán Barba para todo el segundo mandato. Y tendremos a un Macri que podrá seguir coqueteando tranquilo con el zurdaje, total, las focas de la derecha lo seguirán aplaudiendo.

Así que, mis amigos macristas racionales, la pelota está en su terreno. Las esposas de los militares detenidos, los camaradas de armas a quienes los desvela que vuelva la Cris, los conservadores temerosos a perder la república, ahora tienen claro cuál debería ser su voto útil, estratégico e inteligente en las próximas PASO. Total sólo se trata de una gran encuesta pagada por todos los contribuyentes.

Usen bien su dinero. Si siguen insistiendo en apoyarlo al Mauri en las primarias, todo bien, pero no me sigan corriendo con la irracionalidad de quienes apostamos por Gómez Centurión. En tal caso, serán tan irracionales como yo, que, habiendo quemado las naves, me he decidido por apoyar a NOS hasta las últimas consecuencias. Ustedes, que todavía tienen la cabeza fría, votando a Gómez Centurión en las PASO le estarán haciendo un gran favor a su líder, recordándole al Mauri por qué lo votaron hace cuatro años atrás.

Más en Opinión y Actualidad
Alberto Fernández y los tres monos de Nikko. Por Malú Kikuchi 

En Nikko, Japón, existe una famosa escultura en madera de tres monos sabios, uno se tapa los...

Cerrar