Vie. Oct 15th, 2021

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

Aníbal F. acusaría a Scioli por la denuncia de Lanata mientras se recalienta la justicia federal – Por Carlos Tórtora

La relativa calma que imperó últimamente en la justicia federal podría cambiar rápidamente en los próximos días, de acuerdo a distintos indicadores que se van sumando. Ayer, por ejemplo, la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal suspendió la designación de Claudio Vázquez como conjuez de la Cámara Federal de Casación Penal, quien había reemplazado al camarista Luis María Cabral. La Sala I ordenó que Casación designe al reemplazante de Cabral, al suspender los artículos de la ley que establece que los subrogantes son designados por el Consejo de la Magistratura de la Nación. La Cámara también rechazó reponer a Cabral en su cargo de Casación. Se trató de un golpe que el gobierno esperaba pero que no por ello dejó de inquietar en el cristinismo.

También sería inminente que la Sala I de la Cámara de Apelaciones especifique qué parte de la causa Hotesur fue declarada nula en la audiencia donde también se resolvió apartar al juez Claudio Bonadío. Romina Mercado, en su carácter de presidente de la firma Hotesur, había solicitado la nulidad de una pericia contable ordenada por Bonadío. Con dos votos contra uno, la Sala I falló a favor de la empresa de Cristina Kirchner y evitó que el magistrado accediera a los resultados de los peritajes mencionados. En este caso, hay seguridad en la Casa Rosada acerca de que los camaristas se volcarán a favor de la postura que más conviene a la familia presidencial, esto es, que muy poco quedaría en pie de lo actuado por Bonadío.

El tercer tema a punto de recalentarse es la situación de Eduardo Freiler, camarista de la Sala I denunciado ante el juez federal Rodolfo Canicoba Corral por Ricardo Monner Sans, en su calidad de presidente de la Asociación Civil Anticorrupción, por haber incurrido en alguna irregularidad o delito al ser propietario de una financiera en Puerto Madero. Simultáneamente, el diputado Manuel Garrido, que apoya a Margarita Stolbizer, hizo una presentación ante el Consejo de la Magistratura pidiendo que se investigue si la participación de Freiler en Minning Pride S.A. viola el Reglamento de la Justicia Nacional (Acordada del 17/ 12/ 52 de la Corte Suprema de Justicia). El artículo 8° de la misma establece que “los magistrados, funcionarios y empleados deberán observar una conducta irreprochable” y -agrega más adelante- “especialmente están obligados a (inciso J) no ejercer el comercio ni actividad lucrativa alguna sin autorización de la respectiva autoridad de superintendencia”.

LEÉ TAMBIÉN:  La Mentira del Abuso Sexual. Por Nicolás Márquez

Otra de los tres fundadores de Minning Pride es Carla María Lago, la esposa del abogado Alfredo “Freddy” Lijo, un letrado muy influyente en el fuero federal porteño y hermano del juez federal Ariel Lijo, que lleva, entre otras causas críticas, el caso Ciccone. Freddy invita todos los años a jueces y fiscales a pasar unos diez días en Londres para realizar un seminario en Cambridge denominado “The Cambridge International Symposium on Economic Crime”.

El caso es que por estos días Freiler estaría convencido de que están por difundirse nuevas acusaciones -de contenido económico- en su contra. El camarista pidió entonces una audiencia con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, a quien le pidió que lo respalde ante los ataques que está sufriendo y los nuevos que se avecinan. Lorenzetti, diestro en no comprometerse, habría eludido toda definición.

Una guerra que recién empieza

Pero lo anterior sería de menor voltaje político que el tembladeral generado por la denuncia que involucra a Aníbal Fernández con el triple crimen de General Rodríguez y el tráfico de efedrina. El fiscal federal Gerardo Pollicita investiga nueve pistas contra al jefe de Gabinete y precandidato a gobernador bonaerense por la protección política que habría dado a los autores del Triple Crimen de la efedrina.

Hasta ahora tenía ocho pistas principales pero ahora se sumó la entrevista en la que Martín Lanatta, condenado a cadena perpetua por el asesinado de Sebastián Forza y sus dos socios, dio al programa “Periodismo Para Todos” apuntando contra Aníbal. El juez federal Ariel Lijo quedó a cargo de la causa, cuyo alto impacto mediático no consiguió impedir que el polémico jefe de gabinete le ganara a Julián Domínguez la candidatura a gobernador de Buenos Aires. Como se sabe, el flamante candidato es famoso por su combatividad y en los últimos días se habría reunido con varios magistrados federales para transmitirles un mensaje. Les habría dicho que el autor intelectual de la operación en su contra, es decir la entrevista de Jorge Lanata con el condenado Martín Lanatta, no sería otro que Daniel Scioli. Para Aníbal F., Scioli habría acordado con Héctor Magnetto la operación en su contra como una maniobra desesperada para evitar que él ganara la PASO bonaerense del FpV. Según esta interpretación, el plan sciolista habría consistido en producir un rechazo muy importante contra él en el electorado, lo que debería producirle a su vez una gran pérdida de votos asegurándole de este modo el triunfo a Domínguez, lo que finalmente no ocurrió.

LEÉ TAMBIÉN:  Nicolás Márquez: el escritor de la garra política. Por María Lilia Genta

Ahora la guerra entre el candidato a presidente y el candidato a gobernador del oficialismo está escalando, mientras CFK va dando muestras de que respalda al jefe de gabinete. Éste, que durante muchos años fue un fuerte operador del gobierno en Comodoro Py, empezaría ahora a paladear su revancha. Por lo pronto, Aníbal F. estaría alertando a la presidente acerca de que Scioli intentaría montar su propio lobby en Comodoro Py. El objetivo del ex motonauta sería estar en condiciones de eliminar la influencia de los operadores de Cristina en la justicia federal, si él asume el 10 de diciembre la presidencia. La contraofensiva del jefe de gabinete incluye denunciar al juez federal Rodolfo Canicoba Corral como el principal operador de Scioli en Comodoro PY Canicoba -siempre según esta versión- actuaría en tándem con un supuesto prestanombre de ciertos negocios en los que participa. Se trata del presidente de Aguas de Buenos Aires (ABSA), Guillermo Scarcella.

En el entorno del gobernador se menciona a Scarcella como un influyente gestor de negocios varios que cultiva el perfil bajo y a Canicoba como el sucesor de Oscar Parrilli en la AFI.

Obligados a transitar juntos una larga campaña electoral, no por ello Scioli y Aníbal estarían dispuestos a firmar la paz.

Fuente: http://www.informadorpublico.com/

Más en Opinión y Actualidad
Oktubre será tarde – Por Humberto Bonanata

“El kirchnerismo no tenía un candidato a Presidente. Tuvo que alquilar un vientre para ir...

Cerrar