Al garete. Por Vicente Massot

No deja de resultar curioso lo que viene de ocurrir entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta. Muchos suponen que han acreditado, en más de diez años al frente de la administración pública de la ciudad de Buenos Aires y luego de la Nación Argentina, una competencia innegable. Otros, en cambio, insisten en que son unos incapaces. Pero más allá de las simpatías y antipatías que susciten en nuestra sociedad, nadie que no fuese un intolerante o un necio podría negarles rodaje futbolero. El actual presidente de la Nación fue el más exitoso dirigente del club Boca Juniors de la historia. El lord mayor de la ciudad capital de la república, por su parte, si bien nunca formó parte de las sucesivas comisiones directiva de Racing Club, es un seguidor desde chico del equipo de Avellaneda, que alguna vez —con suerte esquiva— presidió su padre. A ninguno de los dos, pues, podía pasarledesapercibido lo que significaba la final de la copa que debía disputarse en el estadio de River el sábado pasado.

Por si faltasen episodios capaces de trasparentar la índole salvaje de las barras bravas, hace menos de un mes el clásico rosarino debió jugarse fuera de la principal ciudad de Santa Fe, sin público. Cualquier persona sabía lo que podía esperarse de las hinchadas de Rosario Central y de Newell’s. Siete días atrás —poco más o menos— la policía metropolitana había demostrado un grado de incompetencia alarmante frente a las hordas de All Boys. Unos cuantos inadaptados lograron hacer que retrocediesen casi en desbandada los efectivos enviados para ponerle coto a la violencia que se había desatado —no sin que, a la par, chocasen entre sí algunos de los patrulleros desplegados en la zona. Un verdadero bochorno al que nadie en el Ministerio de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires le prestó la atención debida.

Es posible que tanto Macri como Rodríguez Larreta se hayan despreocupado del asunto comprometidos —como seguramente estaban— en ultimar los preparativos de la reunión del Grupo de los 20. Para eso —se supone— habían sido nombrados Patricia Bullrich y Martin Ocampo, encargados ambos de los temas concernientes a la seguridad pública, a nivel federal en el caso de la primera, y en el ámbito metropolitano, el segundo. El hecho de que resultaran dos improvisados en la materia, a sus jefes nunca pareció importarles demasiado. La ministro, es cierto, tiene más temple que su ex–par de la ciudad. Es una mujer enérgica, de armas llevar, lo cual no quita que al momento de asumir una responsabilidad de tamaña trascendencia, de la cuestión supiese tan sólo lo elemental. Hay áreas gubernamentales que, en general, a la gente del Pro les molestan. Por eso Gustavo Arribas se halla al frente de la Secretaria de Inteligencia y Oscar Aguad es el titular de la cartera de Defensa. En una palabra, cualquier amigo puede ocupar, en cualquier momento, cualquier cargo. Bullrich está donde está en razón de que Emilio Monzó, conociendo su temperamento, le pidió a Macri en diciembre del 2015 que la sacara del bloque de diputados. En cuanto a Ocampo recaló en el ministerio de la mano de Angelici.

LEÉ TAMBIÉN:  La guerra nuestra de cada día. Por Carlos Alberto Montaner

Macri, aun con sus conocimientos del tablón, había incurrido en la ingenuidad o tontería —como se prefiera definírselo— de decir que deseaba que en los dos partidos —el de ida y el de vuelta, que definirían la Copa Conmebol— se permitiese el ingreso a los estadio de Boca y de River de las hinchadas visitantes. ¿Alguien podría imaginar qué hubiera pasado el día sábado si los simpatizantes xeneizes hubieran poblado la tribuna alta que da sobre la Avenida Figueroa Alcorta? Por suerte, nadie le llevó el apunte. Ni siquiera su amigo multifuncional Daniel Angelici, que se permitió, conjuntamente con su igual de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, desautorizarlo sin pedirle permiso.

Si Martin Ocampo, responsable en mucho mayor medida que Patricia Bullrich de lo acontecido en Núñez, hubiera tenido un mínimo de competencia habría puesto en práctica algo que entre nosotros expusiera uno de los tres más agudos filósofos de las calles porteñas —junto al Bambino Veira y Luis Barrionuevo—, Carlos Salvador Bilardo, hace más de dos décadas: “Hay que mandar un micro falso primero de carnada y después uno sin plotear con los jugadores”. Las mañas del ex–jugador de Estudiantes y ex–director técnico de la selección campeona en México, en l986, enseñan más que los libros de texto en estos avatares. Claro que sólo Dios sabe si Ocampo siquiera tenía una idea remota de quien estamos hablando.

El papelón —como era de esperar— recorrió en segundos el mundo, justo cuando el país se apresta a recibir a los principales jefes de estado del planeta. No es necesario tener demasiadas luces para darse cuenta de que las fuerzas, mal adiestradas y peor dirigidas, que
habían demostrado su impotencia frente a los All Boys difícilmente podrían tener éxito frente a los de River. Y si seguimos el razonamiento hasta las últimas consecuencias —que es la obligación de todo analista— llegaremos a la conclusión de que los globalifóbicos, si escalasen la violencia a semejanza de lo que hicieron años atrás en Génova y Hamburgo, estarán en condiciones de crear un caos mayúsculo en Buenos Aires dentro de las próximas 72 horas. De ellos depende.

LEÉ TAMBIÉN:  Apología del escarnio. Por Nicolás Márquez.

Se dirá que la cantidad de efectivos desplegados son seis veces mayores a los que estaban en las inmediaciones del Monumental de Núñez el sábado, y es verdad. Se podrá aducir que el renunciado Martín Ocampo no tendrá arte ni parte en el operativo, lo cual es cierto también. Pero Patricia Bullrich —con una ligereza similar a la del presidente— declaró muy suelta de cuerpo cuando se le preguntó antes del nonato partido, acerca del tema: “Si somos capaces de darle seguridad al G–20, ¿no vamos a poder con un River–Boca?”. Pues no pudieron.

Salvo para quienes piensan que estos eventos de carácter internacional en donde se dan cita distintos mandatarios y un sinfín de delegaciones sirven para algo, el gran desafío que tiene por delante el gobierno de Cambiemos no está relacionado con la agenda vagarosa del G–20 sino con lo que pase en las calles de Buenos Aires. No quiere decir lo escrito más arriba que el mundo no tenga problemas y que no existan cuestiones estratégicas. de índole económica, geopolítica y ambiental que resultan acuciantes. Pero de ahí a suponer que, en dulcemontón, van a resolver algo en concreto Estados Unidos e Indonesia, China y la Argentina, Alemania y Sudáfrica, media un abismo. El Grupo de los 5 sí resulta cosa seria. El G–20 es —en comparación— apenas un pasatiempo.

Más en Macri, Opinión y Actualidad
La república universal en marcha. Por Cosme Beccar Varela

La  reunión del llamado G20 que se realizará en Buenos Aires del 29 de Noviembre al 1 de...

Cerrar