Ahora los delitos más graves se anuncian por los diarios – Por Cosme Beccar Varela

Ahora los delitos más graves se anuncian POR los diarios sin que los «argentinos» se den por enterados y sin que los periodistas, ávidos de noticias escandalosas, consideren que es su deber estigmatizar semejante barbaridad, especialmente cuando el delito anunciado por la prensa es nada menos que un atentado contra la Constitución y la violación de varios artículos del Código Penal.

Empecemos por presentar los hechos. «La Nación» del 8 de Marzo ppdo., con grandes titulares de primera página dice: «El gobierno negocia una tregua con jueces y fiscales federales».  Los párrafos principales del texto de la noticia dicen así:

«Más allá del discurso crítico hacia los magistrados, la seguidilla de reveses judiciales que acumuló en las últimas semanas (N de LBM: ¿Cuales? Falso) llevó al Gobierno a negociar una tregua con jueces y fiscales federales al menos hasta el 10 de diciembre, día que termina el mandato de Cristina Kirchner.

«Quien lidera las gestiones es el secretario legal y técnico, Carlos Zannini (N de LBM: de antigua militancia comunista revolucionaria) y los que las llevan a la práctica son el secretario de Justicia, el camporista Julián Alvarez, el número dos de la ex-SIDE, Juan Martín Mena, también integrante de esa agrupación militante y José María Olazagasti, un estrecho colaborador del ministro de Planificación Federal, Julio de Vido.

«Los interlocutores en Comodoro Py (N de LBM: sede de los Tribunales Federales) son los jueces Rodolfo Canicoba Corral y María Servini de Cubría . También se muestran contemporizadores con la Casa Rosada sus pares Ariel Lijo y Daniel Rafecas (N de LBM: el Juez que rechazó en tiempo record y con argumentos inexistentes la denuncia del Fiscal asesinado Nisman contra la Sra. Cristina Fernandez y su canciller Timerman). «¿Qué íbamos a hacer? ¿Seguir duplicando la apuesta? ¿La Presidenta acusándonos de golpismo judicial y nosotros anunciando cada día otra indagatoria o un procesamiento? ¿Hasta cuando?”, argumentó uno de los jueces consultados.»

«…el plan es acordar una tregua con el mayor número posible de jueces y fiscales de Comodoro Py y aislar a los más díscolos. Entre otros, el fiscal general ante la Cámara Federal Germán Moldes, uno de los referentes de la marcha del 18 de febrero» al que intentaron sobornar prometiendo «impulsar el pliego para juez de su hijo», intento que el Dr. Moldes rechazó indignado. Entonces, lo recusaron para que no pueda sostener la apelación del fiscal Pollicita contra el rechazo por el juez Rafecas de la denuncia de Nisman y le quitaron el automóvil oficial como un acto de mezquino hostigamiento.

Por otra parte el fiscal Pollicita «recibió una llamada de Canicoba Corral. El juez le avisó que «los muchachos» estaban dispuestos a tirarle con un «carpetazo» (N de LBM: o sea, difamarlo con la publicación de noticias verdaderas o falsas de su vida privada) si apelaba…». El juez Canicoba niega estos hechos, dice la noticia. Pero no he visto un desmentido, como corresponde, firmado por él. Entretanto, «el pliego de su hijo Emiliano para Juez Federal de San Martin (que) había quedado 11vo. en el primer listado…ingresó al Senado (N: con pedido de acuerdo del PE) el 17 de diciembre». Las acciones de las partes son la mejor interpretación de los contratos, dice un viejo adagio jurídico…

LEÉ TAMBIÉN:  Los gradualistas pavimentaron el camino para que vuelva el kirchnerismo. Por Roberto Cachanosky

«…Un emisario del gobierno puede venir a verte hoy con tres opciones: plata, apriete o misericordia», sintetizó un tercer juez federal, desde la comodidad de su despacho». («La Nación», 8/3/2015, pags. 1 y 10).
* * *

Esta crónica revela la existencia de una tentativa -por lo menos- por parte de la usurpadora presidencial y de sus colaboradores, por un lado, y por el otro, de los jueces que actúan para llevar a cabo el intento, todos los cuales serían culpables de cometer varios delitos graves porque atentan directamente contra el orden constitucional.

Entre los delitos intentados, según lo hechos relatados en la crónica, está el de «asociación ilícita» para «poner en peligro la vigencia de la Constitución Nacional «, puesto que se dan al menos dos de las características que los tipifican: «…e) operar en más de una de las jurisdicciones políticas del país» (N de LBM: los jueces federales que se intenta seducir y anular, tienen jurisdicción en todo el país) y «…h) recibir algún apoyo, ayuda o dirección de funcionarios públicos.» (N de LBM: en este caso, nada menos que de la que dice ser Presidente de la Nación, de su Secretario Legal y Técnico, del Subsecretario del Justicia y de otros). La pena de este delito es de 5 a 20 años de prisión.

Si la maniobra relatada tuviera éxito -cosa que parecería que ya ha ocurrido considerando la total lenidad con que actúan los Jueces federales frente a los notorios actos de corrupción y de abuso de poder cometidos desde el Poder Ejecutivo-, esto implicaría que los jueces habrían aceptado que el Poder Ejecutivo ejerza «funciones judiciales», o sea, no iniciar o demorar causas penales en contradicción con la separación de poderes que establece el art. 109 de la Constitución.

Esto constituye, por un lado, la asunción de «facultades extraordinarias» por el Poder Ejecutivo, expresamente impugnada por al art. 29 de la Constitución y por el art 215 del Código Penal como traición a la Patria, y por el lado de los jueces, el delito de retardo y denegación de justicia. El art. 273 pena con 1 a 4 años de inhabilitación (N de LBM: ¡qué pena insignificante para tan grave delito!) al Juez que «retardare maliciosamente la administración de justicia después de requerido por las partes y de vencidos los términos legales». Creo que estos dos requisitos quedan obviados si el Juez mismo ha aceptado mediante un malicioso pacto con el Poder Ejecutivo, no perseguir los delitos de latrocinio cometidos por los funcionarios y los atentados contra la Constitución que están a la vista.
Como un exponente de la frivolidad con que el Poder Judicial está tomando estos horrores legales, véase ese caso que menciona la crónica. Un «tercer juez» que fue tentado de prevaricar a cambio de «plata, apriete o misericordia», cuenta el hecho como si fuera una nadería. Ese juez sería culpable del delito penado por el artículo 274 que castiga al funcionario que «dejare de promover la persecución y represión de los delincuentes» puesto que debió inmediatamente denunciar a quienes intentaron «comprarlo» de esa manera alevosa.

LEÉ TAMBIÉN:  El prebendario Favaloro. Por Adrián Arena

* * *

Este publicidad del grave delito contra el orden constitucional intentado, es sólo el último caso de nuestra abyecta vida política que viene a sumarse a la usurpación de la Presidencia de la Nación, en el año 2003, primero por el Sr. Néstor Kirchner y luego por su mujer, Cristina Fernandez, en el 2007 y el 2011; el otorgamiento de facultades extraordinarias que le otorgó el Congreso al Poder Ejecutivo por las leyes «de emergencia nacional», aprobadas desde los tiempos de Menem (leyes 26.396 y 26.397), reiteradas por nuevas leyes hasta la fecha; el prevaricato de los Jueces, empezando por los de la Corte Suprema , que mantienen secuestrados a más de 1.000 militares, policías y civiles desde el 2003, contrariando las leyes vigentes al tiempo de su secuestro y otras leyes que los amparan, todo ello en violación del art. 269 del Código Penal (con pena de » 3 a 15 años de reclusión o prisión e inhabilitación absoluta perpetua»), de los cuales 284 murieron, víctimas de silentes homicidios tras las rejas, lo cual combina el delito de prevaricato con el de homicidio, por lo menos culposo; el delito de la falta de ejecución de las leyes violadas por los 3.000 piquetes anuales (promedio) cometido por el Poder Ejecutivo, la Policía, los Fiscales y los jueces desde el 2003 (art. 248 del Cödigo Penal), etc.

La única novedad es que ahora lo anuncian por los diarios. Aunque, a decir verdad, desde que Kirchner declaró, desde el sillón de Rivadavia que usurpaba, que no «penalizaría la protesta social», anunció la impunidad de los piquetes delictivos que nos tienen en vilo desde hace doce años.

Este el país que creen los ingenuos que se podrá recuperar poniendo a otro títere de la secta comunista que dirige este «show» siniestro, en la Casa Rosada. Desde ya les prevengo que ese títere será probablemente Macri, que es el verdadero candidato de esa secta y que para dejar sus intenciones bien en claro, ya ha dicho: «cada día soy más peronista» y «adhiero a todos los postulados del justicialismo», o sea, seguirá como hasta ahora, apoyando los secuestros políticos y permitiendo los «piquetes», además de haber autorizado y cometido el aborto, de haber aprobado el «homonomio» y la «adopción» de inocentes niños por los homosexuales así convivientes.  Sigamos jugando a que Dios no existe y nos llevaremos una enorme sorpresa cuando estemos muertos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
¿Que se vayan todos? – Por María Zaldivar

"Que se vayan todos! Que se vayan todos! Pero, al final, el único nuevo soy yo” solía...

Cerrar