“Trump es un freno a la imbecilidad progresista” (Agustín Monteverde)

El reconocido economista y politólogo Agustín Monteverde dialogó con Prensa Republicana y refirió a Cambiemos, el kirchnerismo y al fenómeno Trump. Sin el menor eufemismo disparó para todos los costados en una nota imperdible que quedará para la historia.

NM: Macri hizo un balance de su año de gobierno en el cual se auto-puso ocho puntos, ¿vos cuanto le pondrías?

AM: Creo que la calificación de una gestión está dada centralmente por las expectativas. Evidentemente si Macri se puso ocho es que sus expectativas eran más realistas que las de la sociedad que lo había votado. Calificarse con ocho muestra que las expectativas del gobierno eran acotadas. Pero ocurre que él le había inflado las expectativas a sus votantes.

Para juzgar al gobierno en verdad tendríamos que dividir el enfoque en dos áreas. Si tenemos en cuenta que acá no hubo un simple cambio de gobierno sino que hemos salido de una dictadura (la kirchnerista) con pretensión no sólo hegemónica sino de sometimiento, entonces en ese sentido el avance del gobierno actual ha sido notorio. Ahora si vamos a los avances de gestión en las distintas áreas, uno encuentra desempeños bastante pobres. Por ejemplo en lo q hace al tema seguridad u orden público, si es que entendemos por orden público el que las calles sean de los transeúntes y no de los vagos que impiden a la gente trabajar, entonces la nota es negativa

NM Esto último que señalás, ¿es producto de la nsuficiencia ideológica del gobierno o de amateurismo político?

AM: Hay una mezcla. Por momentos hay insuficiencia ideológica porque el PRO es el prefijo de progre y no solo el prefijo: este gobierno es culturalmente progre, o sea que padece de las mismas patologías nocivas que tenía el kirchnerismo. Y otra dolencia que tiene es la falta de determinación.

NM: ¿y en el plano económico?

AM: Ahora en lo económico el tema es más complejo. Ellos dicen “si se hace lo que ustedes quieren esto estalla” (entendiendo por “ustedes” a los economistas ortodoxos, es decir a los serios) y acá se cree que esto se soluciona con globos amarillos, música, buena onda y camisas sin corbata. Se considera el ánimo y el optimismo como un remedio. Pero hay cosas que si no se hacen a  tiempo esto va a estallar. Este país tiene una economía dramáticamente desequilibrada y la vuelta del equilibrio o la plantea el Estado o la termina haciendo el mercado. Y el mercado no es un grupo de banqueros sombríos conspirando contra la Argentina. Nono, es la sociedad. Y cuando las tensiones sociales se hagan importantes, los ahorristas van a proteger sus patrimonios sacándolos afuera o comprando moneda extranjera, y me parece legítimo que la gente pretenda proteger su patrimonio.

NM: Este es un año electoral y el gobierno dice que hay recuperación. ¿Vos la ves?

AM: Mirá hay rubros particulares como la industria automotriz que vienen mostrando mejoras o sectores especiales que también están repuntando (como el campo). Pero en líneas generales no hay recuperación sino desaceleración de la caída con vistas a tocar fondo y tener algún crecimiento.

Ahora yo tengo una visión menos ambiciosa que la del gobierno o la de mucho de mis colegas. Yo no creo que la economía crezca más de dos puntos este año. Es decir, hay poderosos motivos para que la economía caíga. Hay que hacer reacomodamiento de precios relativos (como el ajuste tarifario) y lo que antes se gastaba en café o ir al cine ahora habrá que pagarlo en luz y gas. Como si eso fuera poco, hay un brutal incremento de la presión tributaria (la cual ya era exorbitante durante el kirchnerismo) con lo cual, a mí ya me parecía imposible que la economía creciera en 2016. Todos mis colegas el año pasado presentaban a sus clientes números de crecimiento y nosotros anticipamos dos puntos de caída, y la economía terminó cayendo más de dos puntos! Y ello surge de que yo hago proyecciones en función de cómo van a jugar las variables.

LEÉ TAMBIÉN:  Economía: los interrogantes de la estrategia elegida. Por Roberto Cachanosky.

NM ¿Cuáles son esas variables?

AM Ocurre que el gobierno no tenía intenciones serias de hacer un recorte importante del gasto, por ende iba a aumentar la presión tributaria y si a eso le agregás atraso cambiario (que perjudica nuestras exportaciones) y si a eso a su vez le sumás que el atraso cambiario resiente y cierra la economía, era imposible pensar en una economía creciente en 2016.

Y para 2017 no veo un cambio dramático de condiciones. Se va a recomponer un poco en algunos sectores (no en todos) pero muy lejos de las ensoñaciones anunciadas. Eso sí, la inflación va a caer porque el BCRA viene realizando un trabajo serio y disciplinado desde el principio. El problema es que el combate a la inflación está solo centrado en la política monetaria. Entonces si lo único que haces para bajar la inflación es subir la tasa de interés se encarece el crédito para la producción y el Estado ocupa espacios del sector productivo. Este gobierno juega con un plan keynesiano de obra pública, “Plan Belgrano” y cosas por el estilo. Pero en primer lugar no debe haber en la Argentina un sólo político que sepa lo que dijo Keynes o que haya leído la “Teoría General” (su obra emblemática). Pero la inversión en Obras Públicas Federales cayó en 2016 y también cayó la transferencia de capital para provincias y municipios, o sea que las obras públicas financiadas con fondos discrecionales de la Nación también cayó. De modo que el “boom keynesiano” bien gracias. Más allá de que yo no comparta al keynesianismo. Y lo que sí creció fue el gasto público pero no para obras sino para gasto ordinario. Gasto estructural, lo cual es mucho más grave.

NM: ¿Qué reflexión te merece el trueque Nicolás Dujovne por Alfonso Prat gay?

Es un cambio positivo porque Dujovne es una persona mucho más compenetrada en la importancia de bajar el gasto público. En cambio a Prat Gay, lo único que siempre le interesó es posicionarse políticamente. Alfonso era un Ministro que quiere ser Presidente y ni siquiera por el PRO sino por una coalición socialdemócrata. Prat Gay estaba así auto-mutilado para poder pensar en una reestructuración del Estado porque a él le interesa la corrección política. Pero ojo! Dujovne si bien va a disciplinar y emprolijar las cuentas, él no tiene el poder para hacer cambios estructurales de modo que mi optimismo por este cambio de Ministros sigue siendo muy cauteloso.

Alfonso Prat Gay y Nicolás Dujovne

Ocurre que este gobierno desde un ángulo ideológico tiene un problema filosófico/cultural: “no existen los almuerzos gratis” decía Milton Friedman. El gobierno parte de la base de que el Estado gasta mejor que un particular: entonces cuando yo Estado te pongo un impuesto a vos para transferirle ese dinero a un tercero, estoy asumiendo que yo gasto mejor la plata que vos, teniendo en cuenta que además el dinero que te saco a vos no es exactamente el que le va a llegar al tercero (si te saco 100 llegará a destino 70 por ejemplo), asumiendo además que éste tercero beneficiario va a disponer mejor que vos de esa plata que además sos el que la generaste.

Y tras tanta crítica quiero hacer una aclaración: a este gobierno lo voté y lo volvería a votar dada la oferta electoral vigente. Pero no creo que ayudar al gobierno es elogiarlo sino señalarle el error.

LEÉ TAMBIÉN:  Peronismo dividido: una ventaja para la gobernabilidad. Por Rosendo Fraga.

NM: En economía denuncias una suerte de continuismo entre este gobierno y el anterior, pero en otros rubros como la corrupción, ¿notás que bajó durante el actual gobierno bajó?

Sí y no se necesita mucho mérito para robar menos que en el kirchnerismo. Si vos estás siendo gobernado mediante una coalición formada por Al Capone, Billy de Kid, Bonnie y Clyde y el “Gordo Valor”, convengamos que es bastante fácil mejorar esa performance de honestidad. Eso no significa que hoy estemos con funcionarios dignos de un cuadro de honor, porque mientras los gobiernos tengan mucho poder la corrupción siempre estará a la vuelta de la esquina.

¿Cómo ves a la oposición?

Si las instituciones funcionaran en serio tendría que haber encarcelamientos masivos de muchos de los opositores de hoy (funcionarios de ayer) no por venganza sino por estricta justicia. Yo no le tengo el menor temor político al kirchnerismo. Están quemados y desacreditados de por vida y espero que muchos de ellos terminen en la cárcel. Pero si el gobierno fracasa podemos volver a un 2002, es decir que se saque a un gobierno constitucional y republicano como aquel de Fernando de la Rúa (aunque no exentos de muchas falencias e irresoluciones), dado que entonces se aplaudió un golpe de Estado que nos metió en un verdadero tren fantasma comandado por una asociación ilícita: la vuelta al populismo siempre está latente.

NM Salgamos un poco del barrio: ¿Qué opinás del fenómeno Donald Trump?

En los últimos años el mundo se argentinizó mucho tanto en Europa como en los Estados Unidos. Mi opinión sobre Barack Obama no es nada feliz: ha sido un Presidente nefasto para los Estados Unidos. Yo creo que Donald Trump ha sido mostrado como algo monstruoso e incluso como un peligro para el comercio libre (me dio gracia ver a los progres poner el grito en el cielo por eso) y sin embargo, el verdadero enemigo mundial del comercio libre ha sido la Unión Europea y la nefasta burocracia estatal de Estrasburgo con sus gastos millonarios. Respecto al discurso proteccionaista de Trump, si bien eso me inquieta y hay que estar alerta, en el fondo creo que él sabe hacer negocio (los miembros de su gabinete tienen muy poco de proteccionistas) y lo que pretende él es hacer negocios poniendo como eje los intereses de Estados Unidos.

Trump: un freno contra laprogresía mundial

Pero para los medios de comunicación en manos de la progresía mundial Trump fue considerado un “monstruo” por desafiar la corrección política que ha intentado dominar los significantes, el lenguaje y por ende la cabeza de la gente. Trump viene a romper con todo eso y no le veo nada monstruoso, más allá de que tiene gestos y modos que me parecen desatinados o inoportunos. Pero lo cierto es que Trump representa el freno que la sociedad le puso a la imbecilidad progre. Es el resultado de un hastío frente a una serie de abusos y sinsentidos.

Ahora también hay que decir que existe cierta esquizofrenia en el argentino medio en torno a Trump: lo acusan de xenófobo pero acá pegan el grito en el cielo cuando los extranjeros se atienden en nuestros hospitales.

NM ¿Y lo de Trump lo ves como un fenómeno norteamericano o hay una tendencia mundial en ciernes?

La humanidad existe por una sola razón: Dios hizo hombre y mujer. Y cuando vos vas contra las bases mismas de la humanidad y tenés la macro-imbecilidad de pensar que una familia la puede constituir un tipo, un burro y una cafetera, en algún momento aquello que queda de humano en la sangre de una persona tiene que rebelarse contra la idiotez autodestructiva que propone el establishment progresista.

Más en Economía, Internacionales, Opinión y Actualidad
Certezas y dudas bonaerenses. Por Vicente Massot

Hace siete días, poco más o menos, la señora gobernadora de la provincia de Buenos Aires dijo...

Cerrar