A nueve semanas de la primera vuelta – Por Rosendo Fraga

Scioli intenta retomar la iniciativa en su campaña para superar el efecto de la inundación, mientras se hacen evidentes sus diferencias con el Kirchnerismo. La realidad es que la inundación no ha alcanzado la magnitud que tuvo la de 2013: el máximo de evacuados llegó a 4.400 y al comenzar esta semana quedarían sólo 1.000 sin regresar todavía a sus hogares. Pero el hecho puso en evidencia la incapacidad del estado nacional y provincial para enfrentar el problema. Si la elección presidencial hubiera sido el domingo 16 de agosto, Scioli podría haber pagado un costo electoral por ello. Pero faltan diez semanas para la primera vuelta y es un tiempo demasiado largo para que los efectos de la inundación sigan presentes. Las diferencias entre el gobernador bonaerense y la Casa Rosada se hicieron evidentes. La Presidenta llamó el lunes 10 a los dos candidatos bonaerenses del FPV (Fernández y Domínguez) para ordenarles trabajar ahora en conjunto, ejerciendo ella el liderazgo oficialista. Con motivo de la inundación, tanto Aníbal Fernández como dirigentes e intendentes de La Cámpora criticaron al gobernador por su interrumpido viaje a Italia, originado realmente en la necesidad de tomar un descanso, más allá del error político que implicó. Pero, tarde o temprano, el oficialismo cerrará filas para ganar la elección. Mientras tanto Scioli sale a recuperar apoyo electoral en su propio distrito, concentrándose él en las ciudades más importantes del mismo, y su esposa hace campaña en el interior del país. Más allá de la diferencia de 8,4 puntos de diferencia obtenidos en las PASO sobre Macri -que el resultado definitorio elevaría el promedio del FPV a 39%-, Scioli ha ganado en 20 de los 24 distritos (Cambiemos sólo lo hizo en la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza, Massa en Córdoba y Rodríguez Saá en San Luis), y en 21 de los 25 municipios del primer y segundo cordón del Gran Buenos Aires (Cambiemos ganó sólo en San Isidoro y San Vicente -que ya gobernaba- y Massa nada más que en dos de los que tenía, Tigre y San Fernando).

Macri por su lado sale a forzar la polarización del voto opositor, desechando el diálogo público propuesto por Massa para discutir políticas de estado. La idea que predomina en el PRO es que la polarización ya ha comenzado, porque entre Scioli y Cambiemos suman 69% de los votos y a Massa y De la Sota les será muy difícil mantener el 20% obtenido el 9 de agosto. Pero también existe la opinión de que la permanencia de Massa como opción impide la reunificación del voto peronista que permitiría a Scioli ganar en la primera vuelta el 25 de octubre, aunque también es cierto que la oposición dividida puede dar a Scioli la oportunidad de ganar en primera vuelta si alcanza el 40% y tiene 10 puntos de ventaja sobre quien le sigue. Macri por ahora rechaza no sólo cualquier alternativa de acuerdo electoral con Massa, sino incluso el diálogo propuesto por él para discutir políticas de estado entre los principales candidatos opositores. Dentro del Radicalismo existe malestar con Macri y algunos sondeos muestran que la mitad de los votos obtenidos por Sanz (cerca del 4%) no estaría votando por Macri, y otro tanto sucede con los votos de Carrió. El radical Julio Cobos ha dicho que el resultado de las PASO muestra que debió haberse realizado una alianza que incluyera a Massa y que después de las elecciones debe renovarse la conducción partidaria que lidera Sanz. El éxito electoral de Vidal en la provincia de Buenos Aires alienta las esperanzas del PRO en este distrito. Pero al no haber segunda vuelta y quedar ella 11 puntos por debajo del 40% obtenido por el FPV, no es fácil que pueda ganar, dado que el candidato de Massa (Solá) no bajará su candidatura.

LEÉ TAMBIÉN:  Doble victoria. Por Vicente Massot

Massa está decidido no sólo a mantener su candidatura, sino a disputar el segundo lugar con Macri para competir en la segunda vuelta. De la Sota ha dicho que permanecerá en el espacio del ex intendente de Tigre (UNA) y el gobernador electo de Córdoba (Schiaretti) ha manifestado que apoyará su decisión. Resuelto este primer problema, con un discurso más duro que el de Macri en temas como la inseguridad, Massa buscará recuperar los votantes que han optado por Macri y que hasta los primeros meses de este año votaban por él (Massa). Los dos primeros candidatos tratarán de captar votos del tercer espacio en la elección del 25 de octubre y, en caso de segunda vuelta, los votantes de Massa y De la Sota serán decisivos. Sin posibilidad de una alianza opositora -la ley no lo permite y además no hay voluntad-, los márgenes posibles de acercamiento entre los dos principales candidatos opositores están limitados a reunirse para discutir políticas de estado o a lo sumo acordar que en caso de segunda vuelta, ambos votarán al más votado entre ellos. La elección provincial que se realiza en Chaco el próximo domingo puede generar un clima político favorable al oficialismo, ya que en las PASO el FPV obtuvo el 57%, frente al 20% de Cambiemos y el 16% de UNA.

Mientras tanto la Presidenta retoma esta semana el protagonismo político, la Iglesia toma distancia del gobierno, el campo vuelve a las protestas y en la justicia hay decisiones controvertidas. La Presidenta ha hablado púdicamente sólo dos veces en los últimos 25 días. La victoria de Aníbal Fernández en las PASO del FPV bonaerense es considerada por ella una victoria propia sobre Scioli. El martes 19 Cristina reaparecerá reuniendo a los 17 gobernadores oficialistas para anunciarles nuevas medidas para el financiamiento de sus provincias y Scioli estará entre ellos, pero como un gobernador más. La reunión de la Comisión Permanente del Episcopado -se realiza dos veces al año- tuvo expresiones críticas hacia la falta de acción oficial respecto a la droga, la corrupción y la pobreza. El campo, bajo la presión de la crisis de las economías regionales, convocó a un nuevo paro para el 24 de agosto. La justicia sigue siendo un campo de batalla de la política. En la causa Hotesur, el juez Rafecas validó el allanamiento de su colega Bonadío en Río Gallegos, pero invalidó el peritaje de los peritos de la Corte en la causa y negó a la denunciante (Stolbizer) ser querellante. A su vez, la Cámara de Casación anuló la designación de un abogado oficialista en reemplazo del camarista Cabral, pero sin reponer al mismo. Esta semana el Senado daría el acuerdo para que la actual jefatura del servicio de inteligencia (AFI), encabezada por un hombre de confianza de Cristina (Parrilli), siga en el cargo cuatro años más.

LEÉ TAMBIÉN:  P.A.S.O.  “SI”  o  “NO”. Por Hernán Alcolea

En conclusión: Scioli retoma su campaña para anular el efecto negativo de la inundación, mientras se hacen evidentes sus diferencias con el Kirchnerismo; Macri plantea que la polarización ya empezó, no acepta la propuesta de diálogo de Massa y debería concentrarse en retener los 6 puntos que obtuvieron sumados Sanz y Carrió; Massa logra mantener la alianza con De la Sota y se concentra en recuperar los votos que tuvo Macri y que a comienzo del año votaban por él; por último, la Presidente retoma esta semana la iniciativa política convocando a los gobernadores y a Scioli como uno más de ellos, a la vez que hace ostensible su apoyo a Aníbal Fernández.

Fuente: http://www.nuevamayoria.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
Ecuación electoral argentina – Por María Zaldivar

Desde 1945, fecha en que Juan Domingo Perón asumió la primera magistratura de la República Argentina y el presente,...

Cerrar