A dos meses de las presidenciales – Por Rosendo Fraga

La Presidenta volvió a ocupar el centro de la escena política la semana pasada y avanzó en su estrategia para «retener poder». Tras casi tres semanas sin hablar en público, el jueves 20 utilizó la cadena nacional por 30ª vez en el año, agregando tres discursos ante militantes reunidos en el Patio de la Palmeras que en total sumaron tres horas. Como es su constante, criticó a los medios, el empresariado y la oposición. Refutó las denuncias de corrupción contra el gobierno en general y su grupo familiar en particular, reconociendo públicamente ser «amiga» de Lázaro Báez. Presentó el proyecto para crear la Agencia Nacional de Participaciones Estatales en Empresas (ANPEE), que reunirá bajo su control no sólo a las acciones que están en manos del ANSES, sino también a diversas empresas del estado (ferrocarriles estatizados, Arsat, Edcadasa, Correos, Aerolíneas, Aeropuertos 2000 etc.) Cualquier privatización, ya sea de acciones o empresas estatales, requerirá una mayoría de dos tercios en el Congreso, con lo cual será muy difícil para el próximo gobierno cualquier proyecto en este sentido. El proyecto entró en el Senado y la ANPEE tendrá un directorio de cinco miembros, que sería designado con acuerdo del Senado y tendría estabilidad por cuatro años. Es el mismo modelo ya puesto en marcha con el AFTIC, que deja el área de telecomunicaciones fuera del control del nuevo gobierno y en manos de militantes. Es probable que el Congreso apruebe este proyecto, pero la oposición exigirá que lo sea por dos tercios de los presentes y el oficialismo nacional no los tiene. A su vez, el miércoles 26 el Senado daría el acuerdo para que  el jefe de la AFI (Parrilli), la ex SIDE, y su segundo (Mena) sean designados por cuatro años y aprobaría los pliegos para designar una decena de nuevos jueces, en su mayoría alineados con el oficialismo.

Por su parte Scioli intenta relanzar su campaña, haciéndose evidentes sus diferencias con el Kirchnerismo. La Presidenta ese mismo día también reunió a 15 gobernadores oficialistas -entre los cuales el de  Buenos Aires fue sólo uno más- para celebrar una nueva prórroga del vencimiento de las deudas de sus provincias con el Tesoro Nacional. Sumó tres más (Neuquén, Corrientes y Río Negro) que no pertenecen al oficialismo, pero que busca captar para la elección. En el salón en el cual se realizó el acto y habló la Presidenta,  estaba desplegado a su espalda un gran cartel que decía «Zannini para la Victoria», excluyendo del mismo al candidato presidencial. Cristina ha reforzado su apoyo a Aníbal Fernández, buscando que si es electo gobernador pueda ser una limitación política para la eventual Presidencia de Daniel Scioli. Este encabezó al día siguiente un acto de apoyo al candidato del FPV en Tucumán (Manzur), junto con otros 12 gobernadores peronistas, los que van dando tímidas señales de apoyarlo en su puja con el Kirchnerismo. Mientras Scioli se concentra en su campaña bonaerense -mostrándose para ello junto a Aníbal Fernández-, su esposa visita provincias del norte como La Rioja y Jujuy, asumiendo un rol político cada vez más activo. El gobernador bonaerense se reunió con la «Mesa Agropecuaria Bonaerense» y mostró una actitud dialoguista frente al sector, diferenciada de la que mantiene el gobierno nacional. La declaración jurada de bienes hecha pública por Scioli ha generado críticas en algunos medios, pero todavía no en la oposición.

LEÉ TAMBIÉN:  Políticamente Incorrectos. Por Carlos Ialorenzi y Myriam Mitrece

Macri a su vez, busca sumar votos en las provincias del norte donde es muy débil, mientras Massa afianza la alianza con De la Sota. El candidato a Presidente de Cambiemos se concentra en las provincias del norte, donde ha obtenido resultados muy bajos y necesita un rol activo del Radicalismo para sumar votos. La muerte de un joven militante de la UCR en Jujuy (Velázquez) ha generado una movilización nacional de la juventud del partido. La Presidenta ha negado que integrantes de la Agrupación Tupac Amaru, que lidera la líder piquetera jujeña Milagro Sala, sea responsable del hecho. Macri está endureciendo su discurso frente al Gobierno, pero rechaza el contacto con Massa. Este a su vez ratificó su alianza con el gobernador de Córdoba, quien aceptó encabezar su «Mesa Política».  El líder del Frente Renovador endurece el discurso en materia de seguridad y critica tanto la inacción del Gobierno como la supuesta falta de definiciones de Macri. La propuesta de Massa de reunir a los candidatos de la oposición para discutir políticas de estado sigue siendo rechazada por Macri, pero ha sido aceptada por Stolbizer. El líder del PRO pospone cualquier diálogo o acuerdo opositor para después de las elecciones, cuando, de ganar, necesitará una fuerte y amplia coalición para poder gobernar.

A dos meses de las elecciones presidenciales del 25 de octubre, el controvertido triunfo del FPV en Tucumán confirma la ventaja electoral que implica ser oficialismo. En las PASO nacionales Scioli había obtenido en Tucumán 57% frente a 20% de Macri y 16% de Massa. El candidato a gobernador de la UCR en Tucumán (Cano) estuvo apoyado por ambos, que sumados tuvieron 36%, 21 puntos por debajo del candidato del FPV. El oficialismo nacional y provincial volvió a ganar en Tucumán por una diferencia de 14 puntos. Pero los hechos violentos que tuvieron lugar durante los comicios impidieron a Scioli capitalizar políticamente el resultado. De las 11 elecciones provinciales ya realizadas, en 10 ha ganado el oficialismo local, de la tendencia política que sea. La fuerza electoral del poder se hizo evidente también en las PASO, ya que Scioli ganó en 20 de los 24 distritos y en 21 de los 25 partidos del primero y segundo cordón del conurbano bonaerense. El apoyo del poder nacional jugará a favor de Scioli el 25 de octubre, así como la división de la oposición. Pero si bien la actividad económica y el consumo mejoran, si se incrementa la inestabilidad cambiaria ello puede ser una oportunidad electoral para Macri, siempre que la pueda aprovechar. La fuerte caída de la Bolsa de Shangai y su repercusión global, suma incertidumbre a la economía local. A su vez, la justicia es un campo de batalla de la política que preocupa a la Presidenta, mientras la causa Hotesur sigue sin ser trasladada al sur como quiere el Kirchnerismo y el juez a cargo de ella (Rafecas) intenta cierto equilibrio por ahora. Por su parte el Presidente de la Corte (Lorenzetti) dijo públicamente que «la sociedad espera que la justicia no consagre la impunidad», agregando que esta misma Corte continuará con el próximo gobierno y que se hacen necesarias reformas en el Consejo de la Magistratura, cuya mayoría controla hoy el oficialismo.

LEÉ TAMBIÉN:  Aislacionismo contra internacionalismo en EEUU - Por Carlos Alberto Montaner

En conclusión: la Presidenta retomó la semana pasada la centralidad política: usó nuevamente la cadena, reiteró afirmaciones confrontativas, reunió a los gobernadores y puso límites a la autonomía de Scioli; este, a su vez, intenta mejorar su elección en la provincia de Buenos Aires, mientras busca el apoyo de los gobernadores y su esposa hace campaña en el interior del país; Macri busca para su campaña un mayor protagonismo en el mismo territorio junto a la UCR, al mismo tiempo que Massa refuerza su alianza con De la Sota y endurece el discurso sobre la inseguridad y la elección de Tucumán a dos meses de las presidenciales confirma la ventaja electoral que implica estar en el poder hoy en la Argentina, algo que juega a favor de Scioli, pero los incidentes durante la elección le impidieron capitalizar la ventaja.

Fuente: http://www.nuevamayoria.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
A 40 años del Derribo de un avión Hércules de la Fuerza Aérea Argentina – Por Brigadier Gral (R) Eduardo Schiaffino

El 28 de agosto de 1975, durante el gobierno democrático de Isabel Perón, el avión Tc-62, debía...

Cerrar