A 99 de la revolución socialista. Por Roxana Viira

El 7 de noviembre se cumplieron 99 años desde la La Revolución de Octubre, también conocida como Revolución bolchevique, la que tuvo lugar en Petrogrado (actual San Petersburgo), la capital de Rusia, en el año 1917. Esta revolución era la segunda fase de la Revolución rusa de 1917, tras la Revolución burguesa de Febrero, que llevó a la abdicación del zar Nicolas II y a la creación de un Gobierno provisional que debería preparar las bases del régimen republicano y parlamentario. Pero el Gobierno Provisional ha seguido las fallidas políticas zaristas de continuar la guerra con Alemania, muy inpopular en un país cansado y agotado, y los bolcheviques bajo el mando de Lenin y Trotsky, se han aprovechado de la situación para conquistar el poder por medio de un golpe de estado.

Entre la población de Petrogrado, que no participó en la revolución, nadie creía que los bolcheviques conservarían el poder por un tiempo largo. A los bolcheviques se les exigía compartir el poder con los demás partidos políticos y convocar una Asamblea Constituyente. Pero Lenin ya tenía un programa para el afianzamiento y triunfo del poder soviético que había elaborado mucho antes de octubre de 1917. El hincapié se hizo en el apoyo incondicional del campo, de los obreros industriales y del Ejército, cansado de la guerra. Lenin proclamó entonces la “dictadura del proletariado”.

En los días posteriores se promulgaron diversos decretos que cambiaron el régimen económico, político y social del Imperio ruso. Tras una sangrienta guerra civil y exodo de cientos de miles de personas, se fundó en 1922 la Unión Soviética y el nuevo Estado socialista soviético existió hasta el año 1991. Todos conocemos los horrores que se producían bajo las lemas comunistas de la lucha por un futuro mejor y los millones de víctimas del régimen, donde siempre importaban más las ideas inventadas que las personas reales.

LEÉ TAMBIÉN:  Derechos de bragueta y marxismo (III). Por Juan Manuel de Prada

La fecha del 7 de noviembre fue una fiesta oficial y el motivo de grandes celebraciones en la URSS durante todo el periodo soviético. Actualmente, este día no es festivo y no se celebra a nivel del estado. El partido comunista en Rusia actual es un partido de oposición entre varios partidos y tiene aproximadamente 13% de los votos, sobre todo de la gente mayor.

Sin lugar a dudas, la Revolución rusa es uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la humanidad y la llegada al poder de los bolcheviques es un fenómeno mundial, y las consecuencias de este acto aun siguen vigentes en muchos países del mundo.

Si los bolcheviques no hubieran llegado al poder en el 1917, la historia de Rusia y también la historia mundial habría podido ser muy distinta. En relación a Chile,por ejemplo, no habría existido el régimen de Allende ni posiblemente el gobierno militar. Pero, como ha dicho uno de los lideres comunistas más temibles, José Stalin: “La historia no tiene un modo subjuntivo” (es una frase conocida en Rusia). Y ahora nos queda solo tomar las lecciones de lo sucedido.

La historia rusa ha comprobado que el socialismo o comunismo no funcionan a la larga. El regimen socialista en Rusia estaba alimentado por la fuerza laboral gratuita, que trabajaba o de una forma forzada o bajo el entusiasmo por las ideas inculcadas, explotación de personas en los campos de trabajo, los koljos (forzados uniones de campesinos) y posteriormente, en la época tardia de la URSS, en la explotación de recursos naturales, sobre todo el petroleo. Pero incluso teniendo enormes reservas laborales y naturales, el regimen comunista se colapsó, e incluso en la época de su máximo esplendor, la población vivía con carencias. Actualmente los régimenes comunistas se mantienen en pocos países del mundo, casi todos padeciendo de una gran crisis económica y social, pero aun no faltan los protectores de estas ideas utopicas.

LEÉ TAMBIÉN:  Cuba y Venezuela paradojas de la historia. Por Armando Ribas

Circulo Acton Chile

Más en Cultura, Guerra Antisubversiva, Internacionales
De galgos, caballos y otros bichos. Por María Lilia Genta

  Cuando el mundo era teocéntrico -qué antigüedad- el hombre adoraba a Dios y gozaba de los...

Cerrar