Mié. Jul 15th, 2020

Prensa Republicana

Con las ideas derechas

30 de octubre de 1983… 26 de octubre de 2015: Reminiscencias… – Por Humberto Bonanata

“Nunca he participado de esa idea de que en política se hace lo que se puede y nó lo que se quiere. Para mí hay una tercera fórmula que es la verdadera. En política, como en la vida misma, se hace lo que se debe y cuando nada se puede hacer, no se hace nada. ¡Hoy hemos hecho historia!”
-Leandro Alem – (26 de julio de 1890-Revolución del Parque-“La causa contra el régimen”)

 

Madrugada del 31 de octubre, 04.45 AM. Tengo que timbrear en mi casa porque había olvidado mis llaves en el Comité de Palermo. Pensaba que mi finado padre me iba a recibir con insultos porque lo había despertado.

 

Sorpresa: me recibió llorando y me abrazó: “Hijo querido…les ganamos a los peronistas!!!” (sic). Mi viejo –farmacéutico- había sido echado del Hospital Ramos Mejía por negarse a llevar el luto por Eva Perón en 1952. Su hermano Jorge había sido “comando civil” y tuvo que exiliarse en la libertaria Uruguay luego del 16 de junio de 1955 –fecha del bombardeo a la Casa Rosada, no a la Plaza de Mayo- hasta días después de la “Revolución Libertadora”.

 

El 15 de abril de 1973 me había llevado al Comité Capital a celebrar el primer triunfo radical sobre el peronismo no proscripto: Fernando De la Rúa-Senador Nacional. En la madrugada del 9 de febrero yo había sido “bautizado” pintando mi primera pared en Cabildo y Zabala con sólo 14 años: “Balbín Solución-De la Rúa Senador”.

 

Domingo 25 de octubre a las 22.00 hrs. Mi hija Antonella –de 16 años de edad- me pide que a pesar de mis problemas de salud fuéramos a Costa Salguero para celebrar el triunfo de la LIBERTAD COMO FORMA DE VIDA. No le podía fallar.

LEÉ TAMBIÉN:  Chile: Gratuidad sin lucro y su impacto en el sistema educacional - Por Cecilia Fernández Taladriz y Daniel Birrell

 

Poco me tocó dudar y allí fuimos. Me sentí un pendeviejo a quien le cruzaban los recuerdos del pasado que se hacían presentes contantemente. Mi viejo desde el cielo…estaba presente junto a su nieta que no llegó a conocer.

 

La alegría juvenil, el discurso abarcativo de Mauricio parecido al “rezo laico” de Don Raúl que nos hacía llorar al cerrar sus actos con el Preámbulo de nuestra carta Alberdiana, las diferencias generacionales y pasionales entre ambos…la libertad como forma de vida en consonancia.

 

Sólo había tenido una alegría en estos 32 años de democracia recuperada, cuando el 24 de octubre de 1999 –año de nacimiento de Antonella- mi padrino político Fernando De la Rúa alcanzaba la primera magistratura de nuestra República –hoy en vías de recuperación- de la que sería depuesto 740 días después de iniciar su mandato por el golpe cívico empresarial encabezado por el padrino Eduardo Duhalde y la bonaerense política al mando de Leopoldo Moreau.

 

Hace 32 años fue “el cajón de Herminio” que potenció el “alfonsinazo”. Hoy, la supuesta “morsa Fernández” era sepultado por la humildad y bohonomía de María Eugenia Vidal.

 

Ayer el Papa Juan Pablo II había liberado su Polonia natal y ayudado a la caída del muro de Berlín. Hoy, nuestro Papa Francisco había sido traicionado –una vez más- por Cristina Fernández de Kirchner quien le había prometido que Julián Domínguez sería el único candidato a gobernador oficialista por la provincia de Buenos Aires.

 

“Los pecados se pagan en la vida terrenal” diría mi madre. Y el castigo llegó.

LEÉ TAMBIÉN:  La lección de Isaías - Por Alberto Benegas Lynch (h)

 

Vidal logró traccionar votos en favor de Macri en el 38% del padrón electoral nacional y ayudarlo a forjar un día histórico: el del primer ballotage en la nuestra vida cívica desde 1912, año de sanción de la Ley Sáenz Peña (8871/12) que estableciera el voto secreto y obligatorio.

 

Ninguno de nosotros esperaba “el aluvión republicano”. Ni en el bunker de “Cambiemos” imaginaban que sólo dos puntos de diferencia con Scioli nos llevarían a la segunda vuelta, ni que María Eugenia ocuparía desde el 10 de diciembre el sillón de Dardo Rocha.

 

Así fue. Tras larguísimos doce años de oscurantismo hoy volvemos a respirar aire puro, más para nuestros hijos que para nosotros mismos.

 

Y podremos envejecer tranquilos al ver que en nuestra Patria reluce un nuevo horizonte de libertad.

Fuente: notiar.com.ar

Más en Opinión y Actualidad
Pobreza fuente de riqueza – Por Armando Ribas

                              Cada...

Cerrar