24 de Marzo – Por Horacio Palma

A los argentinos nos cuesta la Historia. Nos pesa la Historia. Tantos años han pasado y todavía la llevamos de lastre. Andamos divididos y empantanados en las tragedias de un pasado tan definitivo como lejano, en lugar de pensarnos Nación y militar en el andar aunados forjando un futuro entre todos. Sin que nadie falte a esa cita única del: todos juntos.
A veces somos nosotros mismos quienes nos dejamos llevar por la esterilidad de las divisiones eternas. Pero la mayoría de las veces son otros quienes cargan nuestra mochila. Divide y reinarás. “Makiavelo” escrito con K.
¿De qué sirve abrir las heridas de un pasado promiscuo, solo para inventar la historia que le conviene al poder de turno? ¿A quién le conviene atar un país a la piedra de la discordia y arrojarlo al fango de la mentira? ¿Por qué lucrar con la venganza, demorando un futuro pacificado? ¿Para qué?
Allí donde la currícula de esta efeméride especial, afirma mentiras como verdades rotundas, yo me sumerjo cada 24 de marzo en una mar de preguntas sin encontrar respuestas.
Hace muchos años que estudio los violentos años setenta de Argentina. Es un tema que me apasiona, en parte supongo, porque muchas de sus heridas arañan parte de mis recuerdos. Y porque muchas de sus venganzas amputan la felicidad de mi presente con una extraña tristeza ante tantas injusticias.
Nuestros 70. He tenido la suerte de hablar y de entrevistarme con muchos de sus protagonistas.
Los pesados, por llamarlos de alguna manera, y los perejiles. Los de los fierros, y los del pico. Los violentos de caño, y los violentos de pluma.
Hombres y mujeres que un día, por alguna razón, creyeron que debían tomar las armas para llegar al poder. Hombres y mujeres de armas a los que un día, el Presidente Perón les ordenó aniquilar al terrorismo.
La política, y los políticos… como siempre en este país, desataron el desastre y se lavaron las manos.
Matar o morir. Matar y morir. Matar por matar. Matar para no morir.
Algunos los llamaron demonios. Otros aún hoy pelean el número de los demonios desatados por un tiempo en que se pasearon por nuestra historia los apasionados por la violencia. Dos, tres, uno… ninguno.
Yo creo que el demonio en Argentina fue la guerra fratricida desatada por una ideología soberbia, que contestaba con una bomba ante cada pero, y con dos tiros por la espalda cerraba las discusiones políticas.
Y entonces la tragedia de argentinos contra argentinos.
Tal vez ese demonio que habita dentro de nosotros haya ganado después de todo la batalla de nuestros 70, no solo con su muerte desbocada entonces, sino también con sus ansias de discordia aún.
Otro fin de semana largo y recién en marzo… este es por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Un feriado inamovible, un prestigio que ni siquiera la muerte de San Martín se merece. Dicen.
Tengo hijos en la escuela, hijos que son alumnos e hijos que son docentes… por eso me consta que la conmemoración de éste día en nada se condice con una memoria por la verdad. Asisto a las parodias de juicios mal llamados de “lesa humanidad” y visito regularmente los penales a dónde son arrojados los viejos militares y civiles perseguidos por los resabios revanchistas de quienes en los 70 militaban en pos de los grupos terroristas, por eso me consta también qué tan lejos está este gobierno de perseguir justicia.
Ni derechos ni humanos. Los desechos humanos brotan en carne viva.
Contar la historia violenta de nuestros años 70 solo desde el 24 de marzo de 1976, es ser cómplice de los grupos terroristas que creyeron ver en la violencia, un camino válido para tomar el poder. Justificarla a partir de ésta fecha, también.
La maestra de mi hijo manda un papelito recortado que pegó en una hoja de su carpeta de cuarto grado: Dentro del logo de la Madres de Plaza de Mayo se lee: “24 de marzo. Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.
Más abajo: “Hoy, juicio y castigo a los responsables de ayer. Fueron años de silencio y la memoria hay que fortaleces. Que el pasado nos impulse al futuro con esperanza. El respeto y el consenso fortalecen la esperanza…” Un lindo versito que firma Silvia Beatriz Zurdo
Ni una sola referencia a los responsables verdaderos. Ni una sola línea de la historia completa, para comprender mejor aquella violencia.
Los políticos han tenido la inteligente precaución de esconder sus responsabilidades. Ni peronistas ni radicales ni socialistas han reconocido nunca su responsabilidad en nuestra tragedia setentista. Nunca han llamado a los intendentes de entonces para hacerles preguntas.
El 24 marzo no se puede comprender sin Perón. No se puede comprender sin los cientos de intendentes peronistas ni los cientos de intendentes radicales durante todo el gobierno cívico militar.
El 24 de marzo no se puede entender si borramos de los libros la violencia siniestra de terroristas profesionales, entrenados en dictaduras como la de Fidel Castro en Cuba.
Nunca entenderemos los 70 si escondemos los asesinatos de Aramburu, secuestrado y fusilado en un sótano, de Larrabure, secuestrado, torturado, ahorcado y arrojado en una zanja más de un año después, al negarse a colaborar con los terroristas.
El 24 de marzo no se entenderá nunca si omitimos contar el asesinato de Herculiano Ojeda un tarde de verano. Ojeda fue quemado vivo solo por ser policía… y en su retirada, los terroristas asesinaron a Juan Barrios, de 3 años.
Rucci, Mor Roig, Vandor, Sallustro, Sacheri, Viola… miles de argentinos asesinados por la espalda o volados por los aires, explican el 24 de marzo mucho mejor que una jornada de reflexión pautada con sospechosa parcialidad.
Y esta foto de un Marino sin atención médica, abandonado por el Estado, encerrado hace más de 10 años por haber combatido a los terroristas, que llegó casi muerto por deshidratación e inanición después de haber recorrido media docena de hospitales públicos en un camión del Servicio Penitenciario Federal sin que ningún médico del Estado se dignara a darle atención, explica de manera explícita que la justicia y los “derechos humanos” en la Argentina de hoy, están teñidos de una escandalosa parcialidad
Deseo sinceramente que en un futuro no muy lejano, los argentinos seamos capaces de reconciliarnos definitivamente con nuestra historia y con nuestro pasado, y  sin rencores, caminemos pacificados hacia el futuro.

Fuente. http://horaciopalma.blogspot.com.ar

LEÉ TAMBIÉN:  La ruta del honor. Por Antonio Caponnetto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión y Actualidad
La maldición del lobby – Por Alberto Benegas Lynch (h)

El origen de los grupos de presión en Estados Unidos tuvo lugar después de la mal llamada...

Cerrar