¿2018 Verde? ¡2019 Celeste! Por Verónica Kennedy

Lle­ga­do el fin de año, las re­des so­cia­les in­te­rro­gan a los usua­rios acer­ca de los he­chos, o los re­cuer­dos, que re­su­men lo vi­vi­do y así es co­mo nos su­gie­ren que eli­ja­mos una fo­to, o de­mos un men­sa­je pa­ra el año si­guien­te, o que mi­re­mos un vi­deo que han pre­pa­ra­do pa­ra no­so­tros con los he­chos más so­bre­sa­lien­tes, vi­sua­li­za­dos en fo­tos o vi­de­os.

Sin du­da es­te año que se va, se­rá re­cor­da­do co­mo el año en que el pa­ís vi­vió un pun­to de in­fle­xión, pa­sa­do el cual se es­ta­ble­ce un nue­vo rum­bo, se tuer­ce de al­gún mo­do lo que se te­nía pla­ne­a­do y apa­re­cen nue­vas con­tra­dic­cio­nes.
En lo que se su­po­nía se­ría un de­rro­te­ro sin so­bre­sal­tos, co­mo si tu­vié­ra­mos al­gún des­ti­no asig­na­do a nues­tro pa­ís, pe­ro que nun­ca lle­ga­re­mos a cum­plir.
Se­rá re­cor­da­do tam­bién por la in­ten­si­dad con se vi­vió y se vi­ve dia­ria­men­te, ca­si di­rí­a­mos con una vio­len­cia so­la­pa­da, una de esas nue­vas con­tra­dic­cio­nes: el abor­to, tra­í­da pa­ra­dó­ji­ca­men­te, por quien de­be­ría lle­var la voz de la con­cor­dia y la jus­ti­cia a la so­cie­dad ar­gen­ti­na, aquel que lle­gó a su pues­to tra­tan­do de re­com­po­ner la lla­ma­da grie­ta.
El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, es­te año, en la mi­tad de su man­da­to, al dar su dis­cur­so en el ini­cio de las se­sio­nes or­di­na­rias del Po­der Le­gis­la­ti­vo, y to­man­do una ini­cia­ti­va que nun­ca ha­bía ex­pli­ci­ta­do en su cam­pa­ña, ex­pre­só: “Co­mo di­je más de una vez, es­toy a fa­vor de la vi­da, pe­ro tam­bién es­toy a fa­vor de los de­ba­tes ma­du­ros y res­pon­sa­bles, que co­mo ar­gen­ti­nos te­ne­mos que dar­nos”.
Ya sea por ra­zo­nes que se­an, lo cier­to es que, en el Go­bier­no an­te­rior -­ y el an­te­rior, y el an­te­rior -­ es­te te­ma nun­ca ha­bía so­bre­pa­sa­do la pre­sen­ta­ción de los pro­yec­tos y nun­ca ha­bía si­do ha­bi­li­ta­da la dis­cu­sión par­la­men­ta­ria, ni si­quie­ra en co­mi­sión.
De allí en más po­drí­a­mos de­cir que se de­sa­rro­lló to­da una tra­ma que nos de­ja­ron cier­tas cer­te­zas y cier­tos in­te­rro­gan­tes, en quie­nes ve­mos con pre­o­cu­pa­ción los sig­nos de nues­tra so­cie­dad.
Es­tas cer­te­zas e in­te­rro­gan­tes se po­drí­an re­su­mir en unas cuan­tas afir­ma­cio­nes de las que qui­sié­ra­mos de­jar cons­tan­cia en es­te re­su­men del año:
* El de­ba­te mis­mo es un sin­sen­ti­do: no pue­de de­ba­tir­se al­go que es in­trín­se­ca­men­te ma­lo, la eli­mi­na­ción de un ni­ño ino­cen­te, en su eta­pa ges­ta­cio­nal -­ no im­por­ta si es la se­ma­na 8, 12 o 22 -­ es eso, es al­go ma­lo por sí mis­mo, no hay di­fe­ren­cia en es­to si es le­gal o clan­des­ti­no, o por las di­fe­ren­tes ra­zo­nes, no im­por­ta si su pa­dre es un vio­la­dor o un jo­ven­ci­to, si la ma­dre es ri­ca o po­bre. Lo que de­be­ría de­ba­tir­se es có­mo evi­tar­lo, es­ta­ble­cien­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas que pre­ser­ven la vi­da y la sa­lud y la dig­ni­dad de la mu­jer.
* Quie­nes es­tu­vie­ron a fa­vor del abor­to con­ta­ron con el apo­yo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vos, que du­ran­te me­ses le die­ron es­pa­cio pre­fe­ren­cial, mien­tras que a los que de­fien­den la vi­da se los aca­lla­ba con pa­ne­lis­tas y pe­rio­dis­tas con pos­tu­ras es­can­da­lo­sa­men­te pro­a­bor­to, que sin em­bar­go se de­cla­ra­ban neu­tra­les.
* Nun­ca se acep­tó la re­a­li­dad bio­ló­gi­ca de lo que es la vi­da hu­ma­na, ex­cu­sán­do­se en que no hay con­sen­so cien­tí­fi­co so­bre el te­ma, cuan­do nues­tra Aca­de­mia Na­cio­nal de Me­di­ci­na, ha re­a­li­za­do al me­nos cua­tro de­cla­ra­cio­nes en los úl­ti­mos años.
* Tam­po­co qui­sie­ron mos­trar la re­a­li­dad de un abor­to, des­ca­li­fi­can­do cuan­do se in­ten­ta­ba mos­trar imá­ge­nes re­a­les de abor­tos, con la ex­cu­sa de la sen­si­bi­li­dad del es­pec­ta­dor o de quie­nes pa­sa­ron por esa ex­pe­rien­cia (que no lo quie­ren lla­mar trau­ma), ya que un cri­men co­mo el abor­to di­fí­cil­men­te pue­da acep­tar­se si pre­via­men­te no se des­hu­ma­ni­za al em­brión y se em­pu­ja a la mu­jer a acep­tar re­a­li­zar­lo por pre­sio­nes, sin ver­da­de­ra li­ber­tad.

LEÉ TAMBIÉN:  1959: Extinción de la Republica. Por Pedro Corzo

* La dis­cu­sión par­la­men­ta­ria, an­tes de la ela­bo­ra­ción de dic­ta­men de co­mi­sión en Cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos, y lue­go en la de Se­na­do­res, es­tu­vo sig­na­da por la mo­vi­li­za­ción du­ran­te me­ses en que de un la­do se vie­ron ade­más de fi­gu­ras me­diá­ti­cas, pe­rio­dis­tas, ac­tri­ces, po­lí­ti­cos de iz­quier­da, per­so­nas que en su ma­yo­ría ya eran mi­li­tan­tes por el abor­to des­de ha­ce años. Por ejem­plo, el lla­ma­do mo­vi­mien­to de mu­je­res que se au­to­ad­ju­di­có el mé­ri­to de ins­ta­lar el pro­yec­to y su con­se­cuen­te de­ba­te. Sus ar­gu­men­tos: “Es ne­ce­sa­rio”, es un “de­re­cho”, los “pa­í­ses de­sa­rro­lla­dos lo tie­nen”, es “u­na deu­da de la de­mo­cra­cia”, las “mu­je­res lo ha­cen” y el tan re­ma­ni­do “es mi cuer­po”. Por el otro la­do, la mo­vi­li­za­ción es­tu­vo con­for­ma­da por fa­mi­lias, mé­di­cos, abo­ga­dos, ju­ris­tas, pro­fe­so­res de de­re­cho, fi­ló­so­fos, y cu­rio­sa­men­te, por mu­je­res po­bres y sa­cer­do­tes que tra­ba­jan en las vi­llas, que ven co­mo el hi­jo, no es un es­tor­bo si­no un te­so­ro, a ve­ces el úni­co que una fa­mi­lia po­bre tie­ne. ¿Sus ar­gu­men­tos?: “Hay otros ca­mi­nos”, es un “fra­ca­so de la so­cie­dad, de­jar so­la a la mu­jer”, es “un in­di­vi­duo de la es­pe­cie hu­ma­na”, es “per­so­na”, la “ley ar­gen­ti­na lo pro­te­ge”, no es “de­re­cho ma­tar a al­guien”, et­cé­te­ra. To­dos ellos de ca­rác­ter ob­je­ti­vo, cien­tí­fi­co, de sen­ti­do co­mún, e igual­men­te de­so­í­dos, al me­nos en Di­pu­ta­dos.
* El Go­bier­no que se ha­bía de­cla­ra­do “neu­tral” y que de­ja­ba la li­ber­tad a sus le­gis­la­do­res y ha­bi­li­ta­ba un “de­ba­te” se­rio ac­tuó co­mo si le fue­ra la vi­da o me­jor di­cho, las pró­xi­mas elec­cio­nes en ello: man­dó a su pro­pio Mi­nis­tro de Sa­lud a de­jar en cla­ro que sí que­ría que se apro­ba­ra, co­mo que­dó pa­ten­te en sus in­ter­ven­cio­nes. ¿Qué ra­zo­nes tu­vo en re­a­li­dad es­te Go­bier­no pa­ra ha­cer­lo, cuan­do en sus pro­pias fi­las no hay uni­for­mi­dad de pos­tu­ras res­pec­to al abor­to? ¿Son su­fi­cien­tes las ra­zo­nes es­gri­mi­das, o sim­ple­men­te res­pon­den a in­te­re­ses que la ma­yo­ría de la ciu­da­da­ní­a, mu­cho de los cua­les des­co­no­ce? ¿Cuál era o si­gue sien­do la es­tra­te­gia?
Lo cier­to es que en agos­to en el Se­na­do #No­fue­Ley, sin em­bar­go, in­me­dia­ta­men­te -­ en re­a­li­dad des­de que el “po­ro­te­o” les da­ba ne­ga­ti­vo a sus pla­nes y pre­gun­ta­ban a los ex­po­si­to­res so­bre las po­si­bles so­lu­cio­nes, el Go­bier­no, jun­to a quie­nes es­tu­vie­ron a fa­vor del abor­to en es­te de­rro­te­ro, rei­ni­ció -­ con una fuer­za que no po­ne en nin­gu­na otra -­, al me­nos tres po­lí­ti­cas pú­bli­cas: la ESI, los pro­to­co­los de abor­to y la lla­ma­da “pers­pec­ti­va de gé­ne­ro” en to­das las ac­cio­nes que in­vo­lu­cran a los dis­tin­tos ni­ve­les y ju­ris­dic­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les.
Un ejem­plo de es­to es la lla­ma­da “Ley Mi­ca­e­la”, que san­cio­na­da ha­ce po­cos dí­as, da por tie­rra el de­re­cho a di­sen­tir y eli­mi­na de un plu­ma­zo la li­ber­tad de con­cien­cia.
De ahí que las úl­ti­mas le­yes y/o re­gla­men­tos que se apro­ba­ron a es­te res­pec­to es­tén im­bui­das de to­da es­ta ver­da­de­ra “i­de­o­lo­gía de gé­ne­ro” que con­vier­te a las so­cie­da­des en ver­da­de­ros cam­pos de ba­ta­lla cul­tu­ral en sus úl­ti­mas fa­ses.

LEÉ TAMBIÉN:  TV: Nicolás Márquez analiza la vida del carnicero comunista Che Guevara.

DESTA18—-

Ca­da una de es­tas tres po­lí­ti­cas que se es­tán im­pul­san­do hoy en nues­tro pa­ís tie­nen su im­pron­ta re­la­ti­va a lo­grar que la vi­da del no na­ci­do sea aún más vul­ne­ra­ble de lo que ya es hoy, y que la vi­da fa­mi­liar sea aún más di­fí­cil ya por to­do lo que la mis­ma pos­mo­der­ni­dad nos tra­e.
Es­tas ac­cio­nes es­tán di­ri­gi­das, esen­cial­men­te, a que ca­da ar­gen­ti­no du­de y re­nie­gue de lo que has­ta aho­ra sa­bí­a­mos, co­mo sa­bía la hu­ma­ni­dad to­da, des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les y has­ta ha­ce unas po­cas dé­ca­das atrás: que na­ce­mos hom­bre y mu­jer, y que com­ple­men­ta­rios y di­fe­ren­tes so­mos ca­pa­ces de al­can­zar la fe­li­ci­dad sen­ci­lla pe­ro in­de­le­ble de un ho­gar ben­de­ci­do con hi­jos, en ple­ni­tud; que si ma­ta­mos a los ni­ños nos ex­tin­gui­mos, que los po­de­ro­sos nun­ca van a que­rer nues­tro bien, que la vi­da hu­ma­na -­ su po­ten­cia ava­sa­lla­do­ra -­ es nues­tro prin­ci­pal re­cur­so pa­ra un pa­ís prós­pe­ro, en paz; que la ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos cre­e­mos en Dios, en su pro­vi­den­cia y en su bon­dad, y que no po­de­mos de­jar­nos ven­cer en es­ta lu­cha.
Así que hoy, que es­cri­bo es­to, 28 de di­ciem­bre de 2018, día de los San­tos Ino­cen­tes, po­de­mos de­cir que 2019 se­rá el pun­to de in­fle­xión que de­fi­ni­ti­va­men­te cam­bia­rá el rum­bo de nues­tro pa­ís.
¿De­ja­re­mos que es­te mo­men­to de cam­bio pro­fun­do, de ra­íz, nos de­je in­di­fe­ren­tes?
O… to­ma­re­mos la si­tua­ción co­mo la opor­tu­ni­dad de sa­lir de­fi­ni­ti­va­men­te de la de­ca­den­cia en la que nos han pues­to y en la que he­mos co­la­bo­ra­do in­cons­cien­te­men­te con la ig­no­ran­cia y la co­mo­di­dad.
¡¡De us­ted, de ca­da uno de no­so­tros, de­pen­de­rá que 2019 sea un año que se re­cor­da­rá por có­mo se de­fen­dió la vi­da!!

http://diarioepoca.com

Más en Derechos Humanos
Tres videos que impactan (y hacen pensar). Por María Lilia Genta

En estos días he tenido oportunidad de ver tres videos realmente impactantes. El primero, seguramente filmado con...

Cerrar